La Generalitat reconoce que su nueva forma de contar muertes por coronavirus puede dar una cifra superior a la real

La consellera de Salud, Alba Vergés, junto al epidemíologo Oriol Mitjà

La nueva fórmula utilizada por la Generalitat de Catalunya para contabilizar fallecidos por coronavirus ha puesto en cuestión la mayoría de las cifras ofrecidas hasta el momento. El Departamento de Salut comunicó el miércoles por la noche que las funerarías habían reportado 7.097 personas fallecidas en cuyas actas de defunción aparece la palabra COVID-19, bien sea como casos confirmados o como causa posible de la muerte.

Las muertes por coronavirus en Catalunya pasan de 3.756 a 7.097 tras contar fallecidos en residencias y domicilios

Las muertes por coronavirus en Catalunya pasan de 3.756 a 7.097 tras contar fallecidos en residencias y domicilios

La nueva cifra casi dobla el número que el Govern había ofrecido de muertes por coronavirus en hospitales, que hasta este miércoles eran 3.855. Sin embargo, este jueves la consellera de Salut, Alba Vergés, ha reconocido que esta nueva metodología para contar fallecimientos puede dar una cifra superior a la real, ya que el médico que firma el acta puede estimar el coronavirus como causa posible, debido a la sintomatología, aunque el motivo real del deceso sea otro.

"Es posible que eso pase", ha explicado Vergés, que sin embargo ha asegurado que consideran que el número de 7.097 fallecidos se acerca más a la cifra real que la de muertes hospitalarias. La Generalitat defiende además que el nuevo método es más transparente y les permite monitorizar diariamente las muertes que se producen en las residencias de ancianos o en casas particulares, y que hasta ahora habían quedado parcialmente ocultas por no disponerse de datos.

El nuevo número de fallecimientos ofrecidos por la Generalitat llama la atención porque es difícil de cuadrar con los datos recogidos hasta el momento por el registro civil. Entre el 19 de marzo y el pasado 13 de abril se computaron en Catalunya 8.549 muertes en total, de las cuales 4.985 se consideran "esperadas", es decir, dentro del flujo de fallecimientos natural. Si esta estimación es correcta, el llamado "exceso de muertes" se situaría en 3.564 personas entre esas dos fechas, una cifra mucho más cercana a las 3.456 que la Generalitat confirmó oficialmente por COVID-19 durante ese mismo periodo que a la de las funerarias.

Hay diferentes variables que pueden explicar el desfase. Por un lado, los registros civiles tardan en computar todos los fallecimientos, por lo que en los próximos días podrían aflorar más muertes durante las últimas semanas, haciendo que los nuevos números de la Generalitat encajaran. Además la cifra de muertes esperadas –es decir, las que hubieran sucedido sin pandemia– es una estimación basada en una media, por lo que la cifra real podría ser más baja, lo que haría que el exceso de muertes reales fuese mayor al estimado.

Por último, hay que tener en cuenta que los colegios de médicos recomiendan a los facultativos indicar la sospecha de la infección por COVID-19 cuando haya sintomatología compatible. Tal y como ha subrayado el departamento de Salud, la única forma que tienen por ahora para compatibilizar las muertes en residencias y domicilio, a falta de tests, es sumar los fallecidos con sospecha de coronavirus, es decir, con un diagnóstico del médico, bien en vida, o bien como causa posible de la muerte.

Pese al aparente desvío respecto a los registros oficiales, la Generalitat tiene previsto seguir adelante con este conteo, que puso en marcha después de que trascendiera que los datos de muertos por coronavirus en residencias de ancianos no se incluían en el dato oficial. A partir de ahí, el Govern requirió a las empresas funerarias los casos diarios que habían gestionado, tanto si eran muertes confirmadas por coronavirus como cuando los médicos afirmaban tener sospechas.

Este mismo jueves el president de la Generalitat ha sacado pecho de esta forma de recuento, invitando al resto de las comunidades, al Gobierno central y también al resto de países y la OMS a poner en marcha el mismo método. "Sería bueno conocer la cifra real de muertos en España", ha asegurado Torra en una rueda de prensa con medios de comunicación internacionales. "Es un derecho de los ciudadanos saber qué está pasando. Ahora la situación es mucho más clara en Catalunya, y espero que el resto de España y los otros estados haga lo mismo", ha defendido el president.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats