La portada de mañana
Acceder
España puede vacunar a todos los mayores de 60 en mayo si llegan las dosis
Entrevista - Illa: "Lo normal sería que Aragonès diese un paso al lado"
Opinión - El enemigo entra por la pantalla, por Rosa María Artal

El fiscal pide 15 años de cárcel para seis antifascistas por agredir a ultraderechistas el 12-O de 2013

Manifestación de apoyo a los acusados el pasado sábado

Seis jóvenes antifascistas se sientan desde este miércoles en el banquillo de los acusados por supuestamente agredir un grupo de ultras que participaron en la manifestación de la extrema derecha de Montjuïc el 12 de octubre de 2013. La Fiscalía pide para ellos penas de 15 años de cárcel por tres delitos de lesiones con instrumento peligroso, y les aplica la agravante de discriminación ideológica y de abuso de superioridad.

Una manifestación antifascista reclama la absolución de seis jóvenes a los que piden 15 años de prisión

Una manifestación antifascista reclama la absolución de seis jóvenes a los que piden 15 años de prisión

En la primera sesión del juicio, que se alargará hasta la semana que viene, los jóvenes han negado su participación en la pelea. "No tengo nada que ver con los hechos. No podemos asistir desde hace cuatro años a manifestaciones ni actos en la vía pública: en toda democracia creemos que es un derecho", ha dicho E.M., el primero en declarar. El resto de los acusados se han pronunciado en la misma línea y sólo han respondido a las preguntas de la defensa.

Lo contrario sostiene la Fiscalía, que cree que los jóvenes propinaron golpes con palos, ladrillos, piedras, candados y una navaja a los ultras en un bar del barrio de Sants. Por todo ello el ministerio público les acusa de tres delitos de lesiones y otro de daños en el bar. Pide además una multa de 9.720 euros por daños y otras multas por tres faltas de lesiones, por 1.080 euros cada una.

Según la versión de la acusación, los seis imputados habrían salido del centro social de Can Vies, donde supuestamente se habían reunido tras la convocatoria de manifestación de la Plataforma Antifascista de Barcelona (PAB), en dirección al bar donde estaban los ultras. Sólo uno de los seis acusados ha asegurado tener relación con Can Vies y tres de ellos han señalado que no estuvieron presentes en ninguna de las manifestaciones de ese 12 de octubre.

Por su lado, una de las víctimas ha explicado que un grupo de 35 personas acudieron corriendo mientras su grupo, que había participado en la manifestación de la extrema derecha de Montjuïc, estaba sentado en un bar cerca de la carretera de La Bordeta tomando unas cervezas al grito de "os vamos a matar fachas de mierda, nazis".

"Fueron directamente a matar. Con una botella rota iban directamente a matar al cuello" a un miembro del grupo, ha explicado la testigo, que ha indicado que les localizaron por un twit publicado y que no conocían a sus agresores de nada. Esta testigo ha identificado sin ningún género de duda a la acusada Lucía S. como participante en la agresión, pero no al resto de acusados.

Como parte de las pruebas presentadas se encontraban unas imágenes grabadas por la policía donde supuestamente se ve a los acusados salir de Can Vies "con instrumentos peligrosos", en dirección al lugar de los hechos, según ha explicado el fiscal. Sin embargo, las defensas han solicitado la impugnación de estas imágenes como prueba por considerar que los agentes de los Mossos de Esquadra "no tenían autorización para tomar las imágenes" y porque "el juzgado nunca tuvo acceso al original y siempre se trabajó con copias o clonajes". El juez decidirá en la sentencia.

Etiquetas
Publicado el
15 de noviembre de 2017 - 17:43 h

Descubre nuestras apps

stats