eldiario.es

9

CATALUNYA

Contra los olvidos que nos hacen culpables, las víctimas del Holocausto y Montserrat Roig

Montserrat Roig (1946-1991) fue una de las primeras personas en querer recopilar y hacer presente la memoria y la historia del Holocausto. Los catalanes en los campos nazis, su monumental obra por la extensión y por su capacidad de ser un monumento que recuerda a las personas que lo sufrieron se publicó en 1977

"El olvido es culpable".Montserrat Roig pensó y escribió sobre el olvido de la historia que nos hace culpables. ¿Podemos ser culpables, responsables, de lo no vivido? Si no lo hemos protagonizado, si no estábamos, ¿cómo poder tener responsabilidades?Para Roig podemos ser culpables no sólo del olvido de lo vivido, también del olvido de lo no vivido.Tenemos la responsabilidad de recordar, hacer presente, aquello no vivido.Tenemos una responsabilidad con el pasado en el presente y en el futuro.Las personas que no participaron en el Holocausto no pueden ser responsables de la ejecución de aquellos actos, pero, a su juicio, serán responsables si no quieren conocer que pasó.

En 2005 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó una resolución que rechaza toda negación, parcial o total del Holocausto como hecho histórico.La resolución también establece el 27 de enero, fecha de liberación de campos de exterminio nazis, como Día Internacional de Conmemoración Anual en memoria de las víctimas del Holocausto e insta a los Estados miembros a que elaboren programas educativos que formen a las generaciones futuras en las enseñanzas del Holocausto con el objetivo de prevenir actos de genocidio en el futuro.

Montserrat Roig (1946-1991) fue una de las primeras personas en querer recoger y hacer presente la memoria y la historia del Holocausto.Los catalanes en los campos nazis, su monumental obra por la extensión y por su capacidad de ser un monumento que recuerda a las personas que lo sufrieron, se publicaría en 1977. Pero es mucho más que un libro para recordar.Es un libro para conocer una parte de nuestra historia en nuestra doble condición de catalanes y miembros de la especie humana.Es un libro elaborado durante unos años, cuando ya hacía casi 30 años del final de la guerra y de la liberación de los campos de exterminio, en que muchas personas en diferentes países, nuestro incluido, negaban el Holocausto, negaban sus responsabilidades, o hacían posible el olvido.

Convendría recomendar la lectura de Los catalanes en los campos nazis, que todavía hoy nos cuenta mucha historia que no conocemos.Y convendría no perder de vista la lucha contra el olvido.Una recopilación de materiales, principalmente artículos, publicado por la Amical de Mauthausen y otros campos de concentración en 2001. Allí encontraremos las intervenciones de Roig entre 1972 y 1991, la mayoría escritas en la década de los setenta en publicaciones de ámbito catalán o español, en contra de esta manipulación de la historia y del olvido.Podemos pensar que la lucha contra la manipulación de la historia seguramente se ha ganado.Hoy es residual el negacionismo del Holocausto.Pero otra cosa será el olvido, la falta de conocimiento de aquellos hechos en la actualidad.

¿Qué hacer para evitar el olvido? ¿Qué hacer para difundir su conocimiento?Montserrat Roig lo tenía claro: "Hay que contar con las escuelas, con los medios de comunicación.Hay que contar con la televisión.Y no solo con programas minoritarios. Hay que ver a los deportados, a nuestros deportados, hablar en la televisión.Hay que volver a vivir lo que fue el nazismo para enterrarlo definitivamente.Vivirlo con la memoria, con las palabras.Para que sepamos que no es un fenómenos históricos superación.Que las cámaras de gas, el universo concentracionario nazi, no son fruto de una mente obscenamente loca, sino de una planificación largamente calculada.Hay que saber hasta qué punto fué cómplice el capital alemán". Así lo planteaba en un artículo en Destino en marzo de 1979.

Este planteamiento sigue siendo vigente y necesario hoy. Roig hacía un reflexión que quizá no tenemos bastante presente, en el caso del Holocausto y en otros.Decía, la memoria no se puede limitar a las personas deportadas.La memoria no podemos limitarla a las personas que sufrieron aquellos hechos. La lucha contra el olvido debe tener muy presente a las personas protagonistas del dolor que generaron estos hechos históricos.

Pero tampoco podemos olvidar que tenemos que trabajar con las personas que no lo vivieron, con las personas que vendrán y no tendrán ocasión de tratar con la que vivió la historia. Hay que pensar en cómo generar conocimiento por el presente y el futuro que nos permita evitar el olvido.Hay que pensar cómo hacerlo más allá de actos de homenaje necesarios.Hay que pensar en proyectos no efímeros de largo recorrido.

Quizás alguien pensará y por qué no pasar página, olvidar y pensar sólo en lo que está por venir.Así se ha construido, principalmente, nuestra sociedad.Pensamos, por ejemplo, que medio millón de republicanos españoles se exiliaron en Francia al final de la Guerra Civil.Con la invasión nazi, unos 10.000 fueron deportados a campos de concentración y tuvieron que sufrir trabajos forzados, humillaciones, torturas, hambre y muerte.¿Qué presencia han tenido en nuestra sociedad?John Berger, que se marchó hace pocos días pero siempre será, quizá nos diría que si hablamos de la II Guerra Mundial no olvidemos los actos terroristas que son el lanzamiento de las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki cuando Japón ya estaba dispuesto a negociar ya punto de admitir la derrota.Hoy las torturas y los asesinatos cometidos durante el franquismo quedan impunes en una sociedad que se quiere democrática.

Para Roig había diferentes motivos para luchar contra el olvido.Uno fundamental es que el fascismo que hizo posible el Holocausto ella lo seguía viendo en la sociedad de su tiempo.El fascismo estaba en la casa y en la calle, convertido en sexismo, racismo, clasismo... ¿Sigue siendo así hoy? ¿Hemos derrotado el fascismo? ¿Nos hemos enfrentado? ¿Conocemos y explicamos lo que pasó? ¿Son la impunidad y el olvido los precio a pagar para poder optar la actual democracia? ¿O no habrá democracia posible sin triunfo contra el olvido y la impunidad?

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha