La comisión de Defensa del Parlamento de Finlandia apoya el ingreso del país en la OTAN

Sanna Marin y Jens Stoltenberg, en una imagen de archivo.

Andrés Gil

Corresponsal en Bruselas —

7

“La mejor solución para la seguridad de Finlandia”. Es la conclusión de la comisión de Defensa del Parlamento finlandés sobre el ingreso en la OTAN del país. Este dictamen parlamentario es el primero de los 10 que se esperan, de carácter consultivo, en el proceso de toma de decisiones sobre el ingreso de Finlandia en la OTAN.

En su informe, presentado ante la comisión de Exteriores, la comisión parlamentaria de Defensa considera “que la pertenencia a la OTAN es la mejor solución para la seguridad general de Finlandia”. Y añade: “Aunque el desempeño de las Fuerzas de Defensa de Finlandia es bueno y la defensa se ha desarrollado durante décadas, Finlandia, como país pequeño, no puede crear por sí misma un elemento disuasorio para la paz. Por tanto, , debemos ver cómo reforzar la defensa nacional”.

La conclusiones, de las que se ha desmarcado con un voto particular el diputado de la Alianza de Izquierda, sostiene que “Finlandia coopera en materia de defensa de forma bilateral y multilateral, pero ninguna de estas formas de cooperación incluye garantías de seguridad. Desde el punto de vista de la planificación de la defensa, tampoco está claro qué tipo de ayuda recibiría Finlandia de sus socios en una situación de crisis”.

“La falta de garantías de seguridad también es un tema clave en la cláusula de ayuda de la UE (42.7)”, afirma la comisión, que considera que esta cláusula de auxilio “es importante en sí misma y apoyaría a un país de la Unión que ha sido atacado en una situación de crisis”.

A principios de marzo, Finlandia y Suecia pidieron al resto de socios de la UE que recogieran en las conclusiones de la cumbre de Versalles el reconocimiento de ese artículo 42.7, para que aquellos países de la UE vecinos de Rusia que no están en la OTAN, donde el Artículo 5 decreta que la Alianza defenderá a cualquiera de sus miembros atacados, estén arropados en el caso de que el presidente ruso, Vladímir Putin, quiera cruzar sus fronteras con sus ejércitos.

La cláusula que reclamaban Estocolmo y Helsinki figura desde 2009 en el apartado 7 del artículo 42 del Tratado de la Unión Europea. Establece que los países de la Unión Europea (UE) tienen la obligación de ayudarse si uno de ellos “es objeto de una agresión armada en su territorio”. Este apoyo intenta ser coherente con posibles compromisos en el marco de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Según la comisión de Defensa del Parlamento finlandés, el ingreso en la OTAN “elevaría significativamente el nivel de influencia militar de Rusia” y “garantizaría el fortalecimiento de las propias capacidades de defensa de Finlandia en caso de una crisis con las de la Alianza Atlántica, y mejoraría significativamente la seguridad de suministro militar de Finlandia. En una situación tensa, las fuerzas de la OTAN también podrían ser llamadas sobre el terreno con fines preventivos”.

“Además de ser miembro de la OTAN, es importante continuar con la cooperación de defensa internacional, al menos en la medida actual, y continuar desarrollando una defensa nacional creíble”, recoge el informe.

Además de la comisión de Defensa, otras nueve comisiones darán su opinión a la Comisión de Asuntos Exteriores, que elaborará un informe final sobre el asunto.

Según una encuesta reciente, el 76% de los finlandeses estaría a favor del ingreso, frente al 12% que estaría en contra.

Suecia: “El ingreso en la OTAN reforzaría la capacidad defensiva nórdica”

Un hipotético ingreso en la OTAN de Suecia y Finlandia, que se especula podrían enviar una solicitud formal en unos días, reforzaría la capacidad defensiva nórdica, ha dicho este martes el ministro de Defensa sueco, Peter Hultqvist.

“Por supuesto que significaría una profundidad estratégica muy distinta, una señal muy fuerte en política de seguridad y una sólida plataforma para la cooperación en defensa nórdica dentro del marco de la OTAN”, dijo en una entrevista a la emisora pública Radio de Suecia Hultqvist, quien admitió que serían “más fuertes” juntos.

La guerra en Ucrania ha provocado que en apenas dos meses ambos países hayan pasado de defender su no alineación, aunque mantienen desde hace años el estatus de aliados de la Alianza, a estar cerca de solicitar su ingreso.

El Partido Socialdemócrata sueco, al frente de un gobierno en minoría en solitario, comunicará este domingo su postura, y todo apunta a que será favorable a la entrada en la OTAN, en contra de su línea tradicional y de una decisión de su congreso nacional adoptada el pasado noviembre.

Apoyo de la OTAN

Finlandia y Suecia, históricos países no alineados en la OTAN, cada vez se encuentran más cerca de la puerta de entrada. La invasión rusa de Ucrania ha acelerado el proceso de acercamiento hacia la Alianza Atlántica, hasta el punto de que la decisión final puede tomarse en las próximas semanas. Y parte de la negociación con la OTAN, mientras se terminan los procesos políticos internos en cada país, tiene que ver con las garantías de seguridad de los dos países desde que presenten la hipotética solicitud hasta que sea aprobada. En tanto que el movimiento tiene que ver con el temor a Rusia, Estocolmo y Helsinki quieren garantías de protección en el periodo que abarca desde que presentan los papeles hasta que se acepta la adhesión.

“En primer lugar, corresponde a Finlandia y Suecia decidir si solicitarán o no el ingreso en la OTAN”, ha dicho el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, recientemente: “La OTAN respetará la decisión, y eso es exactamente lo contrario de lo que hace Rusia, porque trata de amenazar a los países para que hagan lo que Rusia quiere”.

Según Stoltenberg, la OTAN, con sus ampliaciones, “ha sido un gran éxito en toda Europa y ha ayudado a difundir la democracia, el Estado de Derecho y la libertad. Cuando terminó la Guerra Fría en 1989, la OTAN tenía 16 miembros en Europa Occidental y América del Norte. Ahora tenemos 30 miembros, casi el doble, con Europa Central y Oriental, países del antiguo Pacto de Varsovia”.

“Si la conclusión es que presentarán la candidatura”, ha dicho Stoltenberg sobre algo que dan por hecho los medios nórdicos, que incluso apuntan a que esa petición se hará simultáneamente, “les daremos la bienvenida con los brazos abiertos porque creemos que fortalecerá la seguridad euroatlántica. Finlandia y Suecia ya están contribuyendo. Los conocemos bien. Son nuestros socios más cercanos. Son democracias fuertes y maduras. Hemos trabajado con ellos durante muchos años. Son miembros de la UE. Así que creo firmemente que el proceso de adhesión puede ser muy rápido y demostrará al presidente Putin que obtiene exactamente lo contrario de lo que quiere”.

En relación con el problema de seguridad entre que se pide la adhesión y se decide, en tanto que el Artículo 5 de la defensa colectiva en principio en sólo entre aliados miembros, Stoltenberg añade: “Estoy seguro de que encontraremos formas de garantizar la seguridad durante ese período de transición desde una potencial solicitud hasta la ratificación final en toda la Alianza. Y el mero hecho de que pidan el ingreso y negociemos un protocolo de adhesión enviará un mensaje muy fuerte de compromiso. Estoy hablando con Finlandia y Suecia sobre cómo proporcionar las garantías necesarias en ese período intermedio”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats