Euskadi Blogs y opinión

Sobre este blog

En este espacio se cuentan 27 historias de personas que han sido o siguen siendo usuarias de los servicios públicos forales encargados de favorecer la inclusión social de la Diputación de Bizkaia. Los testimonios figuran en un libro editado por el Departamento Foral de Empleo, Inclusión Social e Igualdad de la Diputación. Conviene asomarse a estas historias de vida de tanta gente que se queda en las orillas de una sociedad que va demasiado deprisa y mira pocas veces hacia quienes deja a sus costados. Los testimonios han sido transcritos con austeridad narrativa, tratando de respetar su tono. Se han respetado también algunas expresiones de jerga que utilizaron mientras se animaban, hacían chistes de su vida, miraban al techo o se emocionaban al borde de la lágrima. El objetivo de la obra es ofrecer ejemplos del destino que se da al dinero público y los efectos beneficiosos que esta inversión tiene en las personas de nuestro territorio, personas que se encuentran en alto grado de vulnerabilidad social.

Tenía trabajo y todo, pero lo perdí

La exclusión social va en aumento

0

Koldo

52 años. Bilbao

Yo vivía con mi familia. Todo normal. Mi padre era trabador de la metalúrgica en Erandio. Empecé a fumar porros con trece o catorce años y heroína y cocaína empezaría con dieciocho, diecinueve. Allí surgió el problema.

La mili la hice en Estella, en cazadores de montaña. Aguantábamos en el monte hasta 20 grados bajo cero. Nos pilló un invierno durísimo que nevó hasta en Bilbao. Cuando venía a Bilbao sí consumía, pero allí no había droga.

Mi familia al principio me aguantaba. Sobre todo mi madre. Volvía y tenía la puerta abierta. Aunque he sido la oveja negra de la familia y veían mal que me drogara, mis hermanos, que son deportistas y ni fuman, ni beben ni han tomado drogas... siempre me han respetado un poco porque, como soy el mayor, era el que les cuidaba de pequeños.

Sin trabajo

Yo tenía trabajo y todo, pero lo perdí. Entonces se me dio un vuelco la cabeza y... empecé a consumir más y más todavía. A los 25 años me dio un brote psicótico porque consumía drogas y también estimulantes. Me ingresaron en Escuza y me dijeron que tenía esquizofrenia paranoide y también VIH, que me quedaban tres meses de vida. Tuve suerte que llegó la medicación antiretroviral. Ahora que tomo la medicación bien, je je, me dicen los médicos que me voy a morir de viejo.

En el último ingreso en Zamudio estaba descontrolado, llevaba una vida totalmente desorganizada, hará  de  eso cinco años: comía cuando quería, dormía a mi bola, consumía, dejaba de tomar la medicación... Allí me comentó una asistenta social cual era mi problema: las drogas, sobre todo. Que iría  a Bizitegi, que me iba a ir bien, me dijo. Yo para entonces ya sabía que la droga era un problema pero no creía que fuese el problema principal de mi vida. Allí me di cuenta de que sí, a cuenta de los profesionales que me atendieron. Entonces supe que tenía que parar.

La vida recuperada

Llevo ya dos años y medio sin consumir. Ahora mi vida está organizada, hago las labores de casa, cocino... Vivo con mi aita que tiene 80 años. Mi ama tiene ELA y está en una residencia. Con mi aita me llevo bien y entre los dos salimos adelante. Me llevo bien ahora con toda la familia. Con mis cuñadas perfectamente y la esquizofrenia la tengo totalmente controlada con la medicación que no dejo de tomar.

Ahora me veo como un adolescente. Me gustaría encontrar un trabajo. Hice FP mecánica, aunque tendría que reciclarme totalmente y ahora estoy haciendo cursos de Lanbide, sobre todo de informática.

Koldo

52  urte. Bilbao

Familiarekin bizi nintzen. Dena normal. Aita metalgintzako langilea zen, Erandion. Ni po- rroak erretzen hasi nintzen hamahiru edo hamalau urterekin, eta heroina eta kokainarekin hemezort- zi-hemeretzi urterekin. Orduan hasi zen arazoa.

Lizarran egin nuen soldadutza, mendiko ehiztarietan. Mendian, zero azpiko 20 graduraino aguantatzen genuen. Oso negu gogorra izan genuen; Bilbon bertan ere egin zuen elurra. Bilbora etortzean, bai, kontsumitzen nuen; baina han ez zegoen drogarik. Familiak hasieran jasaten ninduen. Amak, batez ere. Itzultzen nintzenean, atea zabalik neukan. Familiako ardi beltza izan eta drogatzea gaizki ikusten bazuten ere, anaiek beti errespetatu naute apur batean, nahiz eta haiek kirolariak diren eta ez duten erretzen eta ez duten drogarik hartu: ni helduena naiz, eta txikitan zaintzen nituen.

Lanik gabe

Lana eta guzti neukan, baina galdu egin nuen. Orduan, buruan zerbait irauli zitzaidan edo… eta hasi nintzen gehiago eta gehiago kontsumitzen. 25 urte nituela, agerraldi psikotiko bat eduki nuen, drogak eta estimulatzai- leak kontsumitzeagatik. Escuzan sartu ninduten, eta esan zidaten eskizofre- nia paranoidea nuela, eta GIB ere bai; bizitzeko hiru hilabete geratzen zitzaizkidala. Zortea izan nuen: erretro- birusen kontrako medikazio iritsi zen. Orain medikazioa ondo hartzen dut, eta medikuek, kar-kar, esaten didate zaharraren zaharrez hilko naizela.

Zamudion ospitaleratu ninduten azken aldian, kontrola galduta negoen, bizimodu guztiz nahaspilatua nuen; duela bost bat urte izan zen; nahi nuenean jaten nuen, nahi adina eta nahi nue- nean lo egin, kontsumitu, medikazioa hartzeari utzi… Han gizarte-lagunt- zaile batek komentatu zidan zein zen nire arazoa: drogak, batez ere. Bizite- gira joateko, ondo etorriko zitzaidala esan zidan. Ordurako banekien droga arazoa zela, baina ez nuen uste nire bizitzako arazorik handiena zenik. Han konturatu nintzen baietz, artatu nin- duten profesionalen laguntzaz. Ordu- na jakin nuen gelditu beharra nuela.

Bizitza errekuperatuta

Bi urte eta erdi daramatzat kontsumitu gabe. Orain bizitza antolatuta daukat; etxeko lanak egiten ditut, janaria prestatu… 80 urteko gure aita- rekin bizi naiz. Amak alboko esklerosi amiotrofikoa du, eta egoitza batean dago. Aitarekin ondo moldatzen naiz, eta bion artean aurrera egiten dugu. Orain,  ondo  moldatzen   naiz   familia  osoarekin.  Koinatekin  primeran, eta eskizofrenia guztiz kontrolpean daukat medikazioarekin, eta ez diot hura hartzeari uzten.

Orain,   nerabea   banintz   bezala   sentitzen naiz. Lana aurkitu nahi nuke. Lanbide Heziketan mekanika egin nuen, baina guztiz eguneratu beharko nuke, eta orain Lanbideko ikastaroak egiten ari naiz, informatikakoak, batez ere.

Sobre este blog

En este espacio se cuentan 27 historias de personas que han sido o siguen siendo usuarias de los servicios públicos forales encargados de favorecer la inclusión social de la Diputación de Bizkaia. Los testimonios figuran en un libro editado por el Departamento Foral de Empleo, Inclusión Social e Igualdad de la Diputación. Conviene asomarse a estas historias de vida de tanta gente que se queda en las orillas de una sociedad que va demasiado deprisa y mira pocas veces hacia quienes deja a sus costados. Los testimonios han sido transcritos con austeridad narrativa, tratando de respetar su tono. Se han respetado también algunas expresiones de jerga que utilizaron mientras se animaban, hacían chistes de su vida, miraban al techo o se emocionaban al borde de la lágrima. El objetivo de la obra es ofrecer ejemplos del destino que se da al dinero público y los efectos beneficiosos que esta inversión tiene en las personas de nuestro territorio, personas que se encuentran en alto grado de vulnerabilidad social.

    Autores

Publicado el
7 de julio de 2020 - 08:38 h

Descubre nuestras apps

stats