Blanco confirma que aspirará a continuar al frente de EA y los críticos siguen sin candidato aún

La secretaria general de EA, Eva Blanco

A 48 horas del decisivo congreso para el futuro de EA, el partido fundado en 1986 como escisión del PNV y que ahora está integrado en EH Bildu, la actual secretaria general, Eva Blanco, ha confirmado en Euskadi Irratia que optará a liderar al partido desde la premisa de defender el actual modelo de confluencia con Sortu, Alternatiba y otros independientes frente a la mayor autonomía para la marca que propugna el sector crítico. Las fuerzas parecen muy parejas en puertas de las votaciones. En todo caso, los contrarios a la línea de Blanco aún no han confirmado quién será su aspirante, aunque en 2019 compitió contra Blanco en las primarias Maiorga Ramírez, su principal referente.

Los críticos de EA ven un congreso con "muy profundas irregularidades" y la dirección promete "todas las garantías"

Los críticos de EA ven un congreso con "muy profundas irregularidades" y la dirección promete "todas las garantías"

Precisamente esas primarias son parte importante de la pugna entre sectores. Blanco fue proclamada tras la exclusión de Ramírez por no alcanzar un mínimo de avales, pero una sentencia ha considerado ilegal esa decisión porque se vulneró el derecho de participación política de quien también es parlamentario en Navarra. También en 2017, en aquella ocasión en un congreso, los críticos se quedaron a apenas un puñado de compromisarios de alcanzar la secretaría general. La candidata ha quitado hierro a que pese sobre Ramírez y otros dirigentes del sector rival una suspensión por cuatro años que se hará efectiva al día siguiente de que finalice el congreso, el lunes 21. Ha dado a entender que, si ganan, podrán enmendar estas medidas disciplinarios y que igualmente tienen la posibilidad para presentar alegaciones. Ha retado también a los críticos a que acepten el resultado porque -ha querido insistir ante las dudas esgrimidas- se celebrará “con todas las garantías” hasta el punto de que “se ha hecho una prueba” del sistema telemático que se usará para las votaciones.

“No me han quitado la ilusión”, ha asegurado Blanco, que ha adelantado que estará rodeada en la plancha congresual “de un equipo increíble” cuyos nombres no ha detallado. Se ha propuesto “limpiar el nombre del partido” tras unos años de enorme convulsión y ha insistido en defender una “EH Bildu fuerte” y no romper las alianzas tejidas desde que en 2011 se quedó esta fórmula entonces como Bildu y luego como Amaiur. Sin embargo, los críticos cuentan con el apoyo del primer lehendakari y fundador de EA, Carlos Garaikoetxea. Blanco ha dicho que “respeta” la figura del veterano dirigente, pero ha opinado que “no es bueno que se posicione por un lado”. “Sería el más apropiado para ponerse en el medio y coser el partido. Tendría que estar por encima de esto”, ha insistido la dirigente de EA.

Blanco ha recalcado que tan o más importante que los nombres que lideran el partido es el proyecto político que salga de él. Los críticos han presentado una ponencia política, adelantada por este periódico, que supondría un giro de 180 grados en la configuración actual de EA y, por extensión, de todo EH Bildu. Plantean un proyecto “independiente” y que se exploren alianzas electorales “concretas” en contraposición al sistema actual de funcionamiento único, sin cuotas de los partidos fundadores. Demandan más portavocías, más cargos y más voz y entienden que Sortu ha fagocitado a EA tanto en estructuras como en línea política.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats