El 'superpavimento' de Arenal y Montera se agujereó por herraduras de caballos, según el Ayuntamiento de Madrid

Herraduras de caballo y clavos tomados como muestra para las pruebas de resistencia

Los miles de agujeros que socavaron el pavimento de las calles Arenal y Montera al poco de acabar sus obras ya tienen explicación, según el área de Obras del Ayuntamiento de Madrid. Sus responsables aseguran que la aparición de estas faltas se debe al paso de los caballos de las policías que circulan por las calles del centro, en concreto por los clavos con los que se ajustan las herraduras a los cascos de los equinos.

El 'superpavimento' que Almeida eligió para Arenal y Montera se agujerea en un mes

El 'superpavimento' que Almeida eligió para Arenal y Montera se agujerea en un mes

"Durante las inspecciones se ha podido constatar in situ que la causa de las oquedades es la pisada de los caballos de la Policía Municipal y Policía Nacional que patrullan en dichas calles", asegura el área de Obras, después de haber efectuado varias semanas de pruebas hasta encontrar el que se cree es el origen de estos agujeros formados un mes después de la inauguración, y de los que se tuvo conocimiento a raíz de la publicación de la noticia en Somos Madrid.

A partir de ese momento, el Ayuntamiento se puso a investigar el posible origen de los agujeros con inspecciones, la extracción de material para su estudio y ensayos de impacto sobre el pavimento. Una de las pruebas consistió en hacer caer una maza de 2,5 kilos, para que impactara sobre un cuerpo metálico similar al de los clavos (llamados conos de vidia) de las herraduras. El resultado era la formación de agujeros muy similares a los miles aparecidos en el firme de las calles estudiadas.

El consistorio indica que las pisadas de los caballos tienen un efecto similar en el asfalto de carretera normal, superficie sobre la que también se efectuaron las mismas pruebas, pero que debido a su apariencia uniforme no destaca tanto como el acabado granítico de la remodelación.

Después de comprobar el posible origen del desgaste, el área de Obras contactó con la Policía Municipal, que ofreció su colaboración en la investigación y descartó patrullar a caballo la zona central de las calles Arenal y Montera de forma habitual, buscando rutas alternativas y sustituyendo su presencia con otras formas de vigilancia policial. En un primer momento también se barajaron soluciones como la de colocar herraduras de goma a los caballos o balas de borio, aunque debido a la dificultad de implantarlas a corto plazo se ha preferido evitar la presencia de los equinos sobre este pavimento. El Ayuntamiento también hablará "en los próximos días" con la Policía Nacional para solicitar la misma solución.

Más obras en octubre para Arenal y Montera

La reforma de estas céntricas calles en el centro de Madrid, peatonalizadas durante el mandato de Gallardón como alcalde, perseguía mejorar la durabilidad del firme y hacer menos habituales las reformas puntuales para reparar las anteriores losas de granito. Sin embargo, las obras volverán el mes que viene, según el área de Obras: "Las actuaciones de reparación se iniciarán a principios de octubre y tendrán una duración estimada de 3 a 4 semanas", aseguran sus responsables, que inciden en que los problemas aparecidos no se deben a una mala ejecución de la obra, "sino a una causa que no se podía prever".

Los trabajos consistirán en rellenar los agujeros del pavimento con una lechada sintética gris en toda su superficie, después se dará un pulido ligero y finalmente se añadirá un barniz acrílico de protección. De esta forma se añadirán otras dos capas a las que se habían colocado en Arenal y Montera durante las obras: asfalto, una mezcla bituminosa de tipo hormigón en su capa intermedia y un acabado de microaglomerado en caliente con árido granítico, que daba un aspecto uniforme con el resto del pavimento de piedra.

El Ayuntamiento de Madrid insiste en que las reparaciones no costarán más de los 2,5 millones de euros que se pagó este verano por las obras a las empresas adjudicatarias, Aceinsa Movilidad en el caso de la calle Montera y la UTE en Arenal formada por las empresas Ferrovial Servicios y Alsercons 2000.

La actuación dejará sepultada de momento la capa de pintura fotocatalítica que le otorgó su carácter de superpavimento. Esta quedará cubierta por el nuevo acabado y con ello dejará sin efecto sus posibles efectos anticontaminación: el Ayuntamiento aseguró en su día que servía para absorber la polución con un efecto similar al del plantar 1.500 árboles porcada diez litros de producto. En Arenal habían se habían echado 335, que han durado apenas tres meses.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats