La portada de mañana
Acceder
El PP se juega 35 años de poder en Castilla y León
Los pequeños ganaderos que quieren regenerar la tierra contra la crisis climática
'Las mentiras de Casado sobre la carne, el paro y el turismo', por Ignacio Escolar

Nuevo Range Rover: el rey sigue siendo el rey

Nuevo Range Rover.

Pedro Urteaga


En 1970, cuando se puso a la venta, existían en el mercado otros todoterrenos competentes, pero el Range Rover se coronó enseguida como el rey de todos ellos, tan eficaz en campo como aquellos y al mismo tiempo proclamado pronto el primer 4x4 de lujo. Andando el tiempo, su leyenda dio lugar a aquella frase según la cual el Range era un vehículo ideal tanto para ir de cacería como a la ópera, siempre que mediara entre ambas salidas un buen manguerazo de agua.

Modelo conducido por empresarios de éxito, estrellas del rock, cazadores, aristócratas y hasta monarcas, el Range Rover llega ahora a su quinta generación con unas líneas que consiguen lo que sueña todo diseñador cuando tiene que renovar un coche de éxito: que cambie totalmente pero siga siendo reconocible al 100%.

La trasera del nuevo SUV de lujo inglés es particularmente lo que más destaca por su audacia. Es a la vez irreconocible y completamente Range Rover, con un arco lacado en color negro en el que se hallan integradas las ópticas de led. El frontal sustituye el nido de abeja por una estructura de eslabones que otorga al rostro del vehículo un aire más limpio, minimalista e indiscutiblemente premium.

No cambia el distintivo portón trasero de dos piezas, en el que ahora -eso sí- las plazas de la tercera fila de asientos, en aquellas unidades que las lleven, pueden orientarse hacia el exterior del vehículo con el fin de disfrutar, por ejemplo, de un bonito atardecer como desde una butaca de palco.

El modelo está disponible en dos longitudes de carrocería, de 5,05 y 5,25 metros, y con cinco o cuatro plazas, en este último caso con dos asientos traseros Executive. La variante larga puede incorporar dos plazas más, reales -recalcan desde la marca-, con la que la comodidad de las familias numerosas está asegurada en la totalidad de un habitáculo caracterizado por los mejores materiales (hasta porcelana) y el mayor esmero en la terminación.

Como es tradición, estamos ante un vehículo no solo cargado de tecnología, sino también sumamente refinado, de un lujo moderno, vistoso con sus llantas de nada menos que 23 pulgadas, y en el que puede solicitarse como opción casi cualquier cosa que el cliente desee, teniendo en cuenta que ya el refrigerador integrado en el asiento trasero es algo contemplado en determinadas configuraciones del coche.

A la espera de la variante 100% eléctrica prevista para 2024, el Range Rover se ofrece hoy en versiones de gasolina, diésel de hibridación ligera e híbridas enchufables (PHEV) de 440 y 510 caballos. Estas últimas, a la venta a partir de enero y asociadas a la carrocería corta, cuentan con una batería mucho más potente que la de la generación anterior (38,2 kWh), con la que la autonomía eléctrica se dobla y alcanza los 100 kilómetros en ciclo WLTP, unos 80 km en conducción real. Ambas comparten un motor eléctrico de 105 kW/201 CV, de modo que la diferencia de potencia total la define el motor de combustión asociado.

La batería de los PHEV admite una potencia máxima de 50 kW en recarga de corriente continua, gracias a la cual recupera el 80% de su capacidad en una hora, y en una toma de 7,2 kW se rellena por completo en alrededor de cinco horas.

Un alarde de tecnología

Merece la pena detenerse en los aspectos más destacables de la mucha tecnología embarcada en el buque insignia de Range Rover. Por ejemplo, la dirección a las cuatro ruedas, que le confiere tanto agilidad en ciudad como estabilidad en carretera, suspensión neumática electrónica y equipada con amortiguadores predictivos, puertas de apertura automática con detector de obstáculos, dispositivo Alexa integrado y bandeja trasera retráctil de accionamiento automático.

El santuario de paz que el fabricante inglés ha pretendido crear en el habitáculo tiene uno de sus secretos en un equipo de audio Meridian dotado de 35 altavoces que, además actuar como fuente de sonido, trabaja también como sistema de cancelación de ruido del exterior. Los altavoces colocados en los reposacabezas desempeñan un papel primordial para envolver a conductor y acompañantes en la atmósfera de calma perseguida.

Haremos por último una mención a las pantallas incorporadas, asunto que no se puede obviar en estos días. El cuadro de instrumentos digital tiene 13,7 pulgadas, por 13,1 pulgadas de la pantalla central y 11,4 de la puesta a disposición de los pasajeros posteriores.

Al estar construidos sobre una plataforma común para modelos de combustión o electrificados -incluido el futuro eléctrico de 2024-, todos los Range Rover disponen de idéntica amplitud en el interior y de la misma capacidad de carga. El maletero cubica un mínimo de 316 litros en las unidades de siete plazas con todas ellas desplegadas, y el modelo de cinco plazas ofrece 1.000 litros con estas en posición normal y 3.600 con ellas abatidas, espacio donde cabe introducir objetos de hasta dos metros de largo.

La gama del nuevo Range se compone de cinco acabados: SE, HSE, Autobiography, First Edition- coincidiendo con el lanzamiento del modelo- y SV, que da nombre a los ejemplares más deportivos de la marca y que a su vez contempla tres packs diferentes: Signature, Serenity e Intrepid, los dos últimos disponibles durante los tres meses posteriores al lanzamiento. Los precios arrancan en los 143.300 euros de la versión microhíbrida diésel de 300 CV, en batalla corta, y llegan a los 164.700 euros que cuesta el modelo de carrocería larga impulsado por un motor V8 de 530 CV.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats