La portada de mañana
Acceder
Encuesta - Ayuso cosecha el doble de apoyo que Casado entre los votantes del PP
El 'vía crucis' de las inmatriculaciones: 24 años y 35.000 bienes
Análisis - Razones y confusiones en los relevos de los Mossos, por Neus Tomàs

Juzgan en Madrid al hombre acusado de asesinar a Tamara Simón tras arrojarla a la carretera en Cáceres

La Audiencia Provincial de Madrid juzga desde el lunes a un hombre acusado de maltratar habitualmente, amenazar y finalmente asesinar a su mujer, delitos por los que la Fiscalía pide para él veinte años de prisión.

Se trata del caso de la joven Tamara Simón, que murió presuntamente después de que su agresor la arrojara en la incorporación a la A-66 sentido Sevilla, a la altura de Cáceres.

Tras ser arrojada, Tamara murió pocas horas después en el Hospital de San Pedro de Alcántara de Cáceres, y el presunto agresor ingresó en prisión, donde permanece.

Con jurado popular

Según informa el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), la Sección 27 de la Audiencia madrileña, especializada en violencia sobre la mujer, comenzará el próximo lunes el juicio con jurado popular contra Jesús J. S. por un delito de homicidio, un delito de violencia habitual, un delito de maltrato en el ámbito familiar y un delito continuado de amenazas.

La Fiscalía pide para el acusado una pena de veinte años y nueve meses de prisión.

Los hechos

Según el escrito de calificación provisional del ministerio público, el acusado mantenía una relación sentimental con Tamara S.B., de 23 años, y ambos convivían con su hijo de 18 meses cuando ocurrieron los hechos.

El acusado sometió durante a la mujer durante todo el transcurso de la relación, más de dos años, a constantes actos de hostigamiento, controlando aspectos personales de vida, como las personas con las que iba y las comunicaciones que mantenía.

También la humillaba, menospreciaba y agredía, golpeándola por todo el cuerpo, lo que causó en ella un permanente estado de angustia, ansiedad, desasosiego y temor, provocando en el núcleo familiar una situación de temor y depresión, relata el fiscal.

La mujer se quedó embarazada y aun así el acusado llegó a golpearla y a tirarla por las escaleras, aunque no presentó denuncias. A finales de 2014 la víctima tomó la decisión de irse a vivir a casa de sus padres, pero el hombre logró que volviera al domicilio familiar, donde el ambiente de violencia volvió a reproducirse.

"En este insoportable clima de convivencia", según el fiscal, el 11 de marzo de 2015 el acusado circulaba en coche junto a su mujer hacia Sevilla, a la altura de Cáceres, cuando comenzaron a discutir, y él recibió un golpe en la nariz.

En ese momento paró en seco y comenzó a agredir violentamente a la mujer, quien logró a duras penas descender del coche. La golpeó violentamente, arrojándola hacia atrás, y la víctima dio con la cabeza en el asfalto.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats