CIEs No denuncia que Zapadores no notificó los contagios por COVID en el interior de sus instalaciones a Salud Pública

Concentración de CIEs No a la entrada de Zapadores en una imagen de archivo.

El pasado 3 de enero varios internos del CIE de Zapadores comenzaron a manifestar síntomas compatibles con COVID-19, situación que comunicaron a los funcionarios policiales, al servicio médico del CIE y a la Campaña por el cierre de los CIEs y el fin de las deportaciones (CIEs NO). Sin embargo, según narran los internos, solo se realizó pruebas PCR a tres ciudadanos argelinos que iban a ser expulsados y que finalmente dieron positivo. Ante la "inacción" del personal del centro a la hora de realizar pruebas generalizadas a los internos del CIE, el día 7 de enero la Campaña presentó una queja ante la Conselleria de Sanidad.

Varios internos comunicaron a la Campaña el 8 de enero que habían comenzado a realizarse pruebas de antígenos en el CIE y en la tarde del 9 de enero trasladaron que al menos 7 personas habían resultado positivas, información que apareció publicada en varios medios al día siguiente. El 11 de enero se obtuvo respuesta telefónica del servicio de Salud Pública de la Conselleria de Sanidad en la que se comunicaba que no se tenía constancia de que hubiera casos positivos en el CIE de Zapadores. Salud Pública aseguró que comenzarían a realizar las averiguaciones necesarias para determinar los hechos. Al día siguiente fuentes oficiales confirmaron la existencia de 33 casos positivos en el interior del CIE.

Ya había quedado demostrada tanto la negligencia por parte de los responsables del CIE a la hora de tratar este brote como la incapacidad de las instalaciones para asegurar la prevención y contención del virus. Por un lado, las pruebas de antígenos se empezaron a realizar de manera generalizada cinco días después de las quejas de los internos, así como con posterioridad a la queja presentada por la Campaña. Por otro lado, en escasos días el número de casos positivos ha aumentado de manera vertiginosa. Pero, además, ante la falta de constatación por parte de Sanidad de los contagios y teniendo la confirmación de la realización de pruebas diagnósticas antes de que el servicio de Salud Pública se pusiera en contacto con la Campaña, queda demostrado que los responsables del CIE no habían realizado una comunicación de los contagios al servicio de Salud Pública. Este hecho supone una ocultación de información y por lo tanto una negligencia flagrante, tanto por parte del servicio médico del CIE, como de las autoridades responsables del mismo.

"Las personas privadas de libertad en el CIE de Zapadores manifiestan estar viviendo una situación de gran angustia ante la desprotección que están sufriendo", indican desde la campaña. Añaden que en las últimas horas, varios internos que habían dado negativo en las pruebas de antígenos han empezado a tener síntomas, por lo que el número de personas contagiadas todavía podría seguir aumentando. La situación de las personas internadas "ha empeorado en los últimos días a raíz de la prohibición de recibir visitas externas, lo que constituye una vulneración del derecho que tienen dichas personas al contacto con el exterior y del de las organizaciones sociales a acompañarlas".

"Teniendo en cuenta que en cuestión de días ya se ha contagiado un tercio de las personas internadas, que en el CIE entran y salen a diario funcionarios policiales, personal de limpieza, de cocina, del servicio sanitario y de Cruz Roja y que las instalaciones del CIE no reúnen las condiciones estructurales que aseguren la prevención y aislamiento de los contagiados, consideramos que la única alternativa viable es el cierre inmediato del CIE", insisten desde CIEs No, y exigen que se depuren responsabilidades "por la lamentable gestión de la situación y la dejación de sus obligaciones por parte del personal del CIE de Zapadores en su deber de proteger la salud e integridad de los internos".

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats