Tras varios meses de espera y después de sortear numerosas dificultades, Médicos Sin Fronteras (MSF) ha podido por fin empezar a vacunar contra la neumonía en el campo de refugiados de Yida, en Sudán del Sur. A pesar de la buena noticia, la organización médico-humanitaria internacional quiere advertir de que el sistema internacional de vacunas dificulta la distribución de vacunas nuevas y eficientes entre los niños de los campos de refugiados.

Etiquetas
Etiquetas
Publicado el
12 de agosto de 2013 - 20:30 h

Descubre nuestras apps

stats