eldiario.es

9

Cultura

Muestran la historia de la cocina, desde la fogata hasta el diseño moderno

Muestran la historia de la cocina, desde la fogata hasta el diseño moderno

Muestran la historia de la cocina, desde la fogata hasta el diseño moderno

El Museo del Mueble de Viena ha puesto en escena, de "forma compacta", la historia del equipamiento de las cocinas, desde el simple fuego de la Edad de Piedra hasta las revoluciones con diseños futuristas de los siglos XX y XXI.

La exposición, que abre sus puertas desde mañana y hasta el próximo 26 de julio, refleja con doce grupos de muebles la larga evolución de la cocina y evoca aspectos de la vida cotidiana en las diversas épocas.

Desde ser el centro de un espacio único donde no sólo se cocinaba y se comía, sino en el que realmente se vivía, la cocina tiende hoy a convertirse nuevamente en un espacio de reunión donde cocinar con otras personas resulta una experiencia agradable.

"Lo que es interesante para mí es que tenemos una historia que empieza en la Edad Media, con una habitación que es la cocina donde se come, se trabaja y se vive conjuntamente", señaló a Efe hoy la comisaria de la exhibición, Eva B. Ottillinger.

"Vivir, cocinar y comer en una misma habitación es de nuevo interesante para la gente. Fue así en un pasado lejano, tuvimos también un periodo con un desarrollo radical en la construcción de pequeñas cocinas y la aparición de las nombradas cocinas americanas" en las décadas de 1950 y 1960, añadió.

Claro que esta historia se remonta a miles de milenios atrás, pues "en el principio era el fuego", indicó en rueda de prensa la directora científica de la muestra, Ilsebill Barta, al recordar que la primera "cocina" de los homínidos fue una fogata.

Varios utensilios y cuencos hallados en territorio austríaco evocan esa época, ante la imposibilidad de reconstruir las escenas originales.

Por otra parte, unos hermosos pesebres muestran la situación muchos siglos después, cuando los seres humanos, ya sedentarios, construían bajo techo hornos de diversos materiales que, una vez dentro de las casas, se convirtieron en el "corazón" de los hogares.

En el espacio alpino recibieron el nombre de "Rauchküche" (cocina de humo) o "cocina negra", debido al humo que ennegrecía las paredes, y perduraron hasta mucho tiempo después de que en las ciudades se introdujeran modelos con técnicas más avanzadas.

Un gran paso fue la llamada "cocina económica" en el siglo XVII, que permitió confinar el fuego en una cámara que calentaba una plancha de metal.

Pero fue a mediados del siglo XIX cuando se logró, en un paso revolucionario, la fabricación en serie de cocinas cerradas libres de humo y limpias.

Así, en la muestra pueden verse diversos modelos de hornillos para calentar con madera, carbón, gas o electricidad.

Destacan también otros muebles y objetos de cocina, incluidas heladeras, enormes teteras y ollas de la corte de los Habsburgo.

El creciente tendido de redes de agua, gas y electricidad facilitaron las cosas y allanaron el camino para los movimientos revolucionarios de la arquitectura del siglo XX, como el estilo funcional de la Bauhaus y el avance de viviendas comunales.

Entre los diseñadores cuyas obras se destacan en esta exposición están Karl Witzmann, Josef Hoffmann, Peter Behrens o Leopold Bauer.

Por esa época también las mujeres fueron conquistando libertades, entre otros, para estudiar arquitectura, y no es de extrañar que fuera precisamente una de ellas, la arquitecta vienesa Margarete Schütte-Lihotzky, la "madre de la cocina equipada".

Conocida también como "Cocina de Fráncfort", por haber sido expuesta por primera vez en esa ciudad alemana, ese modelo pensado en su momento para la mujer que trabajaba, sigue siendo la base de la mayoría de las cocinas que se venden hoy.

No obstante, las tendencias más actuales buscan, con técnicas electrónicas y una funcionalidad cada vez mayor, convertir nuevamente la cocina en un espacio común, en forma de taller o laboratorio.

Según Ottillinger, "la cocina está destinada a ser un taller. No se trata de que trabaje solo un cocinero en una habitación especial. Cocinar es trabajar conjuntamente con la gente que le gusta la cocina, es preparar la comida conjuntamente con las propias manos".

"El mensaje es que debes cocinar tu mismo y comer alimentos frescos", explica la comisaria.

Por otro lado, reconoce que la exposición no abarca el tema globalmente, dado lo complicado que sería obtener suficiente material del resto del mundo.

"Nosotros partimos de los objetos de cocina de la Corte, y por esta razón está claro que no podemos contar una historia global", añade Ottillinger, y precisa que la muestra atrae sobre todo a personas interesadas en la historia de la corte de la casa de Austria, así como constructores y diseñadores.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha