eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Estoy gorda y los hombres tienen sexo conmigo pero no quieren que nadie lo sepa

Si perdiera cien gramos cada vez que me dicen "con lo guapa que eres de cara, si te esforzases un poquito..." o  "es que con lo bien hecha que estás, a nada que adelgaces un poco..." habría desaparecido de la faz de la tierra hace mucho tiempo

"Gorda", con "puta" y "malfollada" componen la tríada de insultos favoritos de los trolls en redes sociales. Para las mujeres, claro. Y ya si eres feminista, acabáramos

Cuando me separé de mi marido creí que no volvería a echar un polvo en mi vida. ¿A quién le iba a gustar una gorda como yo?

85 Comentarios

Que la gordofobia y el machismo van de la mano no es un misterio para nadie que haya analizado ambos fenómenos un poquito. O que los haya sufrido. ¿Que cómo lo sé? Porque llevo varias décadas de trabajo de campo. Efectivamente, estoy gorda. Pero gorda, gorda. No gorda de: "Después de tener al bebé he subido a la talla 42". Gorda de que mido 1,65 y mi peso tiene tres cifras. 

La genética me bendijo con una cara razonablemente bonita y unas proporciones corporales casi inalterables: cada kilo de grasa se distribuye uniformemente desde la frente hasta las plantas de los pies, así que incluso ahora, en mi máximo histórico de peso, conservo la cintura marcada y una silueta de reloj de arena… muy grande. Esto implica que la gente, sobre todo la que me quiere, nunca deja de ver en mí el potencial de la tía buena que podría llegar a ser si zampase menos bollos, y no ceja en su empeño de hacérmelo saber.

Porque, admitámoslo, en una sociedad que mide el valor de los hombres en función de su éxito profesional y el de las mujeres por cuánto se acercan sus cuerpos al estándar de belleza, una de las peores cosas que puede ser una mujer joven es gorda. ¡Sacrilegio! Si perdiera cien gramos cada vez que me dicen "con lo guapa que eres de cara, si te esforzases un poquito...", "es que con lo bien hecha que estás, a nada que adelgaces un poco..." o alguna de sus variantes, habría desaparecido de la faz de la tierra hace mucho tiempo.

"Gorda", con "puta" y "malfollada" componen la tríada de insultos favoritos de los trolls en redes sociales. Para las mujeres, claro. Y ya si eres feminista, acabáramos. Copio y pego de los comentarios de mi modestísimo canal de YouTube: "Una pregunta: ¿tiene algo que ver que seas gorda con que seas feminista?", "Mira que eres gorda, pero más mala aun". "Una patà en el culo! Te daba. Seguro que no iba a fallar... que tienes un culo como para jugar ¡al béisbol! Poniendo sus gradas para los espectadores y hasta el parking!".

Cuando me separé de mi marido, tras 18 años de relación, creí que no volvería a echar un polvo en mi vida. ¿A quién le iba a gustar una gorda como yo? Pero cuando, pese a todo, me hice un perfil en Tinder, descubrí, asombrada, que no solo no me resultaba difícil echar un polvo, sino que podía elegir. Salía de una relación muy larga y no buscaba nada más que sexo de buen rollo, sin ataduras, y eso era facilísimo de conseguir. 

Empecé a notar que pasaba algo raro cuando vi que, pese a que todos parecían satisfechos, casi ninguno repetía y la mayoría se volatilizaban.Pregunté. Me encontré evasivas y solo unos pocos valientes que respondieron con sinceridad. "Sí es por lo de la gordura, pero de verdad que fue un polvazo". "De corazón que eres una mujer interesante, en otras circunstancias me hubiera gustado seguir adelante". "Me suelen atraer más delgadas. Entiéndelo, es que yo hago deporte y cuido mi alimentación". "Solo para sexo me vales, no me resultas desagradable". "No eres mi tipo, no quiero darte esperanzas".

Y es que una cosa era acostarse con una gorda atractiva en la intimidad de su casa y otra muy distinta tener algo con ella en público. Salían huyendo cuando se planteaban siquiera la posibilidad de que aquello pudiera conducir a otra cosa porque una gorda no es una pareja presentable. No es un trofeo, por muy "guapa de cara" que sea, por muy culta, inteligente e interesante que sea su conversación es material defectuoso que no permite enorgullecerse ante los amigos. No eleva tu estatus de macho.

Fue entonces, al comprender esto, cuando tuve una revelación: en nuestra sociedad machista y gordófoba, muchos hombres no tienen ningún problema en acostarse con una gorda, lo que no quieren es que se sepa.

Si tú también quieres compartir tu historia de machismo cotidiano escríbenos a micromachismos@eldiario.es o menciona nuestra cuenta de Twitter @Micromachismos.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha