Las calles más ruidosas de Malasaña reducen el volumen

Niveles de ruido nocturno en Malasaña durante 2011 (izquierda) y en 2016 (derecha) | AYUNTAMIENTO DE MADRID

Malasaña es un barrio ruidoso. Lo saben los que vienen a él cada fin de semana y, sobre todo, lo padecen sus habitantes. Pero en los últimos cinco años los niveles de contaminación acústica han descendido levemente, especialmente por la noche. Lo afirma el Ayuntamiento de Madrid, en su nuevo Mapa del Ruido de la ciudad, que acaba de publicar con datos de 2016 y en el que se dibuja claramente cuáles son las peores calles en cuanto a molestias al sentido de la audición se refiere.

Los puntos negros del barrio (más bien rojos, por el color que marcan los mapas) están en las calles con más tráfico, debido a que esta medición obligatoria y homologada (Madrid la tiene que publicar cada cinco años) no recoge ruidos atribuibles al ocio nocturno pero sí a los coches, sobre todo. Los que más sufren son los vecinos de la calle San Bernardo (el ruido llega hasta Chamberí) y los de los bulevares que forman Sagasta, Carranza y Alberto Aguilera.

Pero en el interior de Malasaña también hay calles mejores que otras a la hora de soportar el ruido del tráfico. La peor es Amaniel, que ha mejorado sustancialmente a la altura de su cruce con la plaza Conde de Toreno pero que sigue presentando puntos muy conflictivos. La reforma de la vía, prevista para este año, reducirá previsiblemente estos niveles de molestias.

Además de la citada Amaniel, las calles interiores con más ruido son Espíritu Santo y San Vicente Ferrer, Corredera Alta de San Pablo, Ballesta y Divino Pastor. Al otro lado de San Bernardo destacan la calle Reyes, Conde Duque y Santa Cruz de Marcenado.

En el lado contrario, el de las calles que más han mejorado, destaca el caso de Pez, que ha pasado a ser relativamente tranquila en cuanto a ruidos se refiere, después de ser una de las más problemáticas en la medición del año 2011. Manuela Malasaña también mejora, salvo en algunos de sus cruces, como lo hace asímismo Palma a lo largo de toda la vía.

Los niveles de ruido que soportan los vecinos por el tráfico mejorarán previsiblemente con la puesta en marcha este verano del Área Central Cero Emisiones. En esta medición, las restricciones de circulación a los no residentes ya han ayudado a rebajar las molestias acústicas a los vecinos de la zona de Ópera o de Lavapiés, que cuentan con un APR activo desde hace varios años. También se prevé que reformas como la de Gran Vía, que reducirá significativamente el número de coches en la zona, ayuden a reducir los niveles de ruido.

El Mapa Estratégico del Ruido (MER) es para el Ayuntamiento una herramienta fundamental en la gestión ambiental del ruido al ofrecer información objetiva de los niveles de sonoros existentes en cada uno de los viales de Madrid. También es la base para planificar y establecer las medidas para prevenir y corregir la contaminación acústica, como la ZPAE (Zona de Protección Acústica Especial) que afecta a varias zonas de Malasaña.

Más información:

Más información:

Hortensia

La peor es Amaniel doy fe,y sigue igual ,tambi ta en la parte de Conde toreno,mucho tráfico y rápido,no respetan las señales al ser de subida los acelerones nocturnos y por el día toques de claxon la hacen insoportable, además de sus ridículas aceras que la hacen muy peligrosa y tienes ir en fila india y mucha gente está obligada a caminar por la calzada,niño y personas mayores,sillas de ruedas,carritos de la compra,actúen Ya!!!!

Óscar

Falta el "otro plano". El del ruido por música de locales que se escapa a la calle y, sobre todo, el del público que permanece horas y horas a las puertas (hasta las 6-7 de la mañana desde el jueves al domingo) consumiendo los cientos de latas que luego quedan para el que barre. Es más, en las calles más afectadas por este motivo (San Vicente Ferrer, Palma, Corredera Alta, Plaza del Dos de Mayo...), cuanto menos tráfico rodado más "acampadas" improvisadas.

Albert

Prefiero el ruido del trafico al de los borrachos durante los botellones improvisados, no solo en las plazas, sino en los portales de nuestras viviendas, a veces hasta las 5 de la mañana. Tambien prefiero el ruido de trafico al de los fumadores gritando afuera de los bares de copas o garitos mientras el portero les mira sin poder decirles que bajen la voz para no molestar a los vecinos.

¿Porque no hacen un mapa del ruido de eso, o

poner guardias que prevengan esos comportamientos?

Aranciona

Efectivamente el ruido del tráfico no es lo que nos quita el sueño y ojo por el día también merecemos estar tranquilos.

Malasaña ha sido y será zona de ocio pero este se puede controlar. Desde pianos que suenan porque se dan clases de baile con las puertas abiertas, a garitos que incumplen todas las normas. Instalaciones de aires acondicionados, salidas de humos, y cientos y cientos de ejemplos más.

Pánico le tengo a los domingos peatonales.

Una normativa mucho más rígida a la hora de abrir y multas muy duras a la hora de incumplir.

Si todos respetamos no tiene porque no existir la convivencia

Mayte

Coincido con todos. Música alta y mucho ruido de locales, borrachos de botellón improvisado gracias a los que venden latas de cerveza que esconden en las tapas de alcantarillado e incluso inquilinos de pocos meses que ocupan viviendas en Malasaña que dicen que hacen ruido porque es Malasaña y todo se permite. No sé lo que es dormir desde el martes o miércoles hasta el domingo. Cuando el ruido de la salida nocturna termina a las 7 de la mañana, tenemos a los camiones de riego de las calles con un ruido terrible. Que ganas tengo de poder dormir con el balcón abierto y que entre el aire el casa en lugar de tenerlo todo cerrado y tener que gastar aire acondicionado. Los que hacen ruido todo abierto y fuera y los vecinos encerrados y desprovistos de su derecho al descanso.El Ayuntamiento eliminando el aparcamiento han producido mayor proliferación de grupos de gente y paradas con motor encendido de motos.
Etiquetas
Publicado el
26 de marzo de 2018 - 10:24 h

Descubre nuestras apps

stats