La portada de mañana
Acceder
La vacunación infantil avanza desigual, del 30% en Baleares al 80% de Galicia
La tensión con Rusia resucita a una OTAN en crisis existencial
Análisis - 'La hora de la verdad para Laura Borràs', por Neus Tomàs

El juez encausa al trabajador de un hospital que grabó el baño de mujeres

El Hospital Campo Grande de Valladolid, en una imagen de archivo.

Europa Press


0

El Juzgado de Instrucción número 1 de Valladolid ha encausado por un presunto delito contra la intimidad al trabajador del Hospital Campo Grande investigado por colocar una cámara en un baño utilizado por el personal de urgencias del hospital en el que trabajaba.

El individuo, con iniciales D.V.R, fue detenido después de que el 13 de abril una empleada fuera a usar el baño y hallara un teléfono móvil que estaba grabando un vídeo, tras lo que dio el aviso y se denunciaron los hechos, tras lo que fue detenido.

De las diligencias practicadas durante la instrucción judicial del caso se desprende indiciariamente que el investigado colocó en un bolsillo de un abrigo al que abrió un agujero un teléfono móvil con la cámara activada y orientada al inodoro del baño ubicado junta al despacho de Enfermería y utilizado por el personal de urgencias.

El magistrado instructor ha dictado un auto que transforma las diligencias previas en procedimiento abreviado. Con esta resolución, la instrucción judicial de la causa entra en su fase final.

El juez da un plazo de diez días al fiscal (y al resto de acusaciones si las hubiere), para que solicite la apertura de juicio oral y presente el escrito de acusación en el que ha de explicar cómo cree que ocurrieron los hechos y la pena que solicitada para el encausado. En este trámite, el Ministerio Público también puede demandar el sobreseimiento o, excepcionalmente, pedir que se practiquen diligencias complementarias.

Los hechos se descubrieron en la tarde del 13 de abril, cuando una enfermera del hospital fue a hacer uso del baño halló el dispositivo con la cámara encendida apuntando al inodoro, avisó a otras compañeras y a la gerencia del centro hospitalario.

Los agentes iniciaron la investigación con el análisis del dispositivo móvil y pudieron comprobar que no tenía ni tarjeta de teléfono ni de memoria. Tras solicitar la oportuna orden judicial para proceder a la extracción de la información contenida en el teléfono, se pudo comprobar que alguien había manipulado previamente el terminal y lo había puesto en parámetros de fábrica, habiendo borrado su contenido e imposibilitando cualquier recuperación de las imágenes grabadas.

Una vez determinado el momento exacto en que se reseteó el dispositivo, se pudo centrar la investigación en el personal del hospital que pudo tener acceso a dicho dispositivo en ese momento.

Finalmente se detuvo al individuo, quien confesó los hechos en dependencias policiales y fue puesto en libertad con cargos por los investigadores.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats