El dinero de los fondos españoles en el extranjero marca un nuevo récord y supera los 100.000 millones

Agentes de bolsa trabajan en el piso de la Bolsa de Valores de Nueva York (Estados Unidos). EFE/ Justin Lane/Archivo

Los fondos de inversión afincados en España cerraron 2020 estancados después de haber sufrido durante la primera mitad del año los efectos de la pandemia. En concreto, terminaron el ejercicio con un patrimonio de más de 276.000 millones de euros, una cifra similar a la de 2019. Pero el año del coronavirus ha acelerado una evolución en este sector que, aunque viene de lejos, ha alcanzado en 2020 cotas nunca antes vistas. Los fondos españoles cada vez invierten más fuera del país que en el mercado nacional, en busca de una mayor rentabilidad. En concreto, este tipo de fondos cerraron el año superando por primera vez los 100.000 millones de euros de patrimonio bajo gestión, según las estadísticas de Inverco, la patronal de estas sociedades, capitaneadas fundamentalmente por la banca.

Vanguard, la gestora con el primer fondo de un billón de dólares cuyo fundador alertó de los riesgos de su elevado tamaño

Vanguard, la gestora con el primer fondo de un billón de dólares cuyo fundador alertó de los riesgos de su elevado tamaño

Con ello, casi cuatro de cada 10 euros que los españoles dejan bajo la gestión de fondos afincados en España se destina ya a productos fuera de España. El peso de los fondos internacionales en las estadísticas de los fondos de inversión españoles no ha dejado de crecer prácticamente desde el año 2011. Entonces eran unos 14.800 millones frente a los 107.770 millones de euros en los que cerró el pasado ejercicio, casi 10 veces más en menos de una década. Para contextualizar la magnitud de esta cifra, corresponde al 8,6% del PIB español en 2019. El porcentaje será mayor en comparación con el 2020, por la caída pronosticada provocada por la pandemia. Estas estadísticas hacen referencia, exclusivamente, a los fondos de inversión que tienen sede en España y no incluye a las gestoras extranjeras que operan en el país ni a las que tienen bancos españoles en otras jurisdicciones.

Según estos datos, los fondos de inversión internacionales gestionan las aportaciones de 5,6 millones de partícipes. Durante el año de la pandemia se incorporaron 734.000 personas a los fondos especializados en renta variable (Bolsa) o renta fija (emisiones de deuda, por ejemplo) fuera de España, supone un incremento del 15%. Teniendo en cuenta que el conjunto del negocio de fondos de inversión en España captó 952.000 inversores en 2020, las cifras dan buena muestra de que son los fondos centrados en el extranjero los que más están moviendo este sector. El año pasado se alcanzó un nuevo récord, al superar los 12,6 millones de partícipes en España.

El año 2020 no pasará a la historia por ser el año más positivo para el conjunto del negocio de los fondos de inversión en España. El shock que causó la pandemia de coronavirus en los mercados provocó que en el primer semestre del año el patrimonio de los fondos cayera en más de 15.000 millones de euros. Sin embargo, la segunda parte del año provocó una recuperación, especialmente el mes de noviembre con una ganancia de más de 10.000 millones de euros, coincidiendo con el mejor mes de la historia del Ibex. La evolución fue mucho mejor, eso sí, para los fondos españoles enfocados en el extranjero, que pese al freno provocado en marzo, lograron cerrar el año con un crecimiento de más de 8.400 millones en su patrimonio.

El negocio de los fondos de inversión ha sido en los últimos años uno de los más atractivos para las entidades bancarias. Mientras sus principales actividades, especialmente las hipotecas, se veían con una rentabilidad cada vez menor por los tipos de interés negativos, los bancos vieron en la gestión de fondos una creciente vía de ingresos debido a las comisiones de servicio que llevan acompañadas.

Además es un producto que encaja en la búsqueda de clientes cada vez más vinculados con la entidad, por lo que no es extraño ver iniciativas comerciales en la banca donde se incentiva la contratación de este tipo de productos para lograr ventajas en otros. Además, ante la pérdida de remuneración de los depósitos y el cada vez más presente debate sobre si los bancos deben cobrar por ellos, cada vez más clientes apuestan por estos vehículos de inversión.

Sin embargo, la rentabilidad ha sido un problema para los fondos durante el año 2020. Aunque el año terminó con una media de rentabilidad del 1%, durante algunos momentos del ejercicio la evolución estaba en negativo. De hecho, esta razón da una muestra de por qué ganan peso los fondos que invierten fuera de España. Por poner un ejemplo: los fondos que invierten en la Bolsa española tuvieron una rentabilidad media en 2020 de casi -12%, mientras que los que invirtieron en acciones de EEUU tuvieron una rentabilidad del 11,5%.

Más clientes y más patrimonio que nunca

Muestra del interés creciente de las gestoras por tener productos enfocados a invertir en mercados más rentables que el español se puede ver en el número de fondos que se dedican a ello. En el año 2020 se crearon 155 nuevos vehículos enfocados a invertir dinero de los ahorradores en productos extranjeros, una cifra que nunca antes se había alcanzado. En total, son 1.228 fondos de este tipo los que tienen sede en España. En total, hay 2.700 fondos españoles por lo que ya, casi la mitad (45%), están enfocados a invertir en mercados foráneos.

Por tanto, aunque el crecimiento de los fondos centrados en el extranjero fue menor al que se produjo en 2019, cuando se anotaron 22.000 millones más en solo 12 meses, 2020 ha sido un año de récord para este negocio, incluso a pesar de la pandemia que ha supuesto un shock para el sector financiero internacional. Nunca antes se había alcanzado esa cifra de partícipes (5,6 millones), ni tal número de sociedades (1.228), ni tantos nuevos fondos (155), ni un volumen de patrimonio bajo gestión tan alto (107.770 millones).

CaixaBank es el principal grupo en España en la gestión de fondos de inversión. Más todavía cuando absorba a Bankia. Juntas, ambas entidades sumaron en 2020 uno de cada cuatro euros del patrimonio de los fondos españoles. Le siguió Santander, con el 16,4% y BBVA, con algo menos del 14% del total del mercado. CaixaBank y Bankia cerraron además el año en positivo, incrementando su peso sobre el total, creciendo un 2,6% y un 4,6%, respectivamente, según las estadísticas de Inverco. El segundo y tercer grupo del ranking se anotaron, por el contrario, pérdidas en el balance del año 2020 al tener un 1,4% y un 7,1% de patrimonio menos, respectivamente.

La fusión de las gestoras de CaixaBank y Bankia sí va a suponer un cambio en el ranking de gestoras de fondos que invierten fuera de España. Según las estadísticas de Inverco, Santander Asset Management, la gestora de Banco Santander, terminó el año como la líder en este apartado, con 20.000 millones de euros bajo gestión en vehículos centrados en el extranjero. La segunda fue CaixaBank, con 14.000 millones, pero sumando los 10.000 millones de euros de Bankia, se convertirá también en líder en este apartado. La tercera es BBVA, con 9.300 millones. De entre las principales gestoras del país destaca que Bankia y Bankinter tienen más de la mitad del patrimonio de sus fondos en activos fuera de España.

Etiquetas
Publicado el
19 de enero de 2021 - 22:34 h

Descubre nuestras apps

stats