The Guardian en español

El presidente de Japón 2020 dejará el cargo por los supuestos sobornos en la pelea contra la candidatura de Madrid

El presidente del Comité Olímpico de Japón, Tsunekazu Takeda (I), asiste este martes a una reunión del consejo del Comité Olímpico en Tokio (Japón).

Justin McCurry

El presidente del Comité Olímpico Japonés, Tsunekazu Takeda, ha afirmado que dejará el cargo en medio de las acusaciones de corrupción que rodean a la exitosa candidatura de Japón para celebrar los Juegos Olímpicos de 2020. Japón se impuso en la final sobre otras dos candidaturas: Madrid y Estambul.

Takeda, de 71 años, que también dejará el Comité Olímpico Internacional (COI), ha negado las acusaciones de corrupción desde que The Guardian reveló en mayo de 2016 que el equipo de la candidatura de Tokio había realizado pagos a una consultoría vinculada al hijo de un funcionario deshonrado del COI. Takeda era el presidente del comité de Tokio cuando en 2013 ganó los Juegos Olímpicos de 2020.

Según la agencia de noticias Kyodo, Takeda ha afirmado que dimitiría de su puesto en el Comité Olímpico Japonés cuando acabe su actual mandato en junio. Actualmente, Takeda está siendo investigado por las autoridades francesas por un supuesto caso de soborno. Él niega las acusaciones.

La Fiscalía francesa interrogó a Takeda en París y abrió una investigación formal el pasado mes de diciembre. Aunque Takeda ha insistido que los pagos eran legítimos en compensación por servicios de consultoría, la investigación ha ensombrecido las preparaciones para las Olimpiadas de Tokio, que empiezan en menos de 500 días.

La investigación francesa se centra en dos pagos, que suman al menos 2 millones de dólares, que realizó el equipo de la candidatura de Tokio en julio y octubre de 2013 a Black Tidings, una cuenta en Singapur vinculada a Papa Massara Diack –el hijo del deshonrado Lamine Diack, un antiguo miembro del COI que dimitió tras ser investigado por recibir sobornos en un escándalo de dopaje en atletas rusos– y gestionada por Ian Tan Tong Han.

Se sospecha que algunos de estos pagos han ido dirigidos hacia Lamine Diack, que era un poderoso miembro del COI por aquel momento y que tenía capacidad de voto en la elección de la candidatura ganadora para acoger los Juegos Olímpicos de 2020.

Tan y Papa Massata Diack son amigos cercanos desde que se conocieron en las Olimpiadas de Pekín en 2008, según informan varios medios. Tan incluso llamó a su hijo, nacido en 2014, Massata. El joven Diack aseguró en mayo de 2016 que él no había recibido dinero a cambio de ayudar a Tokio a imponer su candidatura sobre las demás.

En septiembre de 2016, un panel independiente encargado por el Comité Olímpico Japonés absolvió a Takeda y otros funcionarios que lideraron la candidatura de Tokio de cualquier actividad ilegal. Sin embargo, la investigación de este panel fue criticada por sus defectos, ya que sus miembros no pudieron interrogar a Tan ni a ninguno de los dos Diacks. Tampoco pudieron estudiar documentos oficiales del Comité porque fueron destruidos una vez Tokio salió elegida.

Traducido por Javier Biosca Azcoiti

Etiquetas
Publicado el
19 de marzo de 2019 - 12:03 h

Descubre nuestras apps

stats