Urkullu anunciará este martes nuevas restricciones en Euskadi para Nochevieja

Urkullu, en una visita al Olentzero, esta Navidad

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha optado finalmente por adoptar medidas para combatir la nueva ola de contagios de COVID-19. La Presidencia vasca ha anunciado ya la convocatoria formal de la mesa de crisis de la emergencia sanitaria, el órgano conocido como Labi, para las 16.30 horas de este martes. Allí se valorará la situación abierta tras la conferencia de presidentes y se implementarán nuevas restricciones a la luz de las conversaciones mantenidas con comunidades vecinas, particularmente con Navarra.

La ocupación de los hospitales vascos se dispara un 27% en Navidad y la incidencia de la COVID-19 sube a 2.076 puntos

La ocupación de los hospitales vascos se dispara un 27% en Navidad y la incidencia de la COVID-19 sube a 2.076 puntos

El Gobierno vasco ha optado por no ofrecer más detalles de sus planes por el momento, aunque girarán en torno a limitaciones horarias en actividades no esenciales y reducción de aforo en locales y eventos. “Las medidas son un recordatorio de que tenemos que seguir extremando la prudencia y la responsabilidad”, ha dicho el lehendakari en una intervención con los miembros del Tribunal de Cuentas.

Se aclara, eso sí, que las medidas llegarán a tiempo para Nochevieja dado que entrarían en vigor con su publicación en el Boletín Oficial del País Vasco (BOPV), sin que se mencione nada de la necesidad de autorización judicial previa del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV). La propuesta será similar a la de Cantabria y Navarra, aunque está pendiente de concretar si habrá situaciones especiales en los días señalados.

Estas medidas llegarán después de que no se adoptaran restricciones ni antes del puente de la Constitución y de la Inmaculada ni antes de Nochebuena y Navidad. El 2 de diciembre la incidencia acumulada era de 577 casos por cada 100.000 habitantes en 14 días y el 23 de diciembre era de 1495. La pasada semana Urkullu ya esbozó un plan con limitaciones horarias y de aforos que serán, en esencia, las propuestas que se barajan ahora. Ese documento es lo que el representante vasco llevó a la conferencia de presidentes autonómicos que convocó Pedro Sánchez. Al no haber decisiones más allá de la extensión del uso de mascarillas también en exteriores, algo apoyado por Urkullu, Euskadi renunció a aplicar su propio plan en uso de sus competencias (como ha ocurrido en otras fases de la pandemia) alegando que la situación requiere de decisiones compartidas.

Eso sí, a las 24 horas se iniciaron contactos con las comunidades vecinas, principalmente con Navarra, para establecer un marco común de cara a fin de año. En el caso vasco, Urkullu ya ha explicitado que desea que la situación excepcional se mantenga hasta finales de enero. Sin embargo, de aquella intención de aunar a Euskadi, Navarra, Cantabria, Castilla y León, La Rioja y Aragón a la realidad hay una gran diferencia. Solamente las dos primeras han mantenido los contactos en este sentido, ya que Cantabria ha seguido su hoja de ruta propia (con un semáforo que regula las medidas a nivel municipal vigente desde hace meses que lleva al cierre del ocio nocturno y a aforos del 50% en zonas del máximo nivel de incidencia) y nada se ha sabido de La Rioja o Castilla y León.

Esta tercera emergencia sanitaria había supuesto hasta ahora un cambio de procedimiento en la toma de decisiones, con mucho más protagonismo para el equipo del Departamento de Salud encabezado por la consejera Gotzone Sagardui. De hecho, desde la declaración de esa alerta a principios de diciembre no se ha reunido ni una sola vez la mesa de crisis de la emergencia sanitaria al margen de la cita para su constitución, el órgano conocido como Labi, y la de este martes será su primera sesión resolutiva.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats