Boris Johnson anuncia un confinamiento obligatorio de tres semanas en Reino Unido

Boris Johnson anuncia un confinamiento obligatorio de tres semanas en Reino Unido

Boris Johnson ha comparecido este lunes para anunciar nuevas medidas para endurecer el distanciamiento social en Reino Unido y frenar la propagación del coronavirus."Desde esta noche debo dar al pueblo británico una instrucción muy simple: 'Quédate en casa'", ha pedido el primer ministro británico a los ciudadanos, que se enfrentarán a un confinamiento domiciliario obligatorio de "como mínimo" tres semanas.

Para Johnson, esta es "la mayor amenaza que afronta el país desde hace décadas". Solo se podrá abandonar el domicilio en ciertas ocasiones justificadas: para hacer compras esenciales, para el trayecto hacia el trabajo únicamente cuando no se pueda realizar desde casa y para hacer ejercicio durante una hora al día "solo o con miembros de la familia".

"Si mucha gente se pone enferma a la vez, el Servicio Nacional de Salud no podrá soportarlo, lo que significa que probablemente más gente morirá de coronavirus y también de otras enfermedades", ha señalado el político.

De la inacción a la rectificación

Reino Unido registró su primer caso el 31 de enero, procedente de dos familiares en Newcastle, y desde entonces ya suma casi 6.000 contagios y 335 muertes. En un principio sus medidas pasaban por un laissez faire sanitario que consistía en no impedir restricciones a la movilidad de las personas, sino más bien por todo lo contrario: dejar que una amplia mayoría de la población pase el virus y se inmunice.

"Muchas familias perderán a sus seres queridos", señaló entonces el primer ministro británico. La retórica no es extraña en Johnson. Ya en 2006, a raíz de una entrega de premios organizada por una asociación financiera británica en 2006, llegó a afirmar que su héroe político "es el alcalde de Tiburón" por mantener abiertas las playas a pesar de la que la recomendación era impedir el baño. "Él rechazó, desdeñó y anuló todas esas estúpidas regulaciones sobre salud y seguridad y anunció que la gente debía nadar", dijo en su discurso.

La idea para frenar el coronavirus, por tanto, era retrasar el impacto económico de la cuarentena al mismo tiempo que se podría ganar tiempo para optimizar la salud pública, pero el plan no caló demasiado bien entre parte de la comunidad científica, que así lo expresó en una carta abierta firmada por 240 profesionales.

El punto de inflexión fue un documento del sistema sanitario británico al que tuvo acceso The Guardian, donde se aseguraba que el brote de coronavirus podía alargarse un año y afectar al 80% de la población. Esto significaría su prolongación hasta la próxima primavera y la hospitalización de casi ocho millones de personas. Ya no sería un mensaje heredero del "mantén la calma y sigue con tu vida" (Keep calm and carry on), lema del gobierno británico ante la amenaza de los alemanes a principios de la Segunda Guerra Mundial.

Johnson se vio obligado a trazar un nuevo plan con medidas para garantizar el distanciamiento. El pasado miércoles anunciaron el cierre de las escuelas y el aumento de 10.00 a 25.000 tests diarios para detectar el coronavirus. Solo dos días después llegaría la interrupción de bares, cines y gimnasios.

"Los números son muy fuertes y se están acelerando. Los italianos tienen un magnífico sistema sanitario y, pese a todo, los médicos y enfermeros han quedado desbordados por la demanda", advirtió el primer ministro en uno de sus últimos discursos. Donde el tono, como en el de hoy, es totalmente opuesto al mantenido durante los compases iniciales del brote.

Etiquetas
Publicado el
23 de marzo de 2020 - 21:41 h

Descubre nuestras apps

stats