La portada de mañana
Acceder
Casa Real hace otro simulacro de transparencia sin las donaciones al emérito
Las tretas para colocar en el Senado a políticos sin pasar por las urnas
'Operación “Moncloa para la derecha-ultra-derecha”', por Rosa María Artal

El Gobierno vasco urge a Vitoria a completar las obras en Abetxuko para evitar nuevas inundaciones

El Zadorra, a su paso por Abetxuko: a la derecha, el muro sur contuvo el río; a la izquierda, el cauce desbordado

La consejera de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente, Arantxa Tapia, ha respaldado las conclusiones de los técnicos y directivos la Agencia Vasca del Agua (URA) tras las inundaciones de diciembre en Vitoria y, en un documento enviado al Parlamento Vasco esta semana para valorar lo ocurrido el mes pasado a instancias de EH Bildu, urge al Ayuntamiento de la capital a “completar” las obras no ejecutadas hasta la fecha en zonas urbanas pegadas al río Zadorra, principalmente en Abetxuko, y a mejorar la red de alcantarillado en la zona. Adelanta también que el Gobierno vasco “está realizando un documento de análisis exhaustivo sobre los episodios de inundación de finales de noviembre y de los días 9 a 12 de diciembre en todo Euskadi”.

Las obras del AVE secan una treintena de manantiales que suministran a caseríos y ganado en Euskadi

Las obras del AVE secan una treintena de manantiales que suministran a caseríos y ganado en Euskadi

La cuenca del Zadorra, según el análisis que hizo URA, vivió “el ascenso más rápido y más grande que han sufrido los embalses” de la cabecera, lo que obligó a grandes vertidos. Unido a la subida natural del caudal del río por lluvias ininterrumpidas, el Zadorra salió de su cauce en zonas de Vitoria como Gamarra, Ali, Asteguieta o Abetxuko. En el caso de este barrio-pueblo, en un primer momento las inundaciones las provocó “la insuficiencia del sistema de drenaje de pluviales”, esto es, que el alcantarillado se saturó y no solamente no recogía agua sino que la expulsaba a la superficie. Sin embargo, en la segunda jornada de la emergencia fallaron también los sistemas de contención en lo que URA considera un plan no finalizado contra las inundaciones.

En ambos casos, el Gobierno señala abiertamente la responsabilidad del Ayuntamiento, cuyo alcalde es del mismo partido (PNV) que la consejera Tapia. “Era conocida desde el momento de la propia redacción por parte del Ayuntamiento del proyecto de la fase 2 del Zadorra que existía una salida de pluviales a una cota que resultaba excesivamente baja en relación con las que podía alcanzar el Zadorra en avenidas”, indica Tapia a la Cámara sobre el alcantarillado de Abetxuko. Sobre las obras inconclusas, así como en la ribera sur el muro completado contuvo las aguas, que no llegaron a la zona industrial cercana, en el norte el río “accedió a la calle”. En la calle que precisamente se llama La Presa, una treintena de vecinos tuvieron que ser desalojados y el nivel del agua afectó a los bajos de los edificios.

El Gobierno es claro en su dictamen: esto “era previsible precisamente por tener el paso expedito”. “En la madrugada y mañana del día 11 de diciembre el Zadorra accedió a la calle porque el proyecto realizado por el Ayuntamiento finalmente no incluyó la totalidad del murete necesario para proteger bien la calle de La Presa y el tranvía por presión vecinal”, añade el Ejecutivo autonómico. “Los vecinos se opusieron. Querían llegar al río. Ahora ha sido el río el que ha llegado a los vecinos”, explicaba tras lo ocurrido en una entrevista con este periódico José María Sanz de Galdeano, director de Planificación y Obras de URA.

Así las cosas, Tapia señala que “es preciso actuar sobre esa subida de pluviales, derivándolas o del modo en que el Ayuntamiento considere adecuado, para que estas aguas puedan ser descargadas de tal modo que no afecte a Abetxuko”. Y añade: “Por otro lado, para evitar un nuevo desbordamiento del Zadorra, es preciso completar la actuación del murete no ejecutado, del modo que resulte adecuado”.

Esta semana, el concejal de Urtaran responsable del área, César Fernández de Landa, ha indicado que lo de diciembre “fue alarmante en el sentido de que fueron precipitaciones extraordinarias” pero ha matizado que “las afecciones de daños graves fueron muy puntuales”. Sobre Abetxuko, recalcó que tuvo “afecciones puntuales” y, sobre Asteguieta, se quedó en que “tiene un riesgo especial”. Por otro lado, la Diputación de Álava ha estimado inicialmente en 700.000 euros los daños de estas riadas en las áreas de su competencia, como la reparación de carreteras interurbanas o afecciones a unas 800 hectáreas agrícolas, según publicó 'El Correo'.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats