Osakidetza pierde más de 200.000 euros para comprar productos que ya había pagado, según una denuncia de LAB

Los delegados de LAB, presentando la denuncia ante la Fiscalía

El sindicato LAB ha denunciado en la Fiscalía un presunto fraude en el contrato de suministros para la cocina del hospital de Santiago de Vitoria consistente en el abono de cantidades de entre 3.000 y 5.500 euros mensuales por productos como papel o detergente, entre muchos otros, que no son entregados realmente por las empresas adjudicatarias y que hay que volver a adquirir a través del almacén general. Las irregularidades, según la investigación realizada por el sindicato y presentada en rueda de prensa este miércoles, se vienen sucediendo al menos desde enero de 2016, prácticamente cuatro años completos, y la cifra global del fraude superaría los 200.000 euros (IVA incluido) aunque no están todavía recogidos los registros de todo 2019.

El contrato bajo sospecha es el de distribución de alimentos, fungibles y productos de limpieza y abarca a los dos centros del Hospital Universitario de Álava, el de Txagorritxu y el de Santiago. En este último, hay constancia de que recurrentemente se solicita al almacén material ya contratado pero que nunca se ha llegado a entregar, lo que constituye para LAB una clara “duplicidad de gasto”. Hay datos de que esto ocurre “todos los meses”, es decir, que ha habido pedidos recurrentes y regulares de este tipo. La irregularidad es más “evidente” porque los suministros llegan con normalidad a Txagorritxu, mientras que en Santiago nadie ve los consumibles. El delegado de LAB Jesús Oñate ha puesto como ejemplo el encargo de 600 bobinas de papel a Santiago cuando, según los pliegos del contrato ya pagado, tenían que haber sido suministradas 680. Igualmente, Txagorritxu -que es más grande que Santiago- se abasteció con 577.000 servilletas mientas en Santiago el pedido fue de 461.000 y se quedó aparentemente corto y hubo que reclamar otras 400.000.

La lista no exhaustiva de productos es la siguiente:

  • Bayetas, bobinas de papel, bolsas, cucharas, cucharillas, cuchillos, delantales, estropajos, film, filtros, gorros, guantes, lejía, mascarillas, nanas, papel higiénico, piedra pómez, servilletas, tapas, tarrinas, tenedores, ensaladeras;
  • Abrillantador, desengrasante, desinfectante, jabón, lavavajillas, desincrustante, limpiametales;
  • Abrelatas, afiladores, bandejas, batas, batidores, boles, boquillas de manga pastelera, cacerolas, cafeteras, cazos, colador, cubeta, puntillas, embudos, espátulas, espumaderas, fuentes, tazas, lenguas, mangas pasteleras, paletas, pasapurés, platos, sartén. tapas, tijeras, vasos.

Durante el período investigado han sido tres las empresas adjudicatarias de este servicio: Aramark, Eurest y Ausolan (del grupo Mondragon). Estas dos últimas fueron sancionadas por haber participado en el cártel de los comedores de la Educación pública, en el cual un grupo de compañías se repartieron durante años esta contrata para maximizar sus beneficios. Se estimó el fraude en 80 millones de euros.

LAB ha explicado que ha informado de esta situación a la dirección OSI Araba, la comarca sanitaria que agrupa a los centros hospitalarios de Vitoria. Según han dado a entender desde el sindicato, en ese encuentro asumieron que tenían constancia de estas irregularidades. La central lamenta que “minimizaran” su impacto económico y demanda la dimisión del director económico-financiero de la OSI Araba, Fernando Encinar. También demanda que se analice la responsabilidad del responsable de cocinas.

Osakidetza, por el contrario, ha rechazado de plano los hechos al afirmar que los suministros "se ciñen rigurosamente a los criterios establecidos en el mencionado concurso". Sin aportar datos alternativos, en un escueto comunicado, ha indicado que "no se pueden realizar estas valoraciones y denuncias sin ningún tipo de contraste". Los datos de LAB, remarcan, son "parciales", afirma Osakidetza, que aprovecha para poner en valor su "política de transparencia". EH Bildu, en todo caso, ha reclamado la comparecencia en el Parlamento tanto de la consejera, Nekane Murga, como del director del Servicio Vasco de Salud, Juan Diego.

Este periódico ha tratado de recabar sin éxito también la opinión de la propia cocina de Santiago. El sindicato ha indicado que el expediente será analizado por la Fiscalía de Álava y, políticamente, exige igualmente que se repiense la política de “privatizaciones” en la Sanidad pública que hace que haya empresas que “campen a sus anchas sin control”. LAB ha recordado que –como ESK- ya denunció con éxito el pasado año el escándalo de las filtraciones en las oposiciones médicas, un asunto ahora en los tribunales y en el que ya se han producido varias imputaciones.

Etiquetas
Publicado el
20 de noviembre de 2019 - 19:24 h

Descubre nuestras apps

stats