Las cineastas tildan el Premio Donostia a Johnny Depp de error “ético” por las acusaciones de maltrato a su exmujer

Johnny Depp durante la rueda de prensa de presentación de la película "Crock of gold: A few rounds with Shane MacGowan", que compitió en la sección oficial de la 68.ª edición del Festival de Cine de San Sebastián

La decisión del Festival de Cine de San Sebastián de otorgarle el Premio Donostia de esta sexagésima novena edición a Johnny Depp ha desatado una oleada de críticas por parte de mujeres cineastas y profesionales del cine, que lo consideran un “error” ético tras las acusaciones de maltrato de su exmujer. La Asociación de Mujeres Cineastas y Medios Audiovisuales CIMA ha criticado a la dirección del festival, que a su vez se escuda en que el premio es la forma de reconocer la carrera del artista y no “juzgar las conductas”.

El actor se encuentra inmerso en varios procesos judiciales en relación a la acusación de su exmujer, Amber Heard, de haberla agredido física y verbalmente, por la cual obtuvo una orden de alejamiento temporal. Por ello, CIMA ha señalado que galardonar a Depp con el Premio Donostia, que el propio festival define como un premio “que reconoce la extraordinaria aportación al mundo del cine de grandes figuras que quedarán para siempre en su historia”, es un “error desde el punto de vista ético”. Así, han matizado que su postura se basa en su condición de“mujeres y como ciudadanas de un país al que el Festival de Cine de San Sebastián representa en numerosos foros internacionales”.

El Zinemaldia ha decidido premiar a Depp por ser “uno de los actores más talentosos y versátiles de la cinematografía contemporánea”. El actor ha sido nominado tres veces a los Oscar y ha obtenido un Globo de Oro, entre otras distinciones. Sin embargo, la asociación de cineastas ha subrayado que el Premio Donostia es un reconocimiento “a toda una vida dedicada al cine” que cuenta con un elemento de “ejemplaridad”. Por ello, asegura que al obsequiar con el premio a un profesional del mundo se lo reconoce ser un modelo para el sector, “la gente que representa lo mejor” de la profesión.

La asociación ha puesto en duda la decisión del Zinemaldia, que firmó en 2018 la Carta por la Paridad y la Inclusión de las Mujeres en el Cine impulsada por CIMA por la que se comprometió a “no discriminar a las mujeres”. Por eso, se preguntan si con el premio el festival quiere dar a entender que “las acusaciones de una mujer no son creíbles” o si “no importa” lo que los actores y las actrices hagan en su vida privada porque “solo interesa lo que se muestra en pantalla”. También si el arte está “por encima del bien y del mal” o es un tema de intereses económicos de la industria. Así, ha querido incidir en que “la igualdad de las mujeres no se consigue con una firma sino con aquellas decisiones éticas que nos definen día a día”.

El Festival de Cine de San Sebastián ha respondido este miércoles a las críticas de CIMA. Su director, José Luis Rebordinos, se ha escudado en que las razones por las que se ha elegido a Depp “están en su filmografía”. “La función de un festival de cine no es juzgar las conductas de los miembros de la industria cinematográfica”, ha manifestado Rebordinos y ha añadido que la función del Zinemaldia es “seleccionar las películas más relevantes e interesantes del año y reconocer a aquellas personas que han hecho una aportación extraordinaria al arte cinematográfico”. “El Premio Donostia a Johnny Depp es nuestro reconocimiento a un gran actor, un hombre de cine con una importante carrera, que nos visitó el año pasado en su calidad de productor de la película 'Crock of Gold: A Few Rounds whit Shane Macgowan', de Julien Temple, que ganó el Premio Especial del Jurado”, ha insistido.

Esta no es la primera polémica que han creado las decisiones del Festival de Cine de San Sebastián este año. Ya en junio, el Zinemaldia anunció que desde esta sexagésima novena edición se suprimirá la distinción de género en los premios de mejor actuación protagonista y mejor actuación de reparto, para “seguir evolucionando y ayudando a construir una sociedad más justa e igualitaria”. A partir de ahora, el jurado trabajará por distinguir entre una buena y una mala actuación, con la “convicción de que el género, una construcción social y política” que deja de ser “un criterio de distinción en la actuación”. Además, el director sugirió que con la Concha de Plata a la mejor interpretación, se permitirá acoger dentro del premio a otras identidades que no se adscriben a los géneros masculino o femenino.

El año pasado, “Rifkin's Festival”, la película que Woody Allen rodó en la ciudad durante el verano de 2019, fue la elegida para abrir la sexagésima octava edición del Zinemaldia. El rodaje de la película, y después la decisión del festival, suscitó críticas desde el primer momento, ya que Allen cuenta con denuncias por abusos sexuales de su hija adoptiva y aparece también en el escándalo Weinstein.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats