Los Mossos detectan 15 actuaciones de los antidisturbios en las protestas contra la sentencia que podrían acabar en sanciones

Reunión de la cúpula de Interior y de los Mossos

El análisis interno que los Mossos d'Esquadra han realizado sobre el operativo policial durante las protestas contra la sentencia del procés ha arrojado sus primeros resultados. La policía catalana ha detectado 15 "actuaciones concretas bajo supervisión" de los antidisturbios de los Mossos d'Esquadra susceptibles de terminar en una información reservada, un expediente disciplinario o una sanción, según ha informado este martes la portavoz del Govern Meritxell Budó.

El Govern se conjura para sostener al conseller de Interior mientras crece la tensión entre JxCat y ERC en el Parlament

El Govern se conjura para sostener al conseller de Interior mientras crece la tensión entre JxCat y ERC en el Parlament

La expresión "actuación concreta bajo supervisión" empleada por Budó no está recogida en el reglamento de régimen disciplinario de los Mossos. Formalmente, la investigación interna arrancará cuando se decida abrir una información reservada o un expediente, algo que todavía no ha pasado. Las pesquisas internas pueden acabar en una sanción para el agente implicado, pero también pueden archivarse. El proceso administrativo es largo, y quedaría en suspenso en caso de abrirse una investigación judicial contra algún agente.

Con todo, Budó ha querido destacar que el cuerpo está llevando a cabo "la mayor auditoría interna" en su historia, aunque la misma portavoz ha reconocido que la magnitud de la auditoría responde a que el operativo de los Mossos ha abarcado todo el ámbito territorial de Catalunya y lleva en vigor más de dos semanas.

La cifra que ha dado a conocer Budó se ha decidido en una reunión este martes del conseller de Interior, Miquel Buch, y su equipo, con el comisario jefe de los Mossos d'Esquadra, Eduard Sallent, y responsables del área de Evaluación y Asuntos Internos de la policía autonómica, para revisar el dispositivo policial durante los disturbios en las protestas por la condena a la cúpula del 'procés'.

De esta forma, el Govern intenta salir al paso de las críticas de partidos y entidades independentistas a la actuación de los Mossos en vísperas a la campaña electoral del 10N. Tras la polémica de las últimas semanas, Budó ha reafirmado la "confianza" del Govern en el conseller de Interior, Miquel Buch, que ha recibido peticiones de dimisión desde ERC, la CUP y hasta de independientes de JxCat.

El Govern ha querido transmitir que la "auditoría" no supone un ejercicio de castigo para los agentes de los Mossos sino que busca "defender" al cuerpo, además de ser un espacio para buscar margen de mejora en la actuación policial. El Ejecutivo catalán se conjuró para mantener a Buch en el cargo para no proyectar una imagen de debilidad del Govern, pero en las últimas semanas han crecido las voces internas en los partidos independentistas reclamando su cese.

La división ha llegado incluso a las filas de JxCat, donde conviven independientes cercanos a Carles Puigdemont y miembros moderados de la antigua Convergència. El candidato al Congreso Jaume Alonso Cuevillas –exabogado de Puigdemont– ha considerado este martes que Torra, está "absolutamente aislado" porque, a su juicio, no tiene el apoyo orgánico del partido que debería tener, y ha reclamado también la dimisión del conseller de Interior, Miquel Buch (JxCat), que no se ha producido.

Por otro lado, en la misma reunión se ha aprobado un acuerdo para impulsar en el Parlament la creación de una comisión de investigación sobre la actuación policial en los disturbios ocurridos en Catalunya a raíz de la condena a los líderes independentistas. El Govern ha planteado que en la comisión de investigación puedan comparecer entidades vinculadas a la defensa de los derechos humanos y expertos en orden público.

Etiquetas
Publicado el
29 de octubre de 2019 - 13:45 h

Descubre nuestras apps

stats