DATOS

España, cuarto país de la UE donde más se trabaja en fin de semana

Una dependienta de un comercio en una imagen de achivo.

El fin de semana ya no es garantía de descanso para muchos trabajadores. Especialmente, en el sur de Europa. España es el cuarto Estado de la Unión Europea donde más se trabaja de manera habitual en sábados y/o domingos, según los datos de Eurostat que recopila un reciente informe Funcas. En total, el 28,9% de los trabajadores en nuestro país tienen estos horarios que abarcan los fines de semana, solo por detrás de Grecia (40%), Italia (34,5%) y Francia (29%), y a mucha distancia de la media de la UE, del 22%.

La OCDE recomienda subir el salario mínimo ante la elevada inflación

La OCDE recomienda subir el salario mínimo ante la elevada inflación

Los datos corresponden a 2021, los últimos publicados por Eurostat. El año pasado, España escaló puestos entre los países europeos, pasando del sexto al cuarto Estado de la UE con más trabajadores con ocupación en fin de semana de manera habitual.



“Trabajar los fines de semana es mucho más frecuente en el sur de Europa”, destacan en Funcas, que subraya no obstante que Portugal se desvía “de la pauta regional y registra un porcentaje (20,7%) inferior a la media de la UE (22,1%)”.  

Los últimos datos indican que el trabajo en fin de semana remontó el año pasado respecto al gran descenso de 2020, aunque en 2021 (aún marcado por la COVID) se mantuvo algo inferior a los registros del periodo prepandemia.



La Encuesta de Población Activa (EPA), que ofrece una mirada atrás más larga, desde 2006, muestra cómo el aumento del trabajo en fin de semana en España se centra sobre todo en el incremento del trabajo en domingo.



Hostelería, comercio y otras ocupaciones

Más allá de las guardias y las urgencias que no pueden desatenderse en fin de semana, por ejemplo si pensamos en la atención sanitaria, las trabajadoras de residencias de ancianos o el personal de policías y bomberos, entre otras ocupaciones, hay otras muchas personas que también trabajan durante este periodo de tradicional descanso, por ejemplo en la hostelería y, sobre todo desde hace unos años, el comercio.

Por ocupaciones, España supera los niveles promedios de la UE en casi todos los sectores analizados, especialmente en los servicios y ventas.



En el caso de España, José Varela (UGT) destaca que los datos se enmarcan en un país con una “herencia histórica” de un mercado laboral “con tendencia a las prolongaciones de jornada y donde la mitad de horas extra no se compensan”, recuerda. A este escenario desde hace años se sumó “el contexto presente de amplísima liberación de horarios comerciales”, que lideró la Comunidad de Madrid pero que “se ha ido extendiendo a otras comunidades autónomas”.

Por último, de manera más reciente, también se añade “la cuestión tecnológica”, considera el responsable de digitalización de UGT, que explica que la tecnología “difumina las fronteras” entre el trabajo y el tiempo de descanso, con problemas para la desconexión digital de muchos trabajadores.

“A la gente le llegan los correos del trabajo a sus teléfonos, que ahora se los llevan consigo a sus casas y al final acaban mirando cosas”, destaca. Las altas cargas de trabajo provocan también en muchas ocasiones que se alarguen las jornadas al fin de semana para poder sacar adelante las tareas, añade Varela.

Desde UGT destacan la necesidad del descanso de los trabajadores, clave para la salud. “Lo decimos habitualmente con las cargas elevadas de trabajo y la falta de desconexión, riesgos psicosociales que provocan bajas laborales mucho más largas y las empresas no toman nota”, explica José Varela. En cualquier caso, cuando el trabajo en fin de semana es inevitable, los sindicatos exigen que sea remunerado y compensado de manera excepcional ya que no se trata de días cualquiera, sino que generan más dificultades para la conciliación personal.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats