Decenas de intelectuales piden en un acto el voto para la izquierda a dos días del 28A: "El enemigo es la abstención"

El actor Carlos Bardem durante la presentación del manifiesto

La cultura ya no está callada antes las elecciones de este domingo. Después de hacer público el manifiesto 28 de abril. Tú decides, promovido por, entre otros, el poeta Luis García Montero, este viernes muchos de sus firmantes se reunieron en el Círculo de Bellas Artes –con un lleno a rebosar- "para pedir el voto a los partidos de izquierdas", según señaló el escritor Benjamín Prado en un acto en el que estuvo acompañado por la también escritora Almudena Grandes. "Somos conscientes de que son unas elecciones decisivas. Viene un lobo muy peligroso y no nos podemos quedar mirando desde la barrera", apostilló el escritor.

Arropados por Pilar y Carlos Bardem, el director de teatro Lluís Pascual, el actor Gonzalo de Castro, Miguel Ríos, y cantautores como Marwan, Luis Ramiro y Andrés Suárez, el evento se convirtió en una petición por el voto, pero también en un acto artístico. Comenzó con una comparsa de los carnavales de Cádiz con letras sobre "los racistas y xenófobos" y "esa derecha franquista que a un pueblo condenó", en referencia al Gobierno andaluz formado por el PP, Ciudadanos y Vox.

A continuación, Grandes leyó un pasaje de su novela Inés y la alegría mientras en la pantalla aparecían sobreimpresos nombres de firmantes del manifiesto como Verónica Forqué, José Manuel Caballero Bonald, Juan Marsé, Emilio Lledó, Julieta Serrano, Núria Espert, Vicky Peña, Fernando Trueba, Clara Sánchez, Lluís Homar, José Ovejero, Manuel Rivas, Sole Giménez, Carmen Machi, Miguel del Arco, Silvia Marsó y el gran Wyoming. El texto también ha sido apoyado por periodistas como el director de eldiario.es Ignacio Escolar.

Prado, que leyó algunos poemas, tiró varios dardos a Albert Rivera. "Me ha dicho que no me ponga nervioso, pero los voy a leer", señaló con retranca. Miguel Ríos salió al escenario para ponerle música a un poema de García Montero que hacía referencia a la guerra de Irak, "que todavía no ha acabado", en recuerdo de aquellos días de 2003 y 2004 en los que más se intensificó la batalla entre el PP y muchos miembros de la cultura (y sobre todo, el cine). "Por un dios en el que nunca he creído y una justicia de la que desconfío", recitó Ríos.

Más nombres seguían apareciendo: el editor Jorge Herralde, José Sacristán, José Luis Gómez, Joan Manuel Serrat, Gerardo Vera, Alberto Corazón, Ana Belén, Soleá Morente, Víctor Manuel, Joaquín Sabina, Pedro Almodóvar, Bernardo Atxaga, la poeta Elvira Sastre y la cantaora Rocío Márquez.

"El cerco de la ultraderecha amenaza a la inmigración. Solo quieren un pasaporte, que es el de la tarjeta de crédito. Pero los inmigrantes llegan y tienen hijos que se dedican a escribir poemas y canciones", indicó Prado para presentar al músico Marwan, que se presentó como "hijo de refugiado palestino", y que antes de cantar manifestó que "cuando las cosas se ponen muy mal, hay que volver a la caridad. Y se están poniendo muy mal. Necesito un país que se arranque la tristeza". Su música se acompañó de la de Luis Ramiro y Andrés Suárez. Este último, gallego de Ferrol, hizo alusión a su ciudad y pidió que se vuelva a cantar "porque hace mucho que no se canta en Ferrol". La reivindicación de la música también tuvo su presencia con la pianista Rosa Torres Pardo.

Carlos Bardem recordó a Peter Brook –reciente premio Princesa de Asturias de las Artes- para señalar que "como dice el dramaturgo, huyamos de tratar con la simpatía y busquemos la empatía. Sin justicia social no hay paz. La cultura debe ser un tema de estado, señores políticos. En este tenemos que estar todos juntos". Una petición para que haya un pacto por la cultura en este país después de las elecciones.

Los poemas dominaron sobre el escenario, como el que recitó la actriz Lucía Álvarez, con unos versos de José Bergamín que culminan con un "Yo no vuelvo a atrás de nada", y otro de Prado, Hablemos/Parlem, con el que insistió que "hay sitio para todos en España".

"Voy a reivindicar el derecho a la preocupación. Lo que tenemos enfrente es una triple derecha que da miedo. Pero el gran enemigo es la abstención", insistió Grandes antes de dar paso al escritor Luisgé Martín, quien alertó sobre la homofobia: "Hoy nos vuelven a intentar curar, y eso es volver a una sociedad enferma". El escritor también recordó cómo lloró cuando José Luis Rodríguez Zapatero anunció que aprobaría el matrimonio homosexual, que al final fue aprobado en su legislatura. Y hasta hoy.

El periodismo también habló de la mano del director de Infolibre, Jesús Marañá, y la directora de Público, Ana Pardo de Vera, que pidieron que los ciudadanos no se quedaran en casa el próximo domingo.

El acto se cerró con la música de Paco Ibáñez, que no pudo evitar tocar una de esas canciones ya convertidas en himno, A galopar, con la letra de Rafael Alberti, que puso al público a batir las palmas y, como siempre, volvió a encoger el corazón.

Tras la lectura del manifiesto, la foto de familia. Y unas palabras de Benjamín Prado que resumen bien la petición de los artistas e intelectuales: "Que el voto culto mueva el voto oculto". Solo quedan dos días.

Publicado el
26 de abril de 2019 - 16:52 h

Descubre nuestras apps