La portada de mañana
Acceder
Sánchez y Aragonès preservan el diálogo pese a la escalada verbal
El aumento de las explosiones del volcán incrementa el temor
Opinión - La justicia italiana no tiene nada que decir, por Javier Pérez Royo

El Ayuntamiento de Madrid promete más policía en tres plazas de Malasaña y Chueca para frenar el botellón

Lata de cerveza abandonada en un parque infantil de la Plaza del Dos de Mayo

Las quejas vecinales por ruidos e incidentes asociados al botellón en las calles del centro de Madrid han tenido este miércoles efectos en el Ayuntamiento. Su área de Seguridad ha asegurado que desde esta misma semana reforzará las patrullas policiales en cuatro zonas, tres de ellas en Malasaña y Chueca.

Más botellón y ruido en Malasaña, con agresiones a la policía en Comendadoras

Más botellón y ruido en Malasaña, con agresiones a la policía en Comendadoras

Las plazas en las que se pondrá especial vigilancia son las del Dos de Mayo y Comendadoras, en Malasaña, la de Pedro Zerolo en Chueca y en el parque de Las Vistillas, en el barrio de Palacio. La de Comendadoras fue el lugar donde se originaron varios incidentes violentos el pasado fin de semana, con lanzamiento de objetos a la Policía Municipal. Los vecinos de estas zonas y de las calles aledañas se llevan quejando todo el verano de un aumento de las fiestas en las calles de lunes a domingo, todos los días de la semana, que han sido recogidas en diferentes informaciones publicadas por este medio.

La decisión de aumentar los refuerzos a estas plazas durante todos los días de la semana la toma el área de Seguridad al comprobar que a diario hay decenas de jóvenes que se reúnen en estos lugares para beber alcohol hasta la madrugada, adelantó este miércoles El Mundo y confirmaron a Somos Malasaña fuentes de la concejalía.

El concejal de Centro, José Fernández, se ha reunido hoy con mandos de la Policía Municipal en la zona para hacer "un seguimiento de los últimos incidentes y acordado nuevas actuaciones", ha indicado esta tarde en redes sociales. Uno de los problemas que sufren los vecinos es que la falta de efectivos policiales provoca que su actuación disuelva las concentraciones en algunas plazas y que se desplacen a otras durante la noche, trasladando el ruido de un lugar a otro sin presencia de los agentes.

La abundancia de personas haciendo botellón estos días ha llegado incluso a afectar a la vuelta al colegio, debido a que los alumnos de colegios como el situado en la plaza del Dos de Mayo tuvieron que esquivar el pasado martes restos de bebidas alcohólicas y deposiciones que no habían sido limpiados por la mañana.

Etiquetas

Descubre nuestras apps