eldiario.es

Menú

CATALUNYA

Un fotógrafo invisible para unas imágenes bien visibles

La galería Barcelona Visions, la única especializada en fotografía sobre la ciudad, exhibe la muestra Una mirada. Barcelona 1989-2015, de Lluís Ripoll

El fotógrafo se convierte en un espectador invisible, capaz de captar sin ser visto, instantes únicos e irrepetibles de Ciutat Vella y de sus habitantes. La exposición se podrá ver hasta el 12 de septiembre

- PUBLICIDAD -
Susto... Parc de la Ciutadella, 2007 / Luís Ripoll

Susto... Parc de la Ciutadella, 2007 / Lluís Ripoll

En una de las páginas del libro catálogo de la exposición Una mirada. Barcelona. 1989-2015, Lluís Ripoll cita una frase de Marcel Proust que dice: "El verdadero viaje del descubrimiento no consiste en buscar nuevos paisajes sino en tener nuevos ojos". Una cita que casa perfectamente con el trabajo fotográfico de este jubilado de 71 años que, con una dilatada e intensa trayectoria, ha dedicado largas horas a pasear con su cámara la ciudad de Barcelona.

Lluís Ripoll se convierte en un espectador invisible, capaz de captar sin ser visto, instantes únicos e irrepetibles. Aspectos sorprendentes de Ciutat Vella y de sus habitantes que a la mayoría nos pasarían desapercibidos. Así encontramos la Rambla más auténtica con imágenes de los limpiabotas o del cobrador de las sillas trabajando, pero también los momentos de distensión de los pintores y las estatuas del emblemático paseo. La muestra también exhibe imágenes de las playas barcelonesas, las fiestas de los barrios y la cultura popular.

El denominador común de las 47 fotografías es la vida en la calle. Su manera de trabajar es utilizando la luz tal como cae. Como fotógrafo dice que huye del preciosismo y que busca captar un instante, a veces mágico, y transmitir una emoción al espectador. Siempre en blanco y negro que, como asegura el doctor Ted Grant, son fotografías con alma. La mirada de este fotógrafo es ácida, irónica pero respetuosa. Pocas veces, o nunca, sus sujetos se dan cuenta que han sido capturados en el momento fugaz de cuando dispara. En las fotografías de Ripoll siempre aparece alguna persona. Sus personajes constituyen un mosaico diverso de actitudes en calles, plazas y otros espacios públicos.

Lluís Ripoll, es de aquellos fotógrafos que no se dejan ver. Muchos juran que desaparece en el momento en que la cámara está en sus manos. Un no profesional que, siempre acompañado de su inseparable Leica, ha bebido de su pasión por la fotografía. Un fotógrafo invisible para unas imágenes afortunadamente bien visibles.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha