Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Los aliados dejan de señalar a Netanyahu por Gaza pero temen su respuesta a Irán
El PP reduce dos puntos su ventaja sobre el PSOE desde enero y Vox adelanta a Sumar
Opinión - El oasis habita hoy en Euskadi. Por Esther Palomera

Euskadi pone coto al juego: un casino por provincia y un máximo de 170 salones de juego y a 150 metros de los colegios

Un salón de juego

Rubén Pereda

0

El Gobierno vasco ha concretado este miércoles el paquete de medidas para redoblar los esfuerzos dirigidos a prevenir el juego patológico. Con una actualización del reglamento que atañe al juego, pretende poner coto a los salones de juego y las casas de apuestas. Así, limitará el número de locales, fijará entre ellos una distancia mínima de medio kilómetro y de 150 metros con respecto a los centros escolares y endurecerá los requerimientos sobre el control de acceso. “Nuestra responsabilidad es darle una dimensión adecuada al juego, que nos permita conciliar esta actividad con la necesaria protección de la salud pública y particularmente de las personas vulnerables”, ha señalado el vicelehendakari y consejero de Seguridad, Josu Erkoreka. Ha destacado que este sector económico genera un valor añadido “que supera los 155 millones de euros” y que emplea a “cerca de 2.500 personas”.

En la actualidad, Euskadi cuenta con un total de 209 salones de juego. Hay uno por cada 10.000 habitantes. Entre los objetivos de la actualización del Reglamento General del Juego de 2016 que ha anunciado este miércoles Erkoreka se encuentra el de reducir ese número hasta los 170. Además, tan solo podrá haber 60 locales de apuestas, frente a los 75 que se permitían hasta ahora. Estas limitaciones a la cantidad de locales también afecta a otros. Así, solo podrá haber catorce bingos, de cuya superficie no se podrá dedicar más de la mitad a la instalación de máquinas de juego; un hipódromo en toda Euskadi, y un total de tres casinos —uno en Álava, otro en Bizkaia y otro en Gipuzkoa—, a los que se les concederá la licencia por concurso. La concesión de nuevas licencias lleva suspendida desde enero de 2020, y la medida se adoptó precisamente a la espera de la reforma de la regulación que ahora ha tomado ya forma.

El Gobierno vasco pretende, asimismo, evitar que haya lugares en los que haya 'aglomeraciones' de salones de juego. Para ello, ha fijado un radio de medio kilómetro entre locales. Y, con el objetivo de alejarlos de los jóvenes, obligará a que los centros de primaria, secundaria y formación profesional no tengan uno a menos de 150 metros. “Tenemos la obligación de evitar que proliferen los efectos perjudiciales que tiene el juego”, ha recordado Erkoreka, que ha emplazado a “todos los actores” a participar de una “férrea lucha contra el juego patológico”. Y es que, en el último año, siete de cada diez personas jugaron o apostaron al menos una vez. Es uno de los datos que se desprende del último informe de 'Prevalencia, hábitos y perfiles de las personas jugadoras en Euskadi', elaborado por el Observatorio Vasco del Juego. Los jóvenes son quienes más tiempo dedican al juego —uno de cada cuatro dedica al juego más de una hora a la semana— y quienes más dinero invierten, con hasta tres de cada centenar de personas de entre 18 y 24 años que gasta más de 100 euros al mes. “Este estrato poblacional [por los jóvenes] proyecta, por una parte, la herencia familiar producto de su socialización, ya que son, en su conjunto, quienes más han visto jugar a familiares durante su infancia y adolescencia, provocando así, probablemente, que sea el colectivo con mayor número de personas que se han iniciado en el juego siendo menor de edad”, abunda el informe.

La nueva normativa también se fija en los controles de acceso, que pretende endurecer. Así, se deberá controlar la entrada al local, aunque sea tan solo a la zona dedicada a la hostelería. De igual manera, los dueños habrán de adaptar los locales en un plazo máximo de nueve meses para que dispongan de los sistemas pertinentes para controlar que no accedan aquellas personas que se han inscrito en alguna de las opciones que se ofrecen para autolimitarse la entrada. Y es precisamente ese punto otro que el Gobierno vasco quiere reforzar. Hasta ahora, solo era posible registrarse en el Registro General de Interdicciones de Acceso al Juego —quien da su nombre ante él pasa a tener prohibido el acceso a este tipo de locales de manera inmediata— acudiendo al Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) o por intercesión de alguna asociación de rehabilitación de jugadores de azar. Con la modificación del reglamento, también será posible dar este paso en cualquier comisaría de la Ertzaintza y en los propios locales de juego, tanto de manera presencial como a través de Internet.

El Ejecutivo ha abierto otro frente en su batalla contra la ludopatía, el de la publicidad. Ya desde 2019, la radio televisión pública vasca, EiTB, prohíbe la emisión de publicidad relacionada con el juego y las apuestas en sus diversas cadenas, emisoras y páginas web. Esa restricción es efectiva desde mayo de ese año, y, desde el 31 de diciembre de ese mismo 2019, hubieron de expirar todos los contratos que se habían formalizado antes de su entrada en vigor. Se da la circunstancia de que tanto las loterías y apuestas de la Administración como las de la Organización de Ciegos Españoles (ONCE) escapaban a esa restricción. La entonces directora general del ente público, Maite Iturbe, destacó que la medida se marcaba como objetivo “proteger los derechos de las personas más vulnerables frente a los graves problemas de tipo adictivo que el juego y las apuestas pueden generar”.

Ahora, el Ejecutivo va unos pasos más allá y se adentra en el resto de medios de comunicación privados. En televisión y radio, la publicidad sobre el juego solo podrá emitirse entre la medianoche y las seis de la mañana. No podrá tampoco apoyarse en figuras de notoriedad pública, no podrá retratar a menores de edad y tampoco podrá deslizar que se trata de un método con el que conseguir dinero con facilidad. Según el Observatorio Vasco del Juego, el 66% de las personas juegan con la intención de ganar dinero, frente al 19% que lo hacen porque lo consideran una tradición y el 13% que lo hace por diversión. Las restricciones en la publicidad afectan también a los clubes deportivos, que no podrán lucir propaganda de casas de apuestas en su equipación ni adjuntar el nombre de la empresa al de su club. En temporadas recientes, dos de los principales clubes de baloncesto, el Baskonia de Vitoria y el Bilbao Basket, se han llamado, respectivamente, Kirolbet y Retabet.

Etiquetas
stats