UGT pide que la ley de teletrabajo obligue a la empresa a dotar de ordenador, wifi y otros medios al empleado

Una mujer teletrabajando desde su domicilio.

El sindicato UGT ha presentado este martes algunas propuestas para la nueva regulación sobre el teletrabajo que se ha comprometido a aprobar el Ministerio de Trabajo, que de hecho ya ha iniciado sus primeros trámites. La organización sindical exige que la ley sea explícita en la obligación de la empresa de proveer de los medios de trabajo al empleado cuando opere a distancia. "Equipos informáticos, conexión y demás equipamiento debe correr a cargo de la empresa ex lege", indica el sindicato, es decir, por disposición de la propia ley.

El sindicato considera muy importante que la nueva legislación sea concreta y obligue a la empresa a asumir los costes de las herramientas de trabajo (entre las que pone especial acento en los medios informáticos), así como los asociados a su mantenimiento. "La ley debe ser explícita en este sentido sin perjuicio del desarrollo por la negociación colectiva", recoge el documento de propuestas que han presentado esta mañana, el secretario de política sindical de UGT, Gonzalo Pino, y el responsable del Servicio Confederal de Estudios del sindicato, Luis Pérez Capitán.

Pino ha explicado que la irrupción del teletrabajo debido a la pandemia, que apenas estaba extendido en España, ha provocado que en general los trabajadores hayan asumido muchos costes laborales por sus propios medios. En opinión del sindicato, la legislación debe evitar que esta situación fruto de la improvisación por la emergencia sanitaria se convierta finalmente en la norma en la aplicación del trabajo a distancia.

Además de las herramientas de trabajo imprescindibles, UGT reclama que la norma recoja también que la empresa "tiene que compensar económicamente al trabajador por los gastos que le genera el trabajo en casa", como la luz "e incluso parte del alquiler", ha afirmado Gonzalo Pino. "Esto lo tiene que hacer cubriendo estos gastos, unos de manera mensual y otros a una cantidad única y tasada (mesa, silla etc.)", plasma el documento de propuestas.

El sindicato recuerda que el teletrabajo supone ahorro de costes para la empresa, como los complementos por transporte y comida, y la reducción en el consumo de luz y agua, entre otros. Ayer el presidente de la patronal CEOE, Antonio Garamendi, consideró que ahora "no es el momento" de regular cuestiones como el teletrabajo y los reglamentos de igualdad laboral, porque en su opinión hay que centrarse solo en la emergencia sanitaria.

Cuatro días máximos de teletrabajo

La organización considera también que la regulación debe establecer tiempos mínimos y máximos dedicados al trabajo a distancia. Para UGT, el máximo no debería superar los cuatro días a la semana. Gonzalo Pino ha explicado que el objetivo del sindicato y otras organizaciones europeas es avanzar a las jornadas laborales de cuatro días a la semana, por lo que en su opinión sería conveniente fijar ya ese tope de jornadas de teletrabajo.

Para evitar los excesos de jornada, el sindicato apuesta por que "el desarrollo expreso del derecho a la desconexión digital y el registro de jornada para esta forma de organizar el trabajo" en la nueva legislación.

Otra de las propuestas en la que más ha insistido Pino consiste en obligar por ley a las compañías a "elaborar y aplicar un plan de teletrabajo, previa negociación y

acuerdo con los representantes de los trabajadores". El objetivo es evitar que el trabajo a distancia acabe siendo una medida unilateral aplicada por los empresarios, ha explicado el secretario de política sindical.

La igualdad también debe atravesar la nueva legislación, para que "no vaya a ser que se piense que el teletrabajo es el idóneo para la mujer, para que vuelva al hogar, se ocupe de los niños y de los mayores dependientes", ha advertido Pino. El sindicato pide a trabajo que incluya una perspectiva de género en la elaboración de la norma, que apuesten por la corresponsabilidad de los cuidados, aunque sin propuestas concretas al respecto.

El alto cargo de UGT también ha manifestado su malestar con el Ministerio de Trabajo, y en concreto con la ministra Yolanda Díaz, porque consideran que no está respetando el diálogo social en la elaboración del nuevo proyecto de ley. UGT afea a Trabajo que aún no se haya reunido con los agentes sociales para elaborar el borrador de la legislación y haya abierto la consulta pública para recabar propuestas al respecto.

Fuentes del Ministerio de Trabajo sostiene que se avisó a los sindicatos y a la patronal de la apertura de la consulta pública, un trámite obligatorio, y que aún no existe un borrador de la norma. Desde CCOO indican a eldiario.es que la consulta pública permite recibir aportaciones para luego elaborar el proyecto de ley, "por tanto no hay textos, cuando estos estén, el compromiso del Gobierno es llevarlos a la mesa de diálogo social", indican en el sindicato.

Etiquetas
Publicado el
10 de junio de 2020 - 12:25 h

Descubre nuestras apps

stats