La portada de mañana
Acceder
Madrid, a la cabeza de contagios y a rebufo en las medidas frente a los rebrotes
Lo que sabemos y no sabemos que ocurrió antes de la explosión en Beirut
Opinión - Monarquía: España ante el espejo, por Jesús Cintora

Murcia Río II suscita la polémica entre expertos y activistas: "Es como comparar un campo de golf con un espacio natural protegido"

Captura del vídeo promocional del proyecto urbanístico Murcia Río II

El alcalde de Murcia, José Ballesta, presentó el pasado lunes 29 de junio el nuevo macroproyecto de reconstrucción urbana y medioambiental 'Murcia Río II', sin embargo son muchas las voces que apuntan que las obras planteadas por el Ayuntamiento no contribuyen de ninguna manera a la conservación de la biodiversidad del ecosistema fluvial. "Tienen un carácter excesivamente arquitectónico, cuyo propósito es casi meramente de jardinería"¸ advierte Pepa Velasco, profesora de ecología de la Universidad de Murcia.

La primera fase de este proyecto se realizó en convenio con la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) y contaba con el apoyo del Instituto de Agua y Medio Ambiente de la Universidad de Murcia (UMU). La entidad institución educativa desarrolló un informe en el que se detallaba textualmente que el objetivo de la revegetación del Segura debía ir encaminado a naturalizar la orilla del río en la medida de lo posible, y potenciar las diversas funciones que cumplen las riberas.

"Desde la Universidad de Murcia se aconsejó el cultivo de una serie de especies determinadas, pero no hicieron caso. La perspectiva actual de la obra es la de un parque urbano en el que prima el sentido estético frente al medioambiental", afirma la experta ecóloga.

En la misma línea se manifestó Ginés Ruiz Maciá, concejal y portavoz de Podemos en el municipio, a través de un tuit en el que ironizaba las intenciones planteadas por el gobierno: "Esas terrazas de hormigón que salen en el momento en que descuidas un poco las podas".

Ni permisos ni circunstancias adecuadas

Aunque las obras que inauguran el plan Murcia Río II ya han comenzado, el gobierno municipal deberá esperar para poder convertir esta polémica apuesta arquitectónica en realidad ya que la segunda fase del proyecto aún no cuenta con la autorización de la CHS. Fuentes técnicas de la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) aseguran que no daría permiso para "algunas de las obras anunciadas; después de la última DANA hay que estudiar mucho lo que se hace en el río. Recuperar el cauce del Segura es una buena idea, pero están haciendo cosas deslavazadas que no siguen las recomendaciones de Europa ni del sentido común".

Por otro lado, la inauguración de la segunda parte del proyecto ha sorprendido a otros integrantes de la oposición, que plantean su inconformismo en el desarrollo del plan debido a las desfavorables circunstancias socioeconómicas en las que se encuentra Murcia tras el paso de la Covid-19 por la Región. "Parece que el alcalde no se entera de lo que está pasando a su alrededor. No es el momento, si das una vuelta por la ciudad, ves a comerciantes, hosteleros, y empresarios del turismo muy preocupados; el próximo presupuesto a aprobar debe de ser mucho más social que este tipo de proyectos", apunta Antonio Benito, concejal del PSOE en el municipio.

Naturalización o cimentación

Activistas y expertos en la materia reprochan al gobierno municipal la mala gestión y el enfoque con los que se está planteando este proyecto, que podría significar una gran oportunidad de transformación medioambiental para la Región de Murcia.

Félix Picazo Mota, doctor en Biodiversidad del Instituto Pirenaico de Ecología (IPE-CSIC) explica que "la hidrología, geomorfología y físicoquímica del agua, bosque de ribera y organismos acuáticos están gravemente alterados debido a la intensa actividad humana. Para que el río Segura pueda funcionar como refugio de biodiversidad se requiere de una restauración menos enfocada al ocio humano".

Por su parte, asociaciones medioambientales y conservacionistas como Ecologistas en Acción o Huermur, mantienen también un punto de vista reprobatorio respecto al enfoque tomado por el gobierno. Fuentes de Ecologistas en Acción entrevistadas por eldiario.es de la Región de Murcia exponen que "la gestión gubernamental desarrollada no es efectiva; es una forma de urbanización blanda de la huerta y del río, más que una iniciativa de recuperación ambiental". "Es como comparar un campo de golf con un espacio natural protegido: también es verde, tiene árboles, pero no cumple una funcionalidad ambiental como tal", explican desde la plataforma ecologista.

Sergio Pacheco, presidente de Huermur, plantea por su parte que "esta nueva fase del proyecto no aporta nada nuevo al río Segura, es un simple ajardinamiento que, como ya hemos visto en todas las actuaciones anteriores, se limita al asfaltado de la mota del río. Debemos tener en cuenta, además, que se avecina un tiempo de crisis económica y hay que elegir muy bien los proyectos públicos en los que se va a invertir".

La mayor propuesta de transformación arquitectónica de la última década

A partir del pasado julio de 2019, Murcia Río ya era una realidad para los murcianos. Tras un año de trabajo a manos de la firma Gestaser, Obras y Servicios SL, la apuesta planteada por el gobierno municipal vio la luz con el objetivo de recuperar e integrar los meandros en el río y poblaciones próximas, así como de implantar un moderno equipamiento sociocultural que pusiera a disposición de los ciudadanos un punto de dotaciones y servicios mediante la construcción de aseos, zonas de descanso y centros de restauración.

Murcia Río II supone ahora la segunda fase de un conjunto de proyectos cuyos objetivos principales son la recuperación del espacio natural, el paisaje, la cultura, la agricultura y la biodiversidad de la Región. La iniciativa contempla como principales ejes de actuación la construcción de múltiples y novedosas zonas de uso público entre las que destacan espacios verdes, parques metropolitanos, accesos al río y pasarelas de conexión peatonal, entre otros.

"Murcia Río II se extenderá a lo largo de 27 kilómetros de cauce fluvial, recorriendo 14 pedanías, desde la Contraparada hasta Alquerías y El Raal, y supondrá la creación de nuevas zonas de ocio, deporte y cultura en todo su recorrido", expuso Ballesta durante el evento de inauguración de la segunda parte del proyecto.

Etiquetas
Publicado el
3 de julio de 2020 - 22:14 h

Descubre nuestras apps

stats