Así sobrevive la aviación a los golpes de la pandemia: el aeropuerto de Castellón desmantela aviones Boeing 747 para reutilizar sus piezas

Boeing 747 de British Airways en el aeropuerto de Castellón antes de su desmantelamiento.

La expansión global de la COVID-19 y las medidas de restricción han hundido el sector aeronáutico. Para evitar la quiebra, las compañías y los aeropuertos, sobre todos los pequeños, pugnan por no perder tráfico e ingresos con todo tipo de nuevos servicios. Un ejemplo paradigmático es el aeropuerto de Castellón, propiedad y gestionado por la Generalitat, que antes de la pandemia había iniciado ya su proceso de diversificación y que con el cierre de fronteras o la imposicón de cuarentenas ha tenido que poner la imaginación a trabajar.

Pese a que los vuelos comerciales siguen siendo su apuesta, con nuevas rutas como la de Viena, este verano han empezado a trabajar en el desmantelamiento de aviones para la posterior reutilización de las piezas. Esta semana ha llegado al aeródromo valenciano el segundo Boeing 747-400 de British Airways, el avión comercial más grande del mundo conocido como The Queen of the Sky. "Estos aviones serán desmontados por la empresa eCube Solutions, que se dedica al estacionamiento y desmontaje de aviones y que opera en el aeropuerto desde 2019", explican fuentes del aeródromo. El 95% del peso de esta aeronave puede ser reutilizado y sus piezas tienen una buena venta en el mercado.

British Airways ha decidido desmantelar todos los Boeing 747-400 Jumbo que tiene en su flota. El modelo es de 1970 y su consumo de combustible está fuera de los parámetros de los nuevos tiempos en los que se intenta conseguir unas menores emisiones para poder reducir el impacto en el cambio climático. "Esta empresa está acondicionando una nueva zona de estacionamiento de aviones que abarcará una superficie de 21.550 metros cuadrados. El aeropuerto ha apostado por una diversificación de su actividad, más en un momento como el actual de crisis de los sectores turísticos y de la aviación comercial por la COVID-19", apuntan. 

El 18 de agosto, el aeropuerto recibió el primer Jumbo y esta semana el segundo. Está previsto que lleguen a Castellón cuatro, según las mismas fuentes. "Estas son las aeronaves más grandes que ha recibido el aeropuerto", explican.

Desde el aeropuerto gestionado a través de la empresa pública Aerocas, defienden que esta nueva línea de negocio no significa que se renuncie a desarrollar el tráfico de pasajeros, que sigue siendo una prioridad, aunque se trata de explorar y explotar todas las posibilidades que ofrece el aeropuerto. "Próximamente comenzarán las obras de construcción de un centro de mantenimiento de aviones impulsado por la empresa Brok-air. El hangar ocupará una superficie de 2.500 metros cuadrados y está diseñado para acoger aviones de las familias B-737, Airbus A-320 y ATR", sostienen. La previsión, apuntan, es que entre en funcionamiento a finales del presente año.

Próximamente se adjudicarán las obras de construcción de la nueva plataforma industrial del aeropuerto, un área que concentrará las actividades de estacionamiento, desmontaje y mantenimiento de aviones que ya se están realizando y otras que puedan desarrollarse. 

Otra rama por la que se está apostando es la de la formación, ya que el aeropuerto acoge varias escuelas de formación de pilotos. Durante esta crisis, recuerdan, el aeropuerto de Castellón ha acogido para su estacionamiento numerosos aviones que han quedado temporalmente fuera de servicio por la caída del tráfico aéreo. 

Etiquetas
Publicado el
1 de septiembre de 2020 - 22:43 h

Descubre nuestras apps

stats