La portada de mañana
Acceder
Un cambio de Pfizer y la falta de previsión ponen en riesgo miles de vacunas
Cifuentes se sienta en el banquillo con una agenda desaparecida dos años
Opinión - Entre lo urgente y lo importante, por Esther Palomera

¿Se puede destituir ahora a Trump?

En la imagen, el presidente de EE.UU., Donald J. Trump, junto al vicepresidente estadounidense, Mike Pence (d). EFE/Kevin Dietsch/Archivo

Ningún presidente en la historia de Estados Unidos había incitado a la insurrección como ha hecho Donald Trump. Las consecuencias de sus acciones le pueden perseguir cuando deje el cargo el 20 de enero, pero ahora el vicepresidente Mike Pence y el resto de su gobierno tienen una herramienta para su destitución inmediata. 

Políticos y empresarios del país ya están pidiendo al vicepresidente Pence que utilice sus poderes por el peligro que supone Trump tras azuzar a sus seguidores para que asaltaran el Capitolio. Entre los que le piden que actúe están la asociación nacional de industria, ex congresistas republicanos y el actual gobernador republicano de Vermont.

"Esto es el caos. Es la ley de la turba. Es peligroso. Esto es sedición y debe ser tratado como tal", dijo Jay Timmons, el jefe de la asociación manufacturera y que ha apoyado a Trump en algunas de sus políticas.

El mecanismo más rápido sería la enmienda número 25 de la Constitución. Contempla sustituir al presidente si es “incapaz de cumplir con los poderes y deberes del cargo” y se aprobó en 1967 sobre todo pensando en tragedias repentinas, como el asesinato de John F. Kennedy cuatro años antes. También contempla un procedimiento en caso de que el presidente se resista a dejar el poder, algo que hasta ahora nunca ha sucedido en la democracia del país.

La sección clave

La enmienda 25 prevé así una manera de sustituir al presidente en contra de su voluntad. Se trata de la sección cuarta, por la que el vicepresidente, en este caso Mike Pence, puede empezar el proceso con el apoyo de miembros del Gobierno. El vicepresidente tiene que mandar una carta al Congreso detallando el estado del presidente y pidiendo que el poder se le transfiera de manera temporal. La petición se hace al presidente más veterano del Senado y al líder de la Cámara de Representantes, en este caso el republicano Chuck Grassley y la demócrata Nancy Pelosi. El vicepresidente Pence asumiría el poder, aunque, si el presidente disputara este movimiento, la decisión pasaría después a las dos cámaras. Dos tercios tendrían que votar a favor de la destitución del presidente, pero el Congreso tiene más tiempo para decidir del que le quedan a Trump en la Presidencia. Entretanto, el vicepresidente Pence sería presidente.

Esta sección nunca ha sido utilizada, pero sí se ha recurrido en otras ocasiones a la enmienda 25 en casos de menos emergencia y cuando los políticos afectados estaban de acuerdo en su uso. Se utilizó después de la dimisión del vicepresidente de Nixon, Spiro Agnew, y después de la dimisión del propio presidente Nixon. También, de forma temporal, por intervenciones médicas de Ronald Reagan y de George W. Bush.

En 2017, sólo unos meses después de la toma de posesión de Trump, el uso de la enmienda 25 ya se discutió en la Casa Blanca entre altos cargos preocupados por el comportamiento errático y abuso de poder del presidente, según contó el entonces fiscal general adjunto y publicó el New York Times.

Hace ahora un año Trump pasó por un proceso de impeachment por su intento de chantajear al presidente de Ucrania para que le ayudara en la campaña contra Joe Biden. Pero el Senado, de mayoría republicana y el encargado del veredicto en este juicio político, le absolvió.  

Pence ha apoyado a Trump en sus decisiones estos cuatro años de mandato, pero este miércoles se ha rebelado contra la sugerencia del presidente de que se saltara la Constitución y tratara de anular el resultado de las elecciones. Poco antes del asalto al Capitolio, el presidente también tuiteó contra Pence, que fue uno de los primeros en ser evacuados del Senado. El vicepresidente también llamó a la calma. 

Tras su derrota el pasado 3 de noviembre, Trump se ha negado a reconocer los resultados. Sus abogados han tratado sin éxito de paralizar recuentos y denunciar irregularidades en varios estados. Los jueces no han encontrado ninguna prueba de fraude y la mayoría de republicanos así lo han reconocido.

Unos minutos antes del asalto al Capitolio, el líder de la mayoría republicana en el Senado y aliado de Trump, Mitch McConnell, hizo un discurso pidiendo a sus colegas que no secundaran las protestas de Trump y certificaran el resultado de las elecciones sin alargar el debate. “Las elecciones no estuvieron especialmente ajustadas... Si estas elecciones fueran anuladas por meras acusaciones del lado perdedor nuestra democracia entraría en una espiral mortal”, dijo McConnell.

Nuevo impeachment

Otra opción que ahora podría tener más apoyos entre los republicanos después de un día inédito sería un nuevo proceso de destitución a Trump iniciado por la Cámara de Representantes, si bien esto requeriría más debates y votaciones en ambas cámaras. La congresista de Minnesota Ilhan Omar dice que ya está haciendo el borrador de los artículos de impeachment en la Cámara, el primer paso para el juicio político del presidente. La decisión final dependería en cualquier caso del Senado.

Trump no puede ser procesado por los tribunales ordinarios mientras esté en el cargo. Sus problemas legales pueden empezar cuando se acabe su mandato.

Reconozca o no los resultados, Trump dejará de ser presidente el próximo 20 de enero a las doce de la mañana, tal y como prevé la Constitución. A esa hora, Joe Biden y Kamala Harris jurarán sus cargos en las escaleras del Capitolio y serán el nuevo presidente y la nueva vicepresidenta de Estados Unidos.

Etiquetas
Publicado el
6 de enero de 2021 - 22:57 h

Descubre nuestras apps

stats