La portada de mañana
Acceder
La tensión sobre Ucrania se desboca y alimenta una escalada militar
Cuando Hitler y Franco fracasaron en su intento de cazar al primer lehendakari
Opinión - 'La grandilocuencia en política', por Esther Palomera
Sobre este blog

Viento del Norte es el contenedor de opinión de elDiario.es/Euskadi. En este espacio caben las opiniones y noticias de todos los ángulos y prismas de una sociedad compleja e interesante. Opinión, bien diferenciada de la información, para conocer las claves de un presente que está en continuo cambio.

La sangre como mérito en la universidad

La UPV permite finalmente que el etarra Abetxuko dé una charla pese a las críticas de "indignidad" de las víctimas

Las calles de Euskadi se llenarían de gente protestando. Todos los partidos sin excepción enviarían a portavoces. Gobierno municipal, autonómico y nacional exigirían firmeza, entonarían reproches y hasta animarían a secundar las protestas. También se alzarían organizaciones de defensa de los derechos humanos. De aquí y del panorama internacional. Si un violador confeso y orgulloso de serlo cumpliese su pena en prisión y al salir de la cárcel una universidad pública le convirtiese en testimonio de autoridad y le abriese las puertas de un aulario para que diese una conferencia sobre cualquier cosa, cualquiera, las calles de Euskadi se llenarían de gente protestando. Pero cuando el ensalzado es un miembro de ETA todo cambia.

Todo cambia cuando el enaltecido es Juan José Ramón López de Abetxuco, responsable de que ETA asesinase a tiros en Vitoria a Jesús Velasco cuando este llevaba a Begoña e Inés, dos de sus cuatro hijas, de 16 y 12 años, al colegio. Fue asesinado delante de las niñas. Todo cambia cuando el entronizado es Juan José Ramón López de Abetxuco, responsable de que ETA asesinase en Vitoria a Eugenio Lázaro de un tiro en la nuca. Todo cambia y la Universidad del País Vasco, la universidad de todos los vascos, cede sus instalaciones en Vitoria –sí, en Vitoria– para que estas sean utilizadas como trono y tribuna desde la que exhibir a etarras orgullosos de serlo ante decenas de jóvenes; jóvenes a los que la universidad empuja a la radicalización acercándoles a verdaderos indigentes morales y presentándoles como ejemplos de lucha.

López de Abetxuko se personó en la Universidad del País Vasco para hablar de las condiciones de los presos enfermos porque la universidad debió pensar que no hay testimonio de autoridad mejor para dar una conferencia al respecto. Porque su dilatado currículo de etarra probablemente le encumbre frente a doctores, médicos, enfermeros, abogados o expertos en la defensa de los derechos humanos. Habrá quien alegue que el ex recluso orgulloso de su militancia en ETA ya ha cumplido su pena y que la legalidad le ampara; pero me permito el humilde lujo de dudar si esa argumentación se sostendría sustituyendo de la ecuación a un etarra por un condenado del GAL o de la Triple A; por el autor del crimen de Alcácer o la asesina del niño Gabriel Cruz.

López de Abetxuko no compareció solo en la UPV frente a decenas de jóvenes. Le acompañó Txema Matanzas, condenado en calidad de dirigente de ETA que cumplió por ello diez años de prisión y que, como abogado de Gestoras Pro Amnistía, contribuyó a mantener la férrea disciplina del frente de 'makos' de la banda terrorista, un frente aún activo que no permite que los presos de ETA recluidos en prisión inicien el camino de la reinserción y que les niega la posibilidad de renegar de su pasado criminal. O lo que es lo mismo, un frente aún activo que vulnera los derechos humanos de los presos coaccionándoles y amenazándoles incluso con su entorno familiar.

Matanzas salió de prisión en diciembre de 2017. Abetxuko, en julio de 2018. Los dos fueron agasajados a la salida de prisión con homenajes públicos celebrados en la calle por la izquierda abertzale y los dos forman parte de la estrategia de la izquierda abertzale de convertir a militantes de ETA en referentes sociales. Que la izquierda abertzale es una tendencia política antidemocrática que justifica el asesinato de hombres, mujeres y niños es sabido por todo demócrata. Lo que sin embargo estamos empezando a vislumbrar es que entidades como la Universidad del País Vasco están dispuestas no sólo a bailarle el agua a quienes buscan construir una imagen honorable de ETA, sino que prevén hacerlo sin disimular y pese al prejuicio que ello pueda causar a las nuevas generaciones de vascos. Se justifica la UPV en la legalidad, pero olvida que cuando la intolerancia nos interpela, y el mayor exponente de intolerancia es el asesinato y la disculpa del asesinato selectivo, la parcialidad no es una virtud, sino una afrenta a la dignidad de todos los vascos.

Mientras tanto, todo esto sucede, cómo no, ante la mirada impávida y distante del Gobierno vasco de PNV y PSE y del nacionalismo vasco liderado por el PNV, supuestamente crítico con la humillación a las víctimas y amigo del alma de Bildu, de la izquierda abertzale, con la que aspira a construir de la mano la Euskadi del futuro, esa en la que la sangre derramada será un mérito que legitimará para dar conferencias en la universidad.

*Amaya Fernández es secretaria general del PP vasco

Sobre este blog

Viento del Norte es el contenedor de opinión de elDiario.es/Euskadi. En este espacio caben las opiniones y noticias de todos los ángulos y prismas de una sociedad compleja e interesante. Opinión, bien diferenciada de la información, para conocer las claves de un presente que está en continuo cambio.

    Autores

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats