La portada de mañana
Acceder
Un año de notificaciones de la Fiscalía complican la situación del rey emérito
El alma comunista del Gobierno se reivindica en las fiestas del PCE
OPINIÓN | En un país ordinario, por Antón Losada

València rechaza aportar 80 millones para acoger la Copa del América cuando aún debe ocho millones de las anteriores ediciones

El edificio Veles e Vents durante la Copa del América de 2007.

La noticia saltó a mediados del pasado mes de junio. Se abría la posibilidad de que la Copa del América surcara las aguas de València en el año 2024, es decir, 14 años después de que finalizara la 33 edición del año 2010 y 17 después de la 32 edición del 2007, celebradas ambas de forma consecutiva en el campo de regatas de la capital valenciana.

La 37 edición de la Copa del América carecía de sede ante la falta de acuerdo entre el Team New Zealand, último vencedor, y las autodirades neozelandesas, lo que abrió el abanico a otras sedes interesadas, una circunstancia que aprovechó el Real Club Naútico de València para trabajar en una candidatura.

Sin embargo, la propuesta no ha llegado a buen puerto al chocar con un gasto que las instituciones no están dispuestas a asumir en estos momentos. Con todo, las condiciones concretas no han trascendido al estar sometidas a confidencialidad, una circunstancia que ha generado cierta confusión y diversas versiones sobre lo sucedido entre los diferentes actores.

Desde el Ayuntamiento de València han sido los más contundentes. Fuentes municipales han asegurado que para hacer efectiva la candidatura las instituciones debían aportar un aval por un total de 80 millones de euros, un gasto elevado que en estos momentos no se considera prioritario.

El propio alcalde, Joan Ribó, explicó este lunes que "el Ayuntamiento y la Generalitat se comprometieron a aportar unas infraestructuras que han costado centenares de millones y que aún se están pagando, de hecho, este año el Consistorio desembolsará cuatro millones para pagar los créditos de todo esto y el año que viene habrá que pagar otros cuatro millones".

Ribó comentó que "es una aportación importante y las empresas privadas también deberían de hacer la suya" y añadió que en estos momentos "el Ayuntamiento está embarcado en un tema fundamental que es la salida de la pandemia del coronavirus para que salgamos todos de la forma más solidaria". "No hay más recursos para dedicar a un tema que es importante pero ahora toca pensar en la pandemia y no se pueden afrontar en estos momentos unos costes que supondrían muchos millones de euros que debería aportar la iniciativa privada", añadió.

Desde presidencia de la Generalitat, sin entrar en tanto detalle, coincidieron en señalar que la reconstrucción y la gestión de la pandemia son en estos momentos las dos principales prioridades del Gobierno valenciano.

Por su parte, fuentes del Real Club Naútico de Valencia, entidad promotora de la candidatura, prefirieron no entrar en polémicas: "Nosotros no tenemos ningún problema con la administración y pase lo que pase vamos a seguir yendo de la mano y colaborando en los proyectos en los que podamos aportar algo".

Con todo, han querido aclarar que en ningún caso el canon exigido por la organización asciende a 80 millones de euros. Según han comentado, "80 millones sería el coste total estimado de la candidatura incluyendo canon, alquileres y obras de adecuación, entre otros conceptos".

Aunque no han detallado la cifra exacta por estar en estos momentos sometida a confidencialidad, han asegurado que el canon es "muy inferior a los 90 millones que se abonaron en la edición de 2007", es decir, menos de 45 millones de euros.

Además, han asegurado que "a las autoridades no se les pidió un aval económico, sino un aval que facultara a negociar las condiciones finales en caso de ser València la sede elegida, y se les informó de una horquilla económica de mínimos y máximos en torno a la que podría girar el gasto, que después ya se vería cómo se repartía".

Las mismas fuentes se han resistido a descartar al 100% la posibilidad de que València quede fuera tras lograr posicionarse entre las 3 finalistas junto a Jeddah (Arabia Saudí) y Cork (Irlanda), aunque sin el apoyo económico de las administraciones es casi inviable. El Team New Zealand debe anunciar inicialmente la sede final este viernes 17 de septiembre.

Desde Barcelona se habría realizado algún movimiento para tantear la posibilidad de meterse en la terna, aunque sus opciones serían remotas por la falta de tiempo para preparar una candidatura sólida, según ha averiguado elDiario.es.

Etiquetas
Publicado el
14 de septiembre de 2021 - 22:30 h

Descubre nuestras apps