Los 4.700 vecinos del barrio de Usansolo podrán votar si se separan de Galdakao

Representantes de Usansolo Herria frente a las Juntas Generales de Bizkaia cuando entregaron la memoria en julio de 2021

Usansolo podría convertirse antes de verano en el municipio 113 de Bizkaia y el 252 de Euskadi. Para ello, deberá primar el “sí” entre los vecinos del actual barrio de Galdakao en la consulta popular que el Ayuntamiento prevé convocar para finales de marzo. Además, en el pleno municipal de este jueves, se realizará una votación para aprobar la memoria en la que se detallan las cuestiones económicas, jurídicas y técnicas que conllevaría su desanexión tras ser aprobada por la Comisión Mixta y la Diputación Foral de Bizkaia. Así, el Ayuntamiento pretende dar respuesta a una reivindicación ciudadana que “se viene repitiendo desde hace más de 30 años”.

La asociación electoral Usansolo Herria fue creada en 2011, coincidiendo con las elecciones municipales, para perseguir el objetivo de “aunar fuerzas” y “construir y posicionar” a Usansolo como la localidad 113 de Bizkaia. Sin embargo, el deseo de los usansolotarras de pertenecer a un pueblo independiente viene de mucho antes. Como indica la asociación en un comunicado, en la década de los 90 los vecinos anunciaron que compartían “los derechos y la voluntad de ser pueblo como cualquier otro municipio”. “Fuimos un pueblo pequeño, pero a medida que han ido pasando los años, ahora alrededor de 5.000 usansolotarras vivimos aquí. A pesar de que Usansolo ha ido extendiéndose y ampliándose siempre hemos sentido y guardado las ganas y pasión por ser un pueblo”, señala el manifiesto. El trabajo realizado durante aquellos años dejó, asegura la asociación, “sentimientos y raíces” que aún a día de hoy siguen presentes, por lo que los vecinos se propusieron recuperar el proceso de desanexión. En las elecciones de 2011 Usansolo Herria consiguió dos concejales que mantiene en la legislatura actual en el Ayuntamiento de Galdakao.

La plataforma se reunió en julio de 2021 con los representantes de los grupos políticos de las Juntas Generales de Bizkaia, a quienes entregaron la memoria sobre la segregación de Usansolo y la consulta popular con el objetivo de que la Diputación Foral de Bizkaia la aprobara. En la memoria se hace un análisis sobre cuestiones como “las infraestructuras y los recursos con las que contaría cada municipio, y si los dos serían viables económica y socialmente”. Así, el informe elaborado por la Comisión Mixta, en la que se congregan representantes de Usansolo, Galdakao y la Diputación, concluyó que “no habría consecuencias negativas y que la nueva organización sería viable para los dos municipios”, tal y como recoge el Ayuntamiento de Galdakao. La memoria ha sido aprobada por la Diputación y ahora espera recibir el 'sí' del pleno del Ayuntamiento, que expondrá la votación como el segundo de los puntos del orden del día.

La norma foral 9/2012 de demarcaciones territoriales de Bizkaia dictó en un primer momento que estaba prohibida la división de municipios para crear nuevos ayuntamientos. No obstante, la norma fue modificada en 2015 y se agregó un párrafo al artículo 27 en el que se especifica que está permitido en Bizkaia que parte de una localidad se desanexione para constituir una nueva. “Hemos cumplido nuestra palabra y ponemos en manos de las Juntas Generales un proyecto que sirve a todo el territorio, no solo a Usansolo. Esto es política de verdad: dar soluciones legales a problemas reales”, apuntó el entonces diputado de presidencia y portavoz foral y actual diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria.

La norma foral también sufrió otra modificación. En concreto, el artículo 46 bis recoge la posibilidad de realizar una consulta ciudadana en la que “la ciudadanía que pretende segregarse para constituir un nuevo municipio independiente” manifieste su opinión sobre la alteración del término municipal, si bien no es obligatoria. El Ayuntamiento de Galdakao, aun así, aprobará también durante el pleno de este jueves la consulta, que prevé celebrar antes de que termine el mes de marzo. A palabras de Agustín Aizpuru, concejal de Usansolo Herria, “el equipo de gobierno y, en especial, Usansolo Herria, consideran que el proceso no puede culminar hasta que no se posicione previamente a favor o en contra de la modificación tramitada por los usansolotarras” y ha añadido que es “importante tener su opinión y marcar la voluntad de Usansolo”.

Esta no será la primera vez que Galdakao celebre una consulta ciudadana para conocer el interés de los ciudadanos de Usansolo en pertenecer a un municipio independiente. Ya lo hizo en 2014, cuando todavía la norma foral 9/2012 prohibía la desanexión de parte del municipio para crear un nuevo Ayuntamiento. En aquella consulta sin validez jurídica, en la que tomaron como modelo el referéndum independentista de Escocia, el 90% de los participantes se posicionó a favor de la desanexión de Usansolo —1.964 de los 2.187 votos emitidos—. Tras la nueva consulta prevista para marzo, el Consistorio trasladará los resultados y la memoria de la Comisión Mixta a la Diputación. El departamento foral competente redactará la propuesta y la remitirá a la Comisión Jurídica Asesora, que tendrá que elaborar un dictamen en un plazo “improrrogable” de un mes. Después, la Diputación deberá aprobar el dictamen y enviarlo a las Juntas Generales de Bizkaia, que serán los responsables de resolver la alteración propuesta.

“Antes de verano”

Según ha indicado el Ayuntamiento de Galdakao, se prevé que el proceso finalice “antes de verano”. De esa manera, si ganara el 'sí', Usansolo se convertiría en el municipio 113 de Bizkaia y 252 de Euskadi, tal y como reivindica la asociación electoral Usansolo Herria. “El Ayuntamiento de Galdakao dará así respuesta a una reivindicación que se viene repitiendo desde hace más de 30 años. Escuchará la voz de las y los usansolotarras y concluirá el proceso que establece la Norma Foral para su materialización. Así lo prometió el equipo de gobierno en el punto 72 del Plan de Gobierno, y así lo está haciendo”, se ha congratulado el Consistorio vizcaíno.

El de Usansolo no es el único proceso de segregación que ha presenciado Euskadi. En 2016, la localidad guipuzcoana de Ezkio-Itsaso consiguió dividirse en dos, consituyendo así Itsaso, el municipio 89 del territorio histórico. Sin embargo, a comienzos de 2021 Itxaso volvió a formar parte de la localidad de Ezkio-Itsaso, después de que el Tribunal Superior anulara su desanexión por no llegar al mínimo de 5.000 habitantes que marca la Ley 27/2013 de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local del Gobierno de España. Usansolo tampoco supera esa barrera—tiene 4.678 habitantes—, aunque sí la de 2.500 vecinos que marca la norma foral. Ante esta incógnita, los representantes de Usansolo Herria mostraron en julio confiar en la “voluntad política”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats