La portada de mañana
Acceder
El Gobierno se divide y Sánchez no recupera la mayoría de la investidura
Hungría y Polonia chantajean a la Unión Europea
Opinión - 'Abascal, la testosterona y un capítulo cerrado', por Esther Palomera

Los partidos independentistas sopesan ya cómo presentarse al 21-D

Puigdemont, el sábado en Girona

La bandera española todavía ondea en el Palau de la Generalitat. No se ha aprobado ningún decreto para materializar la declaración de independencia y los diputados del PDeCAT y ERC mantienen sus escaños en el Congreso de los Diputados. Estas son las decisiones que han tomado (o más bien las que no han tomado) los promotores de la república catalana desde que se proclamó el viernes en el Parlament.

Sobre las que se adoptarán a partir de ahora impera el secretismo, aunque el vicepresidente del Govern cesado en aplicación del artículo 155, Oriol Junqueras, ha dado alguna pista en un artículo publicado en 'El Punt Avui'. El líder de ERC reconoce que se avecinan momentos de “incertidumbre y dudas” pero también de contradicciones.

“En los próximos días habrá que tomar decisiones difíciles de entender”, advierte Junqueras a los partidarios del independentismo. La primera es determinar si Puigdemont y el resto de miembros de su gabinete están dispuestos a desobedecer sí o sí y por lo tanto van a seguir actuando como si no hubiesen sido cesados por el Ejecutivo central.

Imagen de normalidad

Algunos consellers han asegurado a sus equipos que este lunes se presentarán a trabajar para dar imagen de máxima normalidad. Actuar como “ministros de la república”, en palabras del cesado titular de Territori, Josep Rull. Pero una cosa son los discursos y otra es ver en qué se concretan. Actuar como ministros de la república implica tomar decisiones ejecutivas y esa no es la opinión mayoritaria en el extinguido Govern.

En su declaración del sábado Puigdemont no lo aclaró y más allá de reclamar una “oposición democrática” a la aplicación del 155 evitó explicar en qué se concretará. Así que hoy por hoy los únicos decretos que se han publicado son los cinco del Gobierno central en los que se detallan las destituciones de Puigdemont, Junqueras, las de otros altos cargos, disolución del Parlament y un quinto que establece cómo los ministerios controlarán la Generalitat.

Pendientes de la querella

Los próximos pasos están condicionados por la querella que presentará este lunes el fiscal general contra Puigdemont y probablemente sus consellers así como los miembros de la Mesa del Parlament que votaron a favor de tramitar la declaración de independencia. Diferentes juristas defienden que no se le puede acusar de rebelión porque este delito es aplicable cuando se ha producido un alzamiento “violento y público”, es decir, si se han producido ambas circunstancias. Aún así la querella probablemente será por rebelión y no por sedición.

Sea como sea, el proceso penal condicionará el político y las estrategias de los partidos de aquí al 21 de diciembre, la fecha fijada por Mariano Rajoy para que se celebren las elecciones.

PDeCAT, ERC y la CUP deben decidir antes de 10 días si se presentan a estos comicios. Inicialmente el PDeCAT y ERC eran reacios a repetir la fórmula de Junts pel Sí, entre otros motivos porque las relaciones entre las cúpulas de ambos partidos han ido de mal en peor. Pero eso era antes del viernes, antes de proclamar una república que no ejerce como tal y de que Rajoy les sorprendiese con una convocatoria electoral inmediata. Artur Mas es quien más claro ha dicho que hay que participar en esos comicios. La duda es cómo.

Rechazo de los 'comuns'

En las filas independentistas se apunta la posibilidad de configurar una candidatura amplia que incluya a los 'comuns'. Para evitar especulaciones, la portavoz de Catalunya en Comú, Elisenda Alamany, en declaraciones a RAC1, ha descartado que su formación participe en ningún bloque soberanista. En cambio, Albano Dante Fachin defiende que debe haber una “estrategia conjunta”. La estrategia de Podem en Catalunya puede complicarle una vez más la vida a Pablo Iglesias.

En este escenario de dudas, incluso la CUP sopesa presentarse a las elecciones convocadas por Rajoy. La dirección dejará la decisión en manos de las bases. Ya ha avisado Junqueras de que habrá decisiones “difíciles de entender”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats