eldiario.es

9
Menú

EXTREMADURA

“Rescatar un perro de la calle, sin hacer nada más, es fomentar el abandono”

La Asociación en Defensa de los Animales de Badajoz ADANA apuesta por trabajar el abandono desde la educación y por denunciar todos los casos

Destacan que es un delito que tiene que constar en las estadísticas, "las autoridades tienen que conocer la realidad y los ciudadanos se la tenemos que enseñar"

Acaban de ganar un juicio en el que un hombre ha sido condenado por abandono animal por la vía penal. Aplauden que comiencen a salir sentencias que condenan por vía penal el maltrato 

- PUBLICIDAD -
Dos galgos abandonados tras la época de caza son atendidos por la Asociación Animales Maltratados de Extremadura

Los abandonos son frecuentes en la región y los animales más abandonados siguen siendo los perros. No solo de caza, sino en general. Rescatarlos de la calle sin hacer nada más puede que no sea la solución.

“Al revés, es una llamada a que se abandonen más. Las asociaciones que nos dedicamos a esto tenemos que tener conciencia de que rescatar un perro de la calle, sin hacer nada más, es fomentarlo”. Así lo señala la  Asociación en Defensa de los Animales de Badajoz ADANA, que aboga por ahondar en la raíz del problema.

Perreras municipales y refugios están al límite de su capacidad y los abandonos, además de evidenciar una falta de responsabilidad de los dueños de los animales, reflejan una permisividad social. Abogan por trabajar desde la educación. Hacer consciente a la infancia de la empatía y el respeto a los seres vivos. "Porque educando a un niño se evitará el futuro maltrato o abandono".

También es esencial un gesto que cada vez más frecuente entre la ciudadanía: la denuncia. La protectora tiene una veintena de avisos de abandono al día e insta a denunciar cualquier situación, incluidos los animales sin chip. “Al igual que cuando te roban un bolso por la calle acudes a la comisaría hay que denunciar cualquier abandono. Tiene que constar en las estadísticas, las autoridades tienen que conocer la realidad y los ciudadanos se la tenemos que enseñar”, señala María desde ADANA.

Abandonar un  animal es un delito  que puede ser castigado con una pena de multa de tres a seis meses, y la inhabilitación especial de tres meses a un año. Defienden la denuncia como una herramienta que haga reaccionar a las autoridades. Para que asuman sus competencias y se hagan cargo de todos los animales que están abandonados en las calles, como recoge la ley.

"Ha habido un cambio de conciencia muy grande a nivel ciudadano. Ven estas cosas y las denuncian. No miran para otro lado y siguen andando. Hay miles de perros abandonados, es cierto, pero ya hay gente que no mira para otro lado", señala desde la protectora pacense María Manglano.

Defiende que para acabar con el maltrato animal también es necesaria una mayor conciencia social en su conjunto. Hay que mostrar los derechos que protegen a los animales que conviven con nosotros. También fomentar campañas de esterilización, "porque los mayores casos de abandono son las camadas no deseadas".

Cachorro abandonado en una perrera valenciana.

Cachorro abandonado en una perrera

Un cambio desde la justicia

La sociedad avanza, aunque lenta, y los cambios se están notando en el seno de la justicia. Antes las denuncias eran archivadas en su mayoría, mientras que ahora, "en vez de archivarse nueve de diez, salen adelante la mitad de ellas".

ADANA acaba de ganar un juicio en el que un hombre ha sido condenado por un delito de abandono animal. Al propietario de una galga rescatada al borde de la muerte se le ha impuesto una condena de tres meses de prisión (270 euros de multa). También debe pagar los gastos veterinarios que asumió la protectora para salvarla, y que suman 1.000 euros. En el juicio han demostrado que el animal tenías varias fracturas y fue abandonado porque ya no servía para cazar.

Para el colectivo es una victoria y un cambio fundamental. Desde los juzgados salen sentencias que condenan por vía penal el maltrato y el abandono, aunque de momento se les impongan castigos pequeños.

A su juicio es una condena ejemplarizante, un paso más. “La ley determina en estos momentos que el abandono es un delito menor, pero hace tan solo tres años era una falta. Dentro de cinco años igual es un delito grave. Pero estamos ahí, poco a poco, cambiando las conciencias”.

“Para nosotros, que nos han archivado casos mucho más claros que este, es un logro ver que están llegando sentencias condenatorias. Para los que llevamos muchos años luchando es algo estupendo”.

La galga, tras recuperarse gracias al cuidado y el tratamiento veterinario que le dio ADANA

La galga, tras recuperarse gracias al cuidado y el tratamiento veterinario que le dio ADANA

Uno de los problemas a los que se han enfrentado ha sido la falta de empatía por parte de los agentes, que no les recogían en ocasiones las denuncias. “Eso nos obligaba a tener que hablar con los superiores de la Policía y la Guardia Civil, para informarles de que tenemos el derecho de denunciar todo lo que viene recogido en el Código Penal”.

El abandono tiene una peculiaridad, se trata de un delito público. Lo que significa que los agentes de la autoridad tienen que actuar de oficio. “No hace falta que nosotros hagamos la denuncia. Al ser un delito público ellos mismos tendrían que actuar, es un peligro. Nada más hay que ver los accidentes de tráfico que provocan animales abandonados en las carreteras”.

El caso de la galga

La sentencia afecta a una galga de Badajoz que fue encontrada en una zona marginal de la ciudad en un estado lamentable. Pesaba 13 kilos, cuando el peso actual de 27, y estuvo echando parásitos internos durante 20 días.

Cuando la rescataron estaba metida en un recinto abandonado, con un colchón y una lata de agua en estado de putrefacción. Pese a todo se levantaba, daba una vuelta alrededor del recinto y se volvía a dormir, algo que fue fundamental para demostrar que era su hogar.  En la denuncia han sido muy importantes las declaraciones de una testigo y los informes veterinarios realizados, que mostraban la gravedad del abandono.

Presentaba varias fracturas incompatibles con la caza, y aunque el dueño alegó que la tenía como animal de compañía, el Registro de Identificación de Animales de Extremadura (Riace) demostró que era una galga de caza, y que se deshizo de ella porque no le valía.

¿Quién tiene que hacerse cargo de los animales?

La Asociación en Defensa de los Animales de Badajoz insiste en que el abandono es responsabilidad de las administraciones. Quien tiene que hacerse cargo son los ayuntamientos, tal como viene marcado en la ley, no las protectoras de animales o la ciudadanía.

“Como no se pueden hacer cargo de la barbaridad de animales abandonados, pues no se hacen cargo. Llamas a la Policía Local diciendo que tienes un perro en la calle y te dicen que lo dejes allí”. “Es ilegal que un policía te diga que dejes a un perro en la calle, porque también se trata de seguridad ciudadana y has intentado ayudar a un animal. Si no pueden hacerse cargo de todo el abandono animal, tendrán que irse a las bases de abandono, que pasa por la educación, concienciación, hacer cumplir las leyes y las reglas...”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha