eldiario.es

9

Convivencia y respeto: recetas para compatibilizar la ganadería y el turismo en el medio rural

Ganaderos, ecologistas y Junta coinciden en defender el uso del mastín para proteger al ganado frente al ataque del lobo en la Serranía de Guadalajara

Agapito Portillo, viceconsejero de Medio Ambiente: “Los mastines no son agresivos con las personas, pero debemos aprender a comportarnos cuando visitamos los espacios naturales”

Las asociaciones ganaderas y conservacionistas reclaman a la Junta una nueva normativa de ganadería extensiva que legalice a estos animales como ‘perros de trabajo’

FOTO: Marco Gastón

FOTO: Marco Gastón

Lograr que la ganadería y el turismo coexistan pacíficamente en la Sierra Norte de Guadalajara. Con ese ánimo se ha celebrado esta semana en la capital alcarreña ‘Rebaños, mastines y usos compatibles: trabajando en armonía', una jornada organizada por la organización ecologista WWF en la que se debatió sobre cómo hacer posible que la ganadería extensiva y otros usos convivan en los montes de la Serranía, uno de los mayores referentes ganaderos de la provincia de Guadalajara.

El debate en el que intervinieron, entre otros, la Asociación para la Conservación del Mastín Español (ACMET) y varios ganaderos de la Sierra norte; además de entidades conservacionistas y el Gobierno de Castilla-La Mancha giró en torno a tres ejes fundamentales: la función de los mastines como guardianes del ganado, las dificultades legales a las que se enfrenta el colectivo ganadero en el uso de perros de guarda y defensa y la compatibilización de la ganadería extensiva con otras actividades.

Blanca Berzosa, técnico de divulgación de WWF y del programa europeo ‘Life Eurolarge Carnivores’ afirma a eldiarioclm.es que “el problema parte de la falta de visibilidad por parte de la población urbana, que no valora la importancia de ganadería extensiva en la preservación del medio rural y, muchas veces no es consciente del significado de las vías pecuarias y de que el ganado y los perros mastines deben que estar allí cuando visitan estos espacios”.

La raíz del conflicto estriba en la fricción que se produce entre los turistas y los ganaderos con respecto al uso del territorio rural. Los senderistas defienden su derecho a caminar con seguridad por el monte, mientras que las asociaciones de ganaderos reivindican la presencia del mastín junto al ganado y su papel en la conservación del monte. En opinión de Berzosa, con este debate “se trata de poner en valor la importancia de la ganadería extensiva para revitalizar el medio rural, pero teniendo en cuenta que debemos compatibilizarla con el turismo, de tal forma que la propia ganadería se convierta en un atractivo turístico”.

Desde esta organización ecologista defienden que la presencia del lobo genera un conflicto con la actividad ganadera. Además, aseguran que el mal uso que los senderistas hacen de las vías agropecuarias afecta también a la ganadería. Por esta razón, sostienen “necesitamos encontrar soluciones para equilibrar todas las actividades en la naturaleza”.

Entre las medidas que WWF propone se encuentra educar a los senderistas en una serie de hábitos para que aprendan a comportarse cuando contacten con el hábitat rural: “Recomendamos a los turistas que no lleven perros sueltos y no se salgan de las sendas señalizadas, porque este comportamiento puede entrar en colisión con el trabajo de los mastines”.

Jornada ‘Rebaños, mastines y usos compatibles: trabajando en armonía' FOTO: JCCM

Jornada ‘Rebaños, mastines y usos compatibles: trabajando en armonía' FOTO: JCCM

En lo que respecta al trabajo cotidiano de las explotaciones ganaderas, Berzosa reconoce que “la situación ideal es que el ganado vaya acompañado por un pastor, algo, que “no es siempre viable porque los ganaderos no disponen de recursos para contratar a personal que controle sus cabañas”.

Barreras

Los problemas legales con los que choca el trabajo con mastines son otra de las cuestiones que se trataron en la jornada. Uno de los obstáculos principales que afectan a los ganaderos es la consideración de los mastines como ‘perros abandonados’. En la actualidad, la ley sobre el cuidado de los animales en las explotaciones ganaderas califica a los mastines como ‘perros abandonados’ por el hecho de trabajar solos con los rebaños, sin un pastor que les sirva de guía.

Esta es la principal razón por la que algunas asociaciones ganaderas como la Plataforma en Defensa del Mastín de la Sierra Norte de Guadalajara reclaman a la administración que legalice al mastín como ‘perro de trabajo’. Una regulación que, a juicio de los ganaderos de esta comarca de Guadalajara aportaría seguridad a estos animales y serviría para que fueran aceptados socialmente.

Alberto Chamorro, ganadero de Majaelrayo y portavoz de la Plataforma en Defensa del Mastín sostenía recientemente en declaraciones a Henaresaldia.com que “el Gobierno regional debe señalizar los caminos que ocupan los mastines con el ganado y concienciar a la sociedad sobre la función ambiental del mastín para limpiar el monte y conservar la naturaleza”.

Además, el hecho de la normativa catalogue a estos canes como especie potencialmente peligrosa y los ganaderos asuman equívocamente que el uso de carrancas y otros elementos para proteger el cuello de estos animales frente a los ataques de grandes carnívoros está prohibido son las otras dos grandes barreras que dificultan el empleo de estos perros guardianes en las ganaderías.

Alberto Navarro, consultor de conservación y desarrollo rural y coautor del ‘Estudio Jurídico sobre el Uso de perros de Guarda y Defensa de Ganado’ afirma a eldiarioclm.es que “es necesaria una nueva ley de ganadería extensiva que reconozca el pastoreo, la trashumancia y al mastín como perro de trabajo y no como un animal potencialmente peligroso”. Solo así, sostiene, “será posible un medio natural en el que convivan con seguridad los grandes carnívoros, la ganadería y los turistas”.

FOTO: Marco Gastón

FOTO: Marco Gastón

En cuanto a la utilización de collares de pinchos para proteger a los perros de guarda, Navarro asevera que “son eficaces para disuadir al lobo de los rebaños y garantizar la seguridad física de los mastines, pero los ganaderos han asumido que está prohibido su uso, porque la normativa de la Comunidad de Madrid es confusa en este sentido”.

Armonía

La Junta de Castilla-La Mancha destina cada año 50 millones de euros dirigidos a fomentar la ganadería extensiva. A este plan se suma la subvención que convoca también anualmente la dirección provincial de Agricultura para que los ganaderos adquieran perros mastines, vallados y pastores eléctricos que ayuden a prevenir bajas en la cabaña ganadera.

Desde la Plataforma en Defensa del Mastín aprueban esta medida, aunque consideran “incongruente que la Junta aliente para que trabajemos con mastines y no regule a nuestros animales como perros de trabajo”.

Agapito Portillo, viceconsejero de Medio Ambiente subrayó durante su intervención en la jornada la relevancia de la ganadería extensiva en el mundo rural. Asimismo defendió que “los mastines no son agresivos con las personas si no siente que se invade su espacio territorial” e hizó hincapié en que “ciudadanos, ganaderos y las administraciones debemos aprender cómo comportarnos en los espacios naturales y hacer un esfuerzo de trabajo y convivencia que para entender que todas las necesidades son compatibles”.

Esta iniciativa viene precedida de un clima de tensión entre varios senderistas y el sector ganadero de la Serranía de Guadalajara por la creciente presencia de perros mastines que vigilan el ganado en esta comarca. Diversos senderistas han denunciado en los últimos meses, a través de páginas web vinculadas a esta actividad -como senderismoguadalajara.com y de las redes sociales ataques de mastines cuando practicaban senderismo en el entorno del Pico Ocejón.

Víctor Pascual, que participó en la mesa redonda sobre ‘Usos compatibles respetuosos con la ganadería’ extensiva como promotor web de ‘SenderismoenGuada’ considera que “la convivencia entre ganadería y turismo en la Sierra Norte es posible, siempre y cuando exista voluntad por parte de los ganaderos para educar al ganado y los senderistas sean responsables y respeten las zonas de trabajo del ganado”. Además, matiza que “no se trata de poner cartelería en áreas agropecuarias que eximan de responsabilidad al ganadero y culpabilicen al turista, sino que todos tenemos que colaborar y dialogar para poder convivir en la Sierra”.

La experiencia vivida en la zona rural de Agridea, en Suiza se mostró como caso real de convivencia entre ganaderos y turistas. A través de una videoconferencia, los impulsores de esta iniciativa explicaron algunas de las acciones que han llevado a cabo para hacer posible que los animales y las personas coexistan como separar con vallas las zonas de senderismo de las de pastoreo o prohibir el acceso de mascotas en espacios donde existe una gran presión de ganadería con mastines.

El debate concluyó con algunas conclusiones entre las que se ahondó en la necesidad de aprobar una nueva ley de ganadería extensiva que regule a los mastines como perros de trabajo y subvencione en mayor medida su uso en las zonas rurales. También se abogó por conciliar la actividad ganadera y turística en el espacio natural, a través de campañas que eduquen a los visitantes y ganaderos para que puedan convivir en las zonas de pastoreo de la Serranía.  

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha