Los contagios siguen al alza en Guzmán el Bueno pese a las dos semanas de confinamiento

Mapa de la ZBS de Guzmán el Bueno

Malas noticias para los más de 21.000 vecinos confinados por la Comunidad de Madrid en el área de salud de Guzmán el Bueno: los contagios de Covid-19 registrados siguen sin descender y en la última semana experimentan un repunte hasta los 519 nuevos casos por cada 100.000 habitantes, según el boletín publicado por la Consejería de Sanidad.

El dato es el segundo peor de la serie histórica para esta zona básica de salud (ZBS), solo después del registrado cuando se decretó el cierre perimetral y la prohibición de entradas y salidas en este área. La última vez que en Guzmán el Bueno se registró una cifra claramente por debajo de la tasa de 500 fue el 22 de septiembre, hace más de mes y medio.

Las razones para explicar estas cifras son una incógnita: la Comunidad de Madrid no ofrece más detalles sobre el origen de los brotes en el distrito ni especifica a qué grupos de edad afectan por cada área. Tampoco por qué decretó el cierre en Guzmán el Bueno y no en otras áreas de salud cercanas con mucha mayor incidencia. La única respuesta genérica que se ofrece desde que comenzó esta estrategia es que en las zonas confinadas se ha detectado transmisión comunitaria.

Mientras, la percepción general de los vecinos confinados es que el cierre no se está cumpliendo y que apenas se han visto controles para obligar a los ciudadanos a que cumplan la normativa sanitaria. "Solo hay que ver el paso de cebra al Corte Inglés de Princesa para darse cuenta", comenta indignada una residente en llamada a la redacción de Somos Chamberí. Tanto este centro comercial como su edificio en Arapiles están afectados por el cierre perimetral y solo deberían acudir a ellos los residentes de la zona de salud. Al igual que a la Casa de México, cuyo altar de muertos registró colas y agotó las invitaciones para visitas durante la semana pasada.

Mejoran Andrés Mellado y el resto de Madrid

La buena noticia en el boletín semanal es que la ZBS de Andrés Mellado sí que mejora los datos de contagio, pese a que no ha experimentado confinamiento alguno: en una semana ha pasado de una tasa de 648 nuevos casos por cada 100.000 habitantes a otra de 425. Las otras zonas de salud de Chamberí experimentan también mejoras.

Algo parecido sucede en casi todos los distritos de la ciudad, donde la incidencia del coronavirus desciende muy lentamente, aunque solo Usera está por debajo de la tasa de 250 nuevos casos por cada 100.000 habitantes, el límite marcado por el Centro Europeo de Control de Enfermedades para rebajar el nivel máximo de alarma.

El descenso tiene lugar en un contexto de disminución en el número de pruebas PCR que se efectúan a la población. Muchas de ellas han sido sustituidas por test de antígenos, muy sensibles a la hora de detectar la presencia del virus en pacientes con síntomas pero que arrojan un alto porcentaje de error en sujetos asintomáticos. Estos test son los que se van a emplear este viernes en las pruebas masivas a las que por primera vez están llamados los confinados en Guzmán el Bueno.

Etiquetas
Publicado el
12 de noviembre de 2020 - 10:00 h

Descubre nuestras apps

stats