eldiario.es

9

EXTREMADURA

Empresas del vino europeas y americanas piden a sus políticos que dejen la guerra de aranceles

Algunos vinos europeos pagan un 25% de impuesto por entrar en Estados Unidos

C-LM, con 170 millones de litros, marcó "en gran medida" el crecimiento de las exportaciones de vino en 2019, según OEMV

Empresas del sector del vino de la Unión Europea (UE) y Estados Unidos han realizado un llamamiento conjunto contra la imposición de aranceles y han instado tanto a los gobiernos europeos como a la administración Trump a dejar a este producto fuera de sus disputas comerciales.

La petición ha sido firmada tanto por el Comité Europeo de Empresas de Vino (CEEV) como por el Instituto del Vino estadounidense, con más de un millar de socios entre bodegas y firmas comerciales.

El comunicado conjunto se produce en un contexto marcado por los aranceles que gravan con un impuesto extra del 25 % las exportaciones de vino de algunos países europeos a EE.UU., en vigor desde hace tres meses.

Además, el Gobierno de Donald Trump revisa estos días la posibilidad de ampliar estas medidas de carácter fiscal en el marco del conflicto por las ayudas públicas europeas concedidas al consorcio aeronáutico Airbus, disputa en la que la Organización Mundial del Comercio (OMC) ha dado la razón al país norteamericano y le ha autorizado a imponer sanciones.

"La histórica alianza comercial entre los sectores del vino de la UE y de los EE.UU. es importante para la prosperidad de nuestro sector y debe ser preservada y respaldada. Nuestra relación comercial es la de mayor volumen del mundo y un factor clave para el crecimiento de las exportaciones", han defendido en el comunicado.

Beneficio mutuo

Los firmantes han reclamado "la eliminación de todos los aranceles sobre el vino" y han recordado que tradicionalmente los exportadores de este producto tanto en Estados Unidos como la UE han "gozado" de impuestos bajos en ambos mercados.

"Esta facilidad de acceso a los mercados ha beneficiado significativamente a las dos partes, dando como resultado un aumento del empleo y de la inversión, así como una mayor y más amplia oferta para los consumidores", han incidido.

El CEEV -al que pertenece la Federación Española del Vino- y el Instituto del Vino estadounidense han apuntado que los aranceles "aumentan los costes y actúan como impuestos adicionales que los consumidores y las empresas estadounidenses y europeas pagan en cada eslabón de la cadena de valor", por lo que su imposición como represalia "crea incertidumbre económica y resulta en despidos, inversiones diferidas y aumentos de precios".

Han señalado, asimismo, que entre los perjudicados por este tipo de medidas fiscales no sólo están las bodegas, sino también los viticultores, los importadores y exportadores, los distribuidores, el comercio minorista y la hostelería.

La patronal española ya ha advertido de las pérdidas que acarrean estos aranceles para las compañías del sector en el ámbito nacional, ya que Estados Unidos es el tercer destino en valor más importante para sus exportaciones.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha