El PSC revalida a Miquel Iceta como líder con el mandato de convertirlo en el "primer partido de Catalunya"

Iceta pide más recursos y respetar el autogobierno de Cataluña como "nación"

El PSC ha ratificado este sábado a Miquel Iceta como primer secretario en un congreso en el que el socialista catalán no ha tenido rival. Los 1.069 delegados presentes han revalido la continuidad de quien ha pilotado el partido desde 2014 y que el viernes prometió convertirlo en el "primer partido de Catalunya", después de dar por acabada la fase de consolidación como segundo. Echando mano de la que ya es su marca personal, Miquel Iceta ha celebrado su nombramiento bailando desde el escenario 'Got to be real' de Cheryl Lynn.

El PSC se rearma con una dirección 'icetista' para preparar las próximas autonómicas

El PSC se rearma con una dirección 'icetista' para preparar las próximas autonómicas

Iceta ya anunció esta semana de cómo sería la nueva cúpula del partido, un equipo continuista y de inconfundible sello 'icetista', con Eva Granados como número dos y Salvador Illa que seguirá en la poderosa secretaría de organización. Además Iceta ha ofrecido a la alcaldesa de L'Hospitalet y presidenta de la Diputación de Barcelona, Núria Marín, como presidenta del partido en sustitución del president José Montilla.

El socialista catalán, que el viernes marcó el objetivo de su parido para Catalunya como un "gran acuerdo" que permita desarrollar el autogobierno, ha prometido este sábado que, si llega a la presidencia de la Generalitat, hará todo lo posible por llegar a la "mejor solución acordada posible" al conflicto por el encaje catalán. "Quiero hacer honor a dos compromisos: no engañaré y no dividiré la sociedad", ha añadido, para a continuación comprometerse a "centrar sus esfuerzos en mejorar la vida de la gente" y a no utilizar las banderas "para tapar la realidad".

Los socialistas catalanes quieren utilizar el congreso que celebran este sábado para rearmarse, con la mirada puesta en las próximas elecciones autonómicas, que podrían celebrarse antes de lo esperado si se confirma la previsible inhabilitación de Quim Torra. Iceta, que se ha autodescartado para ser ministro o cualquier otro cargo, quiere ser el próximo candidato socialista a la presidencia de la Generalitat. "La herencia de Mas, Puigdemont y Torra es un país dividido, enfrentado y sin un buen gobierno", ha asegurado Iceta, que se ha propuesto para "recoser el país".

Sin presencia de Pedro Sánchez, la vicepresidenta Carmen Calvo ha intervenido antes de la reelección del líder catalán y ha mostrado el apoyo del socialismo español al proyecto del PSC. "Creemos en una Catalunya que encaja en España", ha dicho la vicepresidenta en funciones, que en plena negociación entre su partido y ERC ha defendido el diálogo con los rivales políticos "en el marco en el que los parámetros políticos y jurídicos nos obligan a hablar". "¿A quién le puede extrañar que dialoguemos?", se ha preguntado, asegurando un día después de que los presidentes socialistas de Castilla-La Mancha y Aragón, Emiliano García Page y Javier Lambán, cargasen contra Iceta por la negociación con ERC.

La vicepresidenta ha tratado de disipar aquellos nubarrones asegurando que "todos los socialistas" acompañarán ese diálogo. Ahora bien, también ha advertido a los independentistas de los límites de sus aspiraciones. "Las únicas revoluciones posibles son las que permiten estar todos y cumplir las normas", ha apuntado Calvo, que ha descrito la negociación para buscar los apoyos a la investidura de Sánchez como "una oportunidad extraordinaria para poner en valor la política que se construye con puentes, con realismo y con ideas".

Defensa de la inmersión, pero flexible

En el capítulo programático, uno de los temas que más polémica había suscitado durante las últimas semanas era el punto referente al catalán en la escuela. La dirección socialista apostaba por defender un modelo "plurilingüe" en la enseñanza, algo que fue contestado por una treintena de federaciones, incluyendo las juventudes del partido, que pedían una defensa del modelo de inmersión lingüística en catalán que los socialistas siempre han considerado como obra suya.

Finalmente el acuerdo alcanzado este sábado implica hará que la dirección del PSC rectifique y abogue por el modelo de inmersión y por que el catalán sea la lengua vehicular en la escuela. Como contrapartida, el documento programático sí reclamará que se flexibilice esta política lingüística para adaptarla a las realidades sociales de cada zona y potenciar catalán o castellano allí donde haga falta.

Otro de los puntos que, a falta de que se voten este domingo, ya se dan por hechos es el que declara a Catalunya como nación y, a España, como Estado plurinacional. Esta manifestación no tiene diferencias con el ideario clásico que el PSC ha defendido durante décadas pero, en el actual contexto político, la cuestión ha generado revuelo político. "No vamos a admitir que el PSOE diga que España es una nación de naciones y Catalunya es una nación, porque no lo es", ha asegurado este sábado el presidente del PP, Pablo Casado, en respuesta al debate en el Congreso del PSC.

Etiquetas
Publicado el
14 de diciembre de 2019 - 13:31 h

Descubre nuestras apps

stats