Los estudiantes de la Escuela de Enfermería de Cartagena piden formar parte de la UPCT

Fachada del antiguo Cuartel de Antiguones, donde fueron trasladados el curso pasado los estudiantes de Enfermería

El alumnado de la Escuela Universitaria de Enfermería de Cartagena, adjunta a la Universidad de Murcia, puso en marcha durante el pasado mes de marzo una campaña de firmas mediante la cual pretendía persuadir a la UMU y a la Dirección General de Universidades de la Comunidad Autónoma para ser trasladados a la Universidad Politécnica de Cartagena. A través de la propuesta, prolongada hasta día de hoy en redes sociales bajo el lema ‘Escuela de Enfermería en la UPCT YA’, los estudiantes plantean la petición de adjudicación a la UPCT, institución con la que la escuela comparte territorio y “desde la que se ha recibido, escuchado y apoyado al estudiantado de enfermería como si se tratase de sus propios alumnos”.

Tal y como explicaron los estudiantes en un comunicado emitido durante el pasado junio, el objetivo principal de la propuesta consiste en “superar la actual adscripción de la escuela con la UMU, animándola a facilitar un traspaso que permitiese seguir avanzando hacia un modelo de integración que respondiese a las actuales demandas de la escuela y a su relación con el entorno más próximo”.

A través de esta iniciativa, los alumnos reclaman la recuperación de unas condiciones “dignas” para el centro, que desde hace casi una década sostiene que se encuentra en un estado de “precariedad arquitectónica y administrativa” ante una situación “más propia de un país del tercer mundo que de uno perteneciente a la Unión Europea”, apuntan fuentes de la Escuela entrevistadas por eldiario.es de la Región de Murcia.

“El techo de las aulas y de los aseos se encuentra en proceso de descomposición, lo que podría llegar a perjudicar a la salud respiratoria de los asistentes. Si la escuela se mantiene abierta, debe ser bajo unas condiciones dignas para alumnos y profesores”, relatan las mismas fuentes consultadas.

En el mes de julio, el estudiantado se reunió en asamblea y acordó una petición oficial de adscripción a la UPCT. La propuesta contaba con el apoyo de la coalición municipal cartagenera Unidas Podemos-IU-Equo, así como de los grupos políticos Vox y Movimiento Ciudadano. Según afirma la coalición, son muchos los posibles beneficios que obtendrían tanto el alumnado de la escuela como la UPCT, ya que los estudiantes se encontrarían en pleno derecho de acceso a los servicios e instalaciones de la Politécnica, mientras que ésta tendría la oportunidad de diversificar su oferta de estudios, permitiendo el aumento de la financiación autonómica, la creación de nuevos convenios con empresas del sector sanitario y el desarrollo de nuevas relaciones de cooperación entre Hospitales Universitarios como el Santa María del Rosell y el Santa Lucía.

La iniciativa, que fue transmitida por la Delegación de Estudiantes a la directora general de Universidades de la Comunidad Autónoma, se rechazó en pleno por la mayoría del Gobierno, que sostenía que la decisión última en lo que respecta al cambio de adscripción corresponde a la UPCT, institución que hasta la fecha no ha manifestado aceptación alguna acerca del cambio.

Luis Javier Lozano, vicerrector de Profesorado de la UPCT, expone que “la Politécnica no puede decidir nada respecto al tema, ya que la administración de la Escuela de Enfermería corresponde a la Consejería de Universidades, y es ella la que debe determinar su adscripción; por otro lado, su adjudicación a la UMU es lógica, ya que se trata de la única universidad pública de la Región que contiene títulos en materia sanitaria”.

Por su parte, desde la Universidad de Murcia apuntan que “somos conscientes de las deficiencias arquitectónicas y de plantilla que presenta la Escuela, y estamos agilizando las gestiones todo lo posible para mejorarlas. Además, nos parece una petición inviable ya que en función del reparto de titulaciones establecido para las universidades, la Politécnica no puede asumir titulaciones de ámbito sanitario”.

Traslados constantes

La Escuela Universitaria de Enfermería de Cartagena se encuentra desde hace años en una situación de inestabilidad  administrativa. El centro, adscrito a la UMU pero dependiente de la Dirección General de Universidades de la Comunidad Autónoma, comenzó su trayectoria ubicado en la Plaza San Agustín de Cartagena desde su creación en el año 1996, sin embargo posteriormente tuvo que ser trasladado a un aulario emplazado junto al aparcamiento del Hospital Santa María del Rosell, cuyas instalaciones ya presentaban unas dimensiones muy reducidas.

En el año 2016, la Comunidad Autónoma se comprometió con los estudiantes a construir un edificio dedicado a la escuela ubicado en el patio del antiguo colegio Antonio Arévalo, cerca de la UNED, pero los planes quedaron en el aire tras el relevo en la presidencia del Ejecutivo Autonómico en la primavera de 2017.

Ese mismo año, el alumnado de la titulación fue trasladado al antiguo edificio del Ayuntamiento, en Sor Francisca Armendáriz, gracias a un convenio establecido con la UPCT que una vez finalizado por las obras de construcción de una residencia universitaria, supuso el regreso de los estudiantes al centro hospitalario donde se encontraban anteriormente.

El pasado curso, que comenzó en el Rosell, las limitaciones de espacio se hicieron más determinantes, conllevando incluso la suspensión de clases teóricas y prácticas. Así, durante el mes de noviembre, los 230 integrantes de la titulación fueron trasladados al antiguo Cuartel de Antiguones, sede de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Telecomunicación de la UPCT. Se trata del tercer cambio producido en los últimos cuatro años, razón principal de descontento del alumnado, que lleva años luchando por la mejora y estabilización de unas instalaciones.

Etiquetas

Descubre nuestras apps