Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.

Así trabajaban el cura de Don Benito y su supuesta pareja: recibían la droga por paquetería y la distribuían desde su domicilio

El párroco de Don Benito, entrando este martes a los Juzgados de la localidad. EFE/SAMUEL SÁNCHEZ

elDiarioex

4

La Guardia Civil interceptó este martes el envío de dos paquetes que contenían 30 gramos de mefedrona en total, la sustancia estupefaciente con la que presuntamente habrían traficado el párroco de San Sebastián, en la localidad pacense de Don Benito, y su supuesto compañero sentimental. Así lo ha dado a conocer este miércoles el instituto armado en una nota de prensa, en la que ha informado de los pormenores de la denominada operación 'Botafumeiro'.

El Equipo de Delincuencia Organizada y Antidrogas de la Guardia Civil de Badajoz (EDOA) inició la operación cuando detectaron cómo dos vecinos dombenitenses se estarían dedicando a traficar con drogas desde su propio domicilio.

Esta droga supuestamente la recibían mediante envío por paquetería para su posterior distribución y venta fraccionándola en pequeñas cantidades, que a su vez enviaban a terceros a distintos puntos de la geografía nacional, constatando que su mayor parte era para la venta directa a los consumidores de la comarca que acudían a las inmediaciones del domicilio para comprarla, previo encuentro acordado adoptando medidas de seguridad.

Este lunes, coordinados con el Juzgado de Instrucción número 2 de Don Benito, y apoyados por una veintena de agentes de la USECIC, llevaron a cabo el registro de la vivienda, donde pudieron intervenir unos 2,1 kilos de mefedrona, también conocida como ortomefedrona. Una droga recreativa de diseño, según ha explicado la Guardia Civil, con efectos estimulantes similares a la metanfetamina o MDMA. De esta sustancia podrían haber obtenido en el mercado ilícito unas 8.400 dosis.

Además, también se les intervino dos básculas de precisión, 3.300 euros supuestamente obtenidos de la venta de la droga y varios blisters con comprimidos de sidelnafilo, coloquialmente conocido como Viagra.

Con las pruebas incriminatorias ambos fueron detenidos por un supuesto delito contra la salud pública y una vez instruidas las diligencias fueron puestos a disposición judicial, que decretó el ingreso en prisión del compañero del sacerdote y la libertad con cargos para éste último. En estos momentos, la investigación continúa abierta. 

Etiquetas
stats