Los cinco pilares de una digitalización inclusiva y sostenible

Imagen que muestra una red de comunicaciones.

P. Pérez

Fue el 19 de abril de 1924 cuando se creó Telefónica, y la compañía cumple casi 100 años con la voluntad, la motivación y la idea de mantenerse, otro siglo más, como la gran empresa que ha sido y es. No es decir poco, los tiempos han cambiado, y la tecnología avanza cada vez más rápido. Por esa razón, Telefónica presentó en noviembre de 2019 su plan estratégico. “Nos corresponde diseñar una compañía para los próximos 100 años. Una compañía ambiciosa, llena de oportunidades, responsable y sostenible. Lo mejor para afrontar esta revolución que tantas oportunidades e incertidumbres plantea. Nos corresponde imaginarla, diseñar y construir, como otros hicieron antes que nosotros. Y lo hemos hecho. La hemos imaginado, la hemos diseñado y queremos empezar a construir el camino hacia ella”, explicaba entonces el presidente ejecutivo de la compañía, José María Álvarez-Pallete.

Para afrontar este reto, la compañía dispuso ese plan en torno a tres ejes principales: trabajar en mercados donde pueda ser relevante, impulsar las oportunidades de mayor potencial de crecimiento e incrementar la agilidad para mejorar la eficiencia. Y para centrarse en estos ejes, Telefónica ha establecido cinco pilares que le permitirán un proceso de digitalización inclusiva y sostenible. 

En primer lugar, Telefónica decidió centrar el foco en España, Brasil, Alemania y Reino Unido, que pasan a ser los mercados clave en los que puede aportar un valor diferencial y crecer de forma sostenible. En segundo lugar, la compañía anunció el spin-off operativo de los negocios de Iberoamérica y de esa forma ramificar la empresa para mejorar resultados en un entorno en el que la tradicional forma de crecer de las empresas ha cambiado. 

En tercer lugar, la multinacional española lanzó Telefónica Infra, con el fin de capturar mejor el valor de las infraestructuras de telecomunicaciones y convertirla en una de las mayores unidades de infraestructuras de comunicaciones del mundo. Y es que una importantísima cantidad del despliegue de fibra óptica en España se ha debido a Telefónica. Gracias a ella, el país tiene un 2% más de instalaciones conectadas con fibra el conjunto de las cuatro grandes principales potencias económicas de Europa (Francia, Alemania, Italia y el Reino Unido). Entre sus compromisos, la multinacional quiere hacer llegar la fibra a todos los rincones de España en 2025 

En cuarto lugar, con el lanzamiento de Telefónica Tech, la multinacional espera generar más de 2000 millones de ingresos adicionales para 2022, dando soporte B2B (Business to Business) a empresas que estén llevando a cabo un proceso de digitalización. Telefónica Tech podrá dar servicios de gestión y ciberseguridad de forma centralizada. Esta nueva rama permitirá, además, contribuir a la digitalización con una nueva y amplia gama de soluciones y servicios de valor añadido en ciberseguridad, cloud y big data e IoT. Por último, la empresa española planea evolucionar el modelo operativo para ganar agilidad, acelerar la ejecución y maximizar así las sinergias entre todas las unidades de que la componen.

Un red 5G para llegar a todos 

Y es que la misión de la compañía sigue siendo unirnos a todos en un mundo más conectado. Esto, precisamente, va de la mano con su compromiso de servir a las sociedades de los mercados en los que opera, con el reto de ofrecer un mejor servicio dentro del marco de una digitalización justa, inclusiva y sostenible. Poniendo el foco en las personas, en su futuro y en la sostenibilidad, Telefónica quiere avanzar en la digitalización con unos valores sólidos y responsables. Y dentro de ese avance, se ha comprometido a llevar el 5G al 75% del territorio español para final de 2020. La compañía afianza así su liderazgo en conectividad. 

“Un 5G para todos, sin excepciones, en todas las Comunidades Autónomas”, señaló Álvarez-Pallete cuando se anunció el encendido de la red. Telefónica quiere ayudar así a que las zonas más rurales del país dejen de estar abandonadas, y llegue a ellas la conexión más rápida, dando pie a una futura repoblación que ponga fin a la llamada España vacía.  Y además, “con este impulso, Telefónica acelera la digitalización de las empresas, de las pymes, de las Administraciones Públicas y de los ciudadanos”.

Con la sustitución de los cables de cobre en estas nuevas líneas más rápidas, la empresa se asegura cumplir el objetivo de cero emisiones netas que se ha planteado para 2025.  Y es que Telefónica es líder en instalación de fibra óptica con 133,1 millones de unidades inmobiliarias pasadas. Un inmenso despliegue de cerca de 1,6 millones de kilómetros de fibra para sustituir al viejo cobre.

Etiquetas
Publicado el
17 de noviembre de 2020 - 05:00 h

Descubre nuestras apps

stats