Calviño se resiste a sumarse al discurso sobre derogar la reforma laboral y apuesta por cambios “equilibrados”

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño (i), y la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero (d), en la inauguración del 12º Congreso Confederal de CCOO.

Laura Olías


14

Nadia Calviño ha vuelto a mostrar sus resistencias a apoyar expresamente la derogación de la reforma laboral del PP. Este jueves, la vicepresidenta primera ha participado como máxima responsable del Gobierno en la inauguración del 12 Congreso confederal de CCOO, y tampoco en el acto sindical se ha sumado al discurso que mantiene su Ejecutivo. Ni siquiera después de las palabras del pasado fin de semana del presidente Pedro Sánchez que reivindicaron tumbar esta legislación del Gobierno de Mariano Rajoy.

Trabajo propone que las empresas no tengan más de un 15% de empleados temporales en su reforma laboral

Trabajo propone que las empresas no tengan más de un 15% de empleados temporales en su reforma laboral

“Llevo tres años y medio –de ministra primero y después de vicepresidenta– emplazándonos a todos a superar el debate entre reformas, contrarreformas...”, ha respondido Calviño sobre si tenía el mismo planteamiento que el presidente Sánchez respecto a que la reforma laboral que negocia el Ministerio de Yolanda Díaz supone la derogación de la legislación del PP.

La responsable económica del Gobierno ha llamado de nuevo a superar “el debate sobre reformas y contrarreformas” y ha abogado, de manera repetida, por una reforma “equilibrada”. “Creo que lo que tenemos que hacer es trabajar mirando al futuro y abordar un paquete equilibrado de cambios que modernicen nuestro merado laboral”, ha sostenido Calviño.

Defiende cambios “equilibrados”

Entre estos “cambios equilibrados”, la vicepresidenta primera ha mencionado de manera general los asuntos que están sobre la mesa de diálogo social sobre la reforma laboral: la reducción de los contratos para mermar la temporalidad excesiva, la creación de un mecanismo de estabilidad y flexibilidad interna en las empresas (ERTE permanente), así como la reforma de la subcontratación y la “modernización de la negociación colectiva”.

Este último punto es el que aborda de facto el desmontaje de varios de los elementos llamados “más lesivos” de la reforma laboral del PP, como la supremacía del convenio de empresa sobre el sectorial, la mayor facilidad para la modificación unilateral de las condiciones de trabajo por parte del empresario y el límite a la ultraactividad de los convenios colectivos (su prórroga cuando concluye su vigencia sin un nuevo acuerdo). -

Calviño ha emplazado a los agentes sociales, empresarios y sindicatos, a llegar a un acuerdo sobre la modernización de la legislación laboral, ya que ha insistido en que las reformas “consensuadas” y con el “mayor apoyo social posible” son aquellas más efectivas y que perduran en el tiempo.

Sí ha sido clara en su apuesta por “superar” la legislación del PP la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero. La ministra del ramo ha afirmado a la entrada del Congreso de CCOO que la hoja de ruta del Gobierno al respecto está “muy clara” y consiste en “la superación de la reforma laboral del PP que ha traído tanto sufrimiento a los trabajadores”, ha defendido, así como aprobar un modelo nuevo de relaciones laborales de cara al siglo XXI.

Calviño dice que la negociación empieza ahora

Otra de las cuestiones que han desconcertado este jueves han sido las palabras de la vicepresidenta primera en las que ha insistido en que la negociación de la reforma laboral en el seno del diálogo social comienza ahora. Tras meses de debate de esta materia por parte del Ministerio de Trabajo que dirige la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, Nadia Calviño ha reducido este proceso a “encuentros y contactos preliminares”.

“Ha habido encuentros y contactos preliminares, pero de momento no se ha iniciado la fase de negociación y de concreción de estas reformas”, ha defendido Calviño ante los medios. La semana pasada, el Ministerio de Trabajo fue a la mesa de negociación con un nuevo borrador legislativo de reforma laboral, tras otros muchos, con nuevas medidas como un tope máximo del 15% de trabajadores temporales dentro de las empresas.

El secretario general de CCOO, Unai Sordo, único candidato para liderar el sindicato en este 12 Congreso, ha corregido a la vicepresidenta primera. “Esta reforma lleva negociándose bastantes semanas y bastantes meses”, ha advertido Sordo, que ha destacado que la negociación está en una fase “muy avanzada”.

Sordo ha confiado en que “sí o sí” la legislación laboral quede renovada en las próximas semanas, en el sentido de una mayor protección de los trabajadores. La reforma laboral tiene que estar lista en el BOE antes del 31 de diciembre, como ha comprometido el Ejecutivo a Bruselas dentro del Plan de Recuperación y Resiliencia. La vicepresidenta Yolanda Díaz ha dado de plazo hasta noviembre para llevarla al Consejo de Ministros. Habrá que ver si con unidad dentro del Gobierno o si, de nuevo, tiene que enfrentar las resistencias de la vicepresidenta Calviño, como ha ocurrido con el aumento del SMI.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats