eldiario.es

9

MOTOR

El mítico Defender regresa con versiones ‘mild hybrid’ e híbrida enchufable

Uno de los 4x4 más auténticos del mercado se presenta como un coche que mantiene sus virtudes off road intactas pero, como el resto de la gama del fabricante inglés, es también decididamente premium

La modernización a todos los niveles alcanza al nuevo Defender.

La modernización a todos los niveles alcanza al nuevo Defender.

El Salón del Automóvil de Frankfurt ha sido testigo del retorno de uno de los vehículos más legendarios, el Land Rover Defender, al que se esperaba desde que en 2016 cesara la producción del modelo que, con más o menos modificaciones, estuvo a la venta desde 1948, cuando vio la luz como Land Rover Serie I. Ahora, completamente actualizado pero al mismo tiempo muy reconocible, uno de los 4x4 más auténticos del mercado se presenta como un coche que mantiene sus virtudes off road intactas pero, como el resto de la gama del fabricante inglés, es también decididamente premium.

La modernización alcanza igualmente a los motores que podrá incorporar. En el momento del lanzamiento, que se producirá próximamente, estará disponible con dos bloques diésel de cuatro cilindros que entregan 200 y 240 caballos. Junto a ellos, un propulsor de gasolina también tetracilíndrico de 300 caballos y un sofisticado seis cilindros de 400 CV dotado de tecnología microhíbrida. A lo largo de 2020 se sumará una versión híbrida enchufable que ayudará a Land Rover a reducir los niveles conjuntos de CO2 de su catálogo y acercarse así a los límites impuestos por la Unión Europea.

Un signo de que todo cambia en el nuevo Defender, pero con el propósito de permanecer igual (de eficaz en campo), es el abandono del tradicional chasis de travesaños y largueros que caracteriza a los todoterreno puros en favor de una estructura monocasco de aluminio ligero que proporciona tres veces mayor rigidez que las carrocerías sobre bastidor. Esta base, además de hacer más cómodo el vehículo en carretera, permite incorporar elementos como la suspensión neumática o helicoidal, así como motores electrificados como los que se anuncian.

Por supuesto, las líneas generales del coche, aunque trasplantadas al siglo XXI, conservan las formas cúbicas y los mínimos voladizos del modelo clásico, y albergan todo tipo de guiños al pasado como las ópticas y los pasos de rueda cuadrados, la rueda de repuesto suspendida en la zaga, el portón trasero de apertura lateral y hasta las pequeñas ventanas alpinas en el techo. Incluso se ofrece como opción un asiento central auxiliar entre el del conductor y el del acompañante para conformar el asiento corrido típico de los primeros Land Rover.

Se mantienen también las dos variantes de carrocería, una larga de cinco puertas (110) y otra más corta de tres puertas (90). La primera se puede configurar con 5, 6 o 5+2 plazas y dispone de 1.075 de volumen de carga, que llegan a los 2.380 litros con la segunda fila plegada, en tanto que la de batalla corta podrá solicitarse con hasta seis asientos.

Modernidad no es antónimo de cualidades 4x4

A pesar de su modernidad, el Defender no ve comprometidas sus formidables cualidades 4x4. Cuenta con una altura libre al suelo de 291 milímetros, 900 mm de profundidad de vadeo máxima, unos ángulos de ataque, salida y ventral de 38º, 40º y 28º, respectivamente, y una capacidad de arrastre de 3.500 kilos. Su arsenal tecnológico incluye tracción permanente a las cuatro ruedas, diferencial central y bloqueo del diferencial trasero opcional, a lo que hay que añadir el sistema Terrain Response 2, que garantiza la tracción prácticamente en cualquier circunstancia.

El nuevo modelo, que estará a la venta en España a partir de 54.800 euros en versión corta y 61.300 euros en la larga, llega con la mayor oferta de accesorios vista en un Land Rover hasta el momento, hasta 170, entre ellos un cabrestante eléctrico accionado por control remoto, toldos inflables resistentes al agua y una novedosa cubierta tipo film y totalmente reciclable que permite envolver toda la carrocería para preservarla de los arañazos y roces inevitables al circular por campo.

Habitáculo del nuevo Land Rover Defender.

Habitáculo del nuevo Land Rover Defender.

El Defender embarca el nuevo sistema de información y entrenamiento Pivi Pro de Land Rover, desarrollado para que sea intuitivo y fácil de utilizar. Al igual que otros modelos de la competencia premium, puede recibir actualizaciones de software remotas sin necesidad de visitar el concesionario y, como algunos de sus hermanos de gama, dispone de la tecnología Clear Sight, que permite ver tanto en el retrovisor como en la pantalla central lo que está detrás del vehículo… y también lo que está a punto de pisar.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.