Los jugadores de la NBA desatan una huelga de partidos en protesta por los disparos de la policía contra Jacob Blake

Cancha de la NBA en la 'burbuja' de Orlando.

Quedaban pocos minutos para el inicio del quinto partido de los Playoffs de la NBA, la fase final en la que se disputan el campeonato, entre los Milwaukee Bucks y los Orlando Magic, cuando los primeros todavía no habían pisado la cancha. La competición, que se viene jugando en la 'burbuja' de Disney World para evitar la incidencia del coronavirus, recibía poco después la decisión de los Bucks de no salir a jugar el partido para protestar contra la brutalidad policial en Estados Unidos. Especialmente a raíz del reciente incidente de los disparos de un agente de policía contra Jacob Blake, un hombre afroamericano disparado cuando en la ciudad de Kenosha cuando se encontraba desarmado.

Los Milwaukee Bucks, el equipo del estado de Wisconsin donde tuvo lugar este último caso de brutalidad policial, han sido quienes han llevado la voz cantante en una iniciativa que se venía barruntando desde hace semanas en una NBA cada vez más activa en las reivindicaciones por la justicia racial. Tiempo después de que se suspendiera el partido, los jugadores del equipo leyeron un comunicado diciendo que la falta de acción frente a los sucesos hacía que su foco "no pueda estar en el baloncesto".

Tras la suspensión del encuentro por la huelga de jugadores se desató una reacción en cadena. Los partidos siguientes que enfrentaban a Oklahoma City Thunder vs Houston Rockets y a Los Angeles Lakers vs Portland Trail Blazers también se suspendieron, lo que derivó en la decisión de la propia NBA de reorganizar en el calendario los enfrentamientos y lanzar un comunicado en el que mostraban su apoyo a la decisión tomada.

No fueron los únicos. Numerosos jugadores usaron su plataforma en las redes sociales para mostrar su respaldo a la decisión iniciada por los Bucks. Grandes estrellas de la liga como Lebron James tuiteó un "pedimos cambios" y Pau Gasol escribió un "orgulloso de mis hermanos".

Las repercusiones de lo ocurrido en la NBA se trasladaron al resto de competiciones deportivas. La WNBA, la competición de baloncesto femenina, decidió también no salir a jugar los partidos de este 26 de agosto, así como la liga de béisbol (MLB) y la liga de fútbol (MLS), en los que se aventura como una jornada histórica en el deporte estadounidense.

El asesinato de George Floyd puso la brutalidad policial en el centro del debate por la justicia racial en Estados Unidos, y los jugadores de la NBA llegaron a la reanudación de la competición con numerosas reivindicaciones. Ahora han sido los disparos de un policía contra Jacob Blake, un hombre negro que iba desarmado en la localidad de Kenosha, en el estado de Wisconsin, y que se encuentra en estado grave.

Etiquetas
Publicado el
27 de agosto de 2020 - 08:43 h

Descubre nuestras apps

stats