PP y Ciutadans dibujan un frente antisoberanista tras el 27-S y ponen presión sobre Iceta

Arrimadas afirma que Ciudadanos defenderá la unión con España y a la vez hará "reivindicaciones legítimas" para Cataluña

El golpe de efecto dado por el PP al colocar como candidato catalán al polémico exalcalde de Badalona, Xavier García Albiol, ha movido el suelo de Ciutadans, que se veía sin rival en el terreno antisoberanista. El nuevo líder autonómico de los populares ha comenzado su nueva etapa con gran actividad, marcando como principal blanco de sus dardos al PSC de Miquel Iceta, al que reprocha su supuesta ambigüedad sobre el debate independentista. Las críticas a Iceta contrastan con la buena cara con la que Albiol se dirige a Ciutadans, de quienes llegó a asegurar que no son sus "rivales" y que le gustaría que fueran "compañeros de viaje".

La entente antisoberanista ha sido una idea recurrente desde que comenzara el proceso independentista catalán, pero gana fuerza a medida que se acercan las elecciones del 27-S, unos comicios que los soberanistas marcan como plebiscitarios. La candidata de Ciutadans se ha referido este fin de semana al bloque "constitucionalista", dibujando el tipo de acuerdo que quiere alcanzar tras las elecciones. "Nunca antes los constitucionalistas habíamos estado tan cerca de de ganar la partida al nacionalismo", aseguró. 

No es la primera vez que Arrimadas alude a este frente antisoberanista. La candidata ha pedido reiteradamente su apoyo tanto al PP como al PSC para formar un gobierno alternativo a los independentistas. "Ahora es la hora de sumar y de pensar en lo que nos une más que en lo que nos separa", aseguró Arrimadas el pasado jueves, instando a Albiol y a Iceta a que sean claros en su apoyo a "la alternativa de gobierno" que quiere liderar Ciutadans. Para la candidata, el 27-S hay "mucho en juego", por en su opinión se deberían abandonar las "pugnas partidistas".

El PP ve con buenos ojos la idea de un acuerdo entre los contrarios a la independencia, pero no renuncia a disputar el liderazgo de ese espacio a Ciutadans. "Queremos ser el referente de quienes quieren seguir viviendo con normalidad nuestro sentimiento de catalán y español", aseguró Albiol esta semana en rueda de prensa. El líder conservador aspira a recabar apoyos en el espacio tradicional del PSC, como ya hizo hace 4 años en Badalona, una ciudad que tras décadas de gobiernos socialistas viró hacia una mayoría del PP. "Badalona es el mejor ejemplo de la Cataluña real, igual que la inmensa mayoría del área metropolitana de Barcelona, donde viven hombres y mujeres que no quieren romper con el resto de España", remarcó este sábado.

En vista de que las encuestas dejan la suma de los independentistas de Junts Pel Sí y la CUP a las puertas de la mayoría absoluta, tanto PP como Ciutadans están poniendo toda la presión sobre el PSC de Iceta y el PSOE de Pedro Sánchez, a los que le reclaman claridad y pactar una alternativa al gobierno de Artur Mas. "Diga si está dispuesto a sentarse con los que queremos Cataluña en España", lanzó Albiol a Sánchez, de quien reprochó que "mientras aparece con una gran bandera española permite que su partido cuelgue la estelada en grandes municipios catalanes".

Por su parte, el PSC se muestra reacio a ser enmarcado en el mismo bloque que Ciutadans y el PP. "Para combatir el frente independentista no haremos un frente con PP y Ciutadans, el frentismo rompe Catalunya y nos lleva al desastre", aseguran los socialistas en su argumentario electoral. Otra cosa es el terreno estatal. Según admitió Iceta, es posible un pacto del PSOE con los de Rivera tras las generales, y puso como ejemplo los acuerdos a los que los socialistas han llegado con Ciutadans en Lleida o en Andalucía.

Etiquetas
Publicado el
10 de agosto de 2015 - 06:00 h

Descubre nuestras apps

stats