Los más entendidos dicen que la historia se repite, que todo vuelve a suceder con el tiempo. La sabiduría popular parece acertar de nuevo en el caso de ‘El Embargo’, una poesía escrita hace más de un siglo por Gabriel y Galán, y que ha sido reinterpretada en un cortometraje de animación por los hermanos Miguel Ángel y Rubén Farrona.

Lo hacen en castúo, el habla de Extremadura, con la voz de su abuelo Agustín. Les dejó hace una década, pero han recuperado su voz, recitando esta letrilla de un programa de radio. Le han añadido sus ilustraciones de cómic y sus animaciones. El resultado, un cortometraje de tres minutos de animación que aborda una problemática contemporánea, y que suma miles de visitas por Internet.

Un problema de vigente actualidad

Si Gabriel y Galán hubiera escrito el poema hoy en día, quizás hubiera optado por titular este poema con el nombre de desahucio. El desahucio al que se han visto abocadas miles de familias, golpeadas por el paro y la falta de oportunidades.

“Estas letras, y el tono que le daba mi abuelo le otorgan un sentido muy actual. Es una combinación muy sincrética, porque entremezcla lo tradicional –del dialecto y el poema— con una problemática tan actual como esta, la de personas que son desahuciadas”, según explica Miguel Farrona.

Pero este cortometraje también supone un homenaje para Agustín Farrona, se enlaza con su jerga, con la tradición popular de varias generaciones de extremeños.

Como otros muchos tantos casos, Agustín era un hombre de campo que abandonó su tierra. Se fue a Valencia, donde enseñó a sus compañeros las cuatro reglas ortográficas que había aprendido. Amante de la poesía, sus nietos lo recuerdan entonando ‘El Embargo’. Sus nietos encontraron un sentido reivindicativo a esos versos, y al modo en que su abuelo lo recitaba, cuando crecieron.

Una combinación emotiva, que podría describir las vidas muchos extremeños. Pero también la vida en tiempo presente.

Etiquetas
Publicado el

Descubre nuestras apps