Los primeros peregrinos llegan a Santiago, una ciudad vacía tras la pandemia

La Oficina de Acogida al Peregrino en Santiago de Compostela reabre sus puertas desde el 1 de julio

Santiago de Compostela recupera paulatinamente el flujo de peregrinos por sus calles después de la reapertura de la catedral, la Oficina del Peregrino y los albergues públicos desde este miércoles. Se prevé que este verano abunde sobre todo el turismo de proximidad, aunque la esperanza del sector pasa por recuperar viajeros extranjeros y llegar lo mejor posible al año Xacobeo 2021.

Desde primera hora de la mañana se acumularon varios grupos de caminantes en las puertas de la Oficina de Acogida al Peregrino, que reanudó su actividad oficialmente este 1 de julio. Algunos concluyeron allí su camino procedentes de otras zonas del país, como José Ignacio López desde Logroño. Ya había hecho el Camino Portugués en marzo, pocos días antes de la proclamación del estado de alarma. En esta ocasión optó por una ruta más corta, desde Ferrol, que completó en cinco días.

“La vez anterior fue muy distinta, sobre todo por la presencia de viajeros de fuera de España”, explica a este medio. A pesar de iniciar el Camino Inglés a finales de junio, en una situación sanitaria con rebrotes en Galicia, José Ignacio López afrontó la experiencia “sin ningún temor”. “Me diagnosticaron coronavirus en La Rioja hace unos meses y ahora soy inmune”, aclara, aunque “no dejaría de caminar por el temor al contagio”.

Otro de los peregrinos que poco a poco comienzan a repoblar la zona vieja de Santiago, Lino Río, cuenta que fue completando las etapas del Camino Inglés “en días sueltos desde el 10 de junio”, poco después de que Galicia entrara en la fase 3 de la desescalada. “La gente que nos íbamos encontrando estaba deseando tener algo de conversación tras tanto tiempo encerrados”, relata este ferrolano, que acusó la falta de caminantes respecto a años anteriores en los que ya había hecho la ruta.

Sin embargo, las condiciones de seguridad en el Camino parecen no ser un gran impedimento para la mayoría de los peregrinos que se ponen en marcha con el arranque de julio. Por ejemplo, hasta Compostela se desplazó una familia de Córdoba que acudía a la Oficina del Peregrino para escoger la mejor ruta. “Teníamos el viaje planeado y el coronavirus lo pospuso, pero no vamos a cancelarlo”, aseguran, convencidos de que en cualquiera de las rutas Xacobeas "se pueden mantener las distancias y las medidas de higiene".

Esperanzas en el Xacobeo 2021

Por su parte, los alojamientos siguen a la espera de que se reactive el flujo de caminantes. Antonio Gómez, responsable del Hostal Mafer, en Santiago de Compostela, lamenta el descenso pronunciado en las reservas, lo que le ha obligado a abrir su negocio solo durante los fines de semana. “Tenemos la esperanza de que con la reapertura de la catedral y la Oficina del Peregrino se incremente la clientela”, afirma.

Con la vista puesta en el año Xacobeo, el plan del sector pasa por centrarse primero en el turismo de proximidad y recuperar la afluencia internacional a lo largo del verano. El Clúster de Turismo de Galicia preveía a finales de abril que la recuperación económica se iniciase en otoño de no haber rebrotes importantes de coronavirus. En aquel momento cifraron las posibles pérdidas en más de 2.400 millones de euros y la reducción del 50% en el volumen de viajeros. Sin embargo, la situación podría variar según el comportamiento del turismo y la situación sanitaria.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats